15 razones por las que tener una rata como mascota

Las ratas domésticas miden la fuerza de su mordida para evitar dañar a sus tutores. Esto significa que, si las molestas o las haces enojar, no te morderán con todas sus fuerzas. Al igual que los perros, "saben" que pueden lastimarte y solo intentan advertirte de que las dejes en paz.
15 razones por las que tener una rata como mascota
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 02 agosto, 2022

Existen varias razones por las que una rata no se percibe atractiva o adorable como otros animales, pero posee unos comportamientos sociables y cariñosos que la hacen una mascota excelente. De hecho, es mucho menos agresiva que otros roedores como los hámsters, los jerbos, los conejos y los cuyos.

Estos pequeños animales siempre han sido asociados con la suciedad y las enfermedades, pues algunas especies silvestres frecuentan sitios poco higiénicos. Sin embargo, los ejemplares domésticos provienen de un linaje específico creado para mantenerse en cautiverio. Sigue leyendo este espacio y conoce algunas razones por las que querrás tener una rata como mascota.

¿Por qué la rata es una buena mascota?

Las ratas son consideradas unas fabulosas mascotas por la inteligencia emocional y social que presentan. Gracias a ello, son capaces de llevarse bien con otros animales y humanos. Siempre que sean tratadas con cuidado y cariño, te aceptarán como si fueras parte de su especie. Los siguientes puntos son solo unas cuantas razones que te harán pensar en tener una rata como mascota.

Una de las ratas domésticas.

1. Tienen una gran personalidad

Una de las razones más importantes del porqué debes tener a la rata como mascota es su gran personalidad exclusiva. Esto no solo significa que se distingue de otros animales, sino que también existe gran diferencia entre ejemplares. Algunos son muy tímidos, mientras que otros son más enérgicos y disfrutan de jugar con sus tutores.

Incluso si exhiben el mismo color y raza, cada ejemplar es diferente en lo que a personalidad se refiere. 

2. Bajo coste de mantenimiento

El hábitat necesario para mantener a una rata no requiere muchos aditamentos o espacio. Un contenedor largo con algunas estructuras de cartón podría ser suficiente para que tu pequeño amigo esté contento. Aun así, estos roedores precisan muchas atenciones y tiempo de juego, pero el coste de mantenerlos es bastante reducido en comparación con otras mascotas.

3. Establecen relaciones profundas

Las ratas disfrutan de convivir con otros ejemplares de su misma especie. De hecho, ríen y juegan entre sí con mucha energía. Según un artículo publicado en la revista WIREs Cognitive Science, también tienen la habilidad de ser “empáticas” y compartir las emociones de los demás. Un comportamiento complejo no es habitual en animales tan pequeños como estos roedores.

La interacción con sus tutores es aún más compleja, pues son capaces de reconocerlos como parte de su familia. Se emocionan como cualquier mascota e incluso disfrutan de las caricias o las cosquillas que les hacen. Aunque no se percibe, las ratas emiten una risa especial de alta frecuencia que es asociada con la felicidad.

4. Son unas mascotas muy limpias

A pesar de que siempre han tenido la fama de ser muy sucias, las ratas domésticas rompen por completo con este paradigma. Al igual que otros roedores, como los hámsters y los jerbos, estos pequeños amigos tienden a bañarse de manera frecuente. Además, suelen utilizar una misma zona de su hábitat para hacer sus necesidades, lo cual ayuda a realizar la limpieza de manera eficiente.

5. Coste accesible y fácil de comprar

Las ratas son muy fáciles de encontrar, pues exhiben alguna casi en cualquier tienda de animales. Asimismo, esto hace que su coste sea bastante bajo en comparación con otros roedores. Así, es una excelente mascota que se adapta a las necesidades y las oportunidades de sus tutores.

6. Es una especie fácil de entrenar

Estos roedores poseen una gran inteligencia y percepción, por lo que con entusiasmo y constancia se les puede enseñar una gran variedad de trucos. Un ejemplar bien educado es capaz de reconocer su nombre, acatar órdenes (como los perros) y servir de mensajero (llevar objetos). Siempre que exista un buen incentivo (comida), las ratas pueden aprender sin ninguna complicación.

