6 razones para dar suplementos de magnesio en perros

28 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
El magnesio es un oligoelemento fundamental para el buen funcionamiento del organismo, pero ¿por qué dar suplementos de magnesio en perros?

Las dietas equilibradas para perros aportan la cantidad suficiente de magnesio que el animal necesita. No obstante, en ocasiones, por estados de salud concretos, los canes pueden necesitar suplementos de magnesio para perros.

En el organismo, la cantidad de magnesio que existe es inferior a la del calcio o el fósforo. Este magnesio se encuentra principalmente almacenado –entre un 60 o 70 %– en los huesos. Además de esta función de proporcionar estructura al esqueleto, el magnesio interviene en otras rutas metabólicas del cuerpo. De hecho, es el catión intracelular más abundante, del cual dependen muchas funciones del organismo.

Los alimentos más ricos en este oligoelemento son, en su mayoría, de origen vegetal. Entre ellos encontramos los cereales integrales y las legumbres, aunque también están los lácteos.

Los suplementos de magnesio pueden usarse como fármaco en perras gestantes o en postparto

Los suplementos de magnesio en perros pueden usarse como fármaco terapéutico para curar o regular la preeclampsia en perras gestantes. La eclampsia se produce por una bajada de la concentración de calcio en sangre y, además, puede usarse para curar ciertos tipos de arritmias.

Perra gestante

Los suplementos de magnesio en perros mejoran la diabetes 

El magnesio mejora el control glucémico en individuos con diabetes mellitus. Cuando se añade a la dieta un complemento de magnesio, este ayuda a disminuir las concentraciones de glucosa en ayunas y después de las comidas. Asimismo, aumenta la sensibilidad a la insulina.

Previene la arteriosclerosis

La arteriosclerosis no solía ser una enfermedad común en perros. De hecho, se consideraba a este animal como arteroresistente. Sin embargo, en la actualidad, cada día se reportan más casos de arteriosclerosis en perros. Se cree que esto ocurre por su cercanía al ser humano, su papel como animal doméstico y la dieta deficiente que muchos perros llevan en la actualidad, al ser alimentados en exceso y con comida dirigida a humanos.

Esta enfermedad se caracteriza por la formación de placas fibrosas en una de las capas de las venas y arterias, y por los depósitos de grasa. Los suplementos de magnesio, en estos casos, pueden disminuir los triglicéridos en sangre, la inflamación y aumentar el HDL o el conocido como ‘colesterol bueno’.

Veterinario examina articulaciones de un perro

Ayuda a la hipertensión

Los suplementos de magnesio colaboran con los medicamentos para los perros hipertensos, de forma que aumentan su eficacia. Por ello, es interesante el uso combinado de estos complementos con los fármacos dirigidos a la hipertensión, siempre bajo estricto control veterinario.

Pueden ayudar a la salud de los perros con enfermedad renal crónica

La pérdida progresiva de la función renal va acompañada de una alteración en la calcificación de los huesos y una disminución de la excreción de fósforo y, además, promueve la calcificación vascular. Todo esto puede provocar una hiperfosfatemia en el perro, lo que supondría una intoxicación y, en algunos casos, la muerte.

El magnesio, combinado con otros componentes, colabora en la captación del fósforo libre. Esto mejora la calcificación de los huesos y reduce la concentración de ión fosfato en sangre.

El magnesio como condroprotector

Muchos condroprotectores u otros suplementos para los cartílagos de los perros contienen magnesio. Esto se debe a que, ocasionalmente, los problemas articulares pueden comenzar por un déficit de magnesio en la dieta o la incapacidad para asimilarlo. Así, el magnesio se encarga de fijar el calcio y permitir su reabsorción.

  • Ávila Adarme, H. R., Rairán, N., & Rafael, L. (2016). Diagnóstico histopatológico de arterioesclerosis en perros (Canis lupus familiaris). Revista de Medicina Veterinaria, 1(32), 79-89.
  • Barbagallo, M., & Domínguez, L. J. (2013). Magnesio, diabetes y síndrome metabólico. Cirugía y Cirujanos, 81(5), 365-367.
  • De Francisco, Á. L., & Rodríguez, M. (2013). Magnesio y enfermedad renal crónica. Nefrología (Madrid), 33(3), 389-399.
  • García, M. Y., Bernando, M. L. D., & Burguera, M. P. (2006). Cuantificación y evaluación de calcio, magnesio, estroncio, cobre, zinc y hierro en muestras óseas y suero sanguíneo de pacientes con artrosis. VITAE.
  • Martínez Gómez, E. F. J. (1988). Influencia de la dieta rica en magnesio sobre la aparición de fibrilación ventricular en el infarto agudo del miocardio experimental en perros (Doctoral dissertation, Universidad Autónoma de Nuevo León).
  • Reséndiz Aparicio, J. C., & Aguirre García, E. (2008). Epilepsia, magnesio y valproato. Revista Mexicana de Neurociencia, 9(3), 206-214.
  • Risso, A. L. (2016). Conceptos Básicos de Nutrición en perros y gatos.