7. No son muy agresivas

Las ratas domésticas tienen una menor tendencia a comportarse de manera agresiva, a diferencia de otras mascotas pequeñas. Esto no significa que no muerdan nunca, sino que debe pasar algo bastante desagradable para que lo hagan. Gracias a ello, se suelen recomendar como una buena primera mascota para los niños.

Claro está, las ratas deben de tener una crianza digna y buenos tratos para mantener su docilidad.

8. Son bastante resistentes

El linaje de las ratas domésticas se creó para tener un animal pequeño que no fuera costoso de mantener, pero que al mismo tiempo se mostrase bastante sano. Debido a ello, las enfermedades son poco frecuentes y en muy raras ocasiones se necesita acudir al veterinario.

Eso sí, la higiene es un factor importante para evitar estos casos, de modo que cualquier descuido por parte de los tutores puede ocasionarle problemas de salud al roedor.

9. Existe una gran variedad de ratas

Las ratas pueden exhibir diferentes colores y tipos de pelaje, por lo que seguro que encontrarás alguna que te guste. Incluso existen los ejemplares calvos, aunque son un poco más difíciles de encontrar y ligeramente más costosos. Cada variante tiene sus rasgos particulares.

10. Puedes tener más de una

Algunos roedores como los hámsters no soportan bien convivir con más de un ejemplar en su hábitat. Este no es el caso de la rata, pues cuantos más compañeros tenga mejor se sentirá. Recuerda que esto también implica aumentar el tamaño de su contenedor, lo cual no suele ser tan complicado.

11. No necesitan mucha atención

La rata no necesita demasiada atención, pues con un hábitat adecuado y con todas sus necesidades cubiertas (agua y comida) tiene lo mínimo necesario para sobrevivir. Esto significa que podrías dejarla por un par de días encerrada sin ningún problema. Claro está, bajo ningún concepto debes desentenderte de tus obligaciones como tutor.

12. No son muy ruidosas

Las ratas solo emiten algunos chillidos y ruidos ocasionales, pero ninguno de ellos molesta tanto la audición. Gracias a ello, el ambiente se mantiene muy tranquilo a pesar de tener a varios ejemplares en un mismo lugar. Por supuesto, existen algunas excepciones, como cuando usan la rueda de su hábitat, aunque esto se puede evitar si se adquiere alguna que esté diseñada para ser silenciosa.

13. La alimentación no es un reto

Contrario a la idea que se suele tener, las ratas no comen “cualquier cosa disponible”, sino que se alimentan de piensos balanceados (como cualquier roedor). Dichos alimentos suelen ser abundantes en cuanto a presentaciones y marcas, de modo que no es difícil encontrar uno que se adapte a tu mascota a la perfección.

Además, se les puede colocar el alimento de todo el día en un recipiente y estos roedores comerán sin problema de manera intermitente.

14. Ocupan poco espacio

Esto no significa que pueda vivir en las pequeñas jaulas que se venden en las tiendas de animales, pues la mayoría no son adecuadas para casi ningún roedor. Lo mejor es armar un hábitat con un recipiente de plástico de al menos 60 centímetros de largo por 40 de ancho. Con ello será suficiente para mantener a una rata de manera individual, lo cual es accesible para casi cualquier espacio.

15. Los premios son fáciles de encontrar

Algunas mascotas precisan el uso de ciertos premios comerciales durante su educación, pero esto conlleva un gasto extra al tener que comprarlos de manera frecuente. Por su parte, a las ratas les encanta comer frutas y verduras como premio, por lo que podrás conseguirlos con facilidad. Eso sí, recuerda que deberás desinfectarlos bien para asegurar que no le harán daño a tu roedor.

La rata es uno de los roedores más inteligentes del mundo.

Tener a una rata como mascota conlleva una experiencia completamente diferente, pues existen muchas razones que las separan de casi cualquier animal doméstico. Son muy carismáticas y ten por seguro que te ofrecerán tan buenos momentos como cualquier otra mascota. Siempre que les des una excelente calidad de vida, tendrás a tu lado a una fiel e inteligente compañera que te animará todos los días.

Te podría interesar...
Perros y roedores: ¿pueden convivir?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perros y roedores: ¿pueden convivir?

Los roedores y los perros pueden llegar a convivir si el tutor intercede de las maneras adecuadas. Aquí te contamos cómo gestionarlo.