¿Qué es la endogamia en los animales?

Yamila · 12 abril, 2018
Esta práctica de apareamiento y reproducción entre miembros de la misma familia ha servido en algunos casos para impedir la extinción de algunas especies; a veces ha sido inducida por el ser humano y otras veces ha sido la propia especie la que ha decidido optar por este método

Algunas especies se reproducen solo con miembros de su propia familia, con el fin de mantener la genética en la población. Eso se conoce como endogamia en los animales. Te contamos más sobre ello en este artículo.

Qué saber sobre la endogamia en los animales

Según la definición científica, la endogamia es el apareamiento entre individuos que están relacionados genéticamente. Es decir, que por ejemplo, en una manada, un macho se reproduce con sus hijas o sus hermanas.

Uno de los principales problemas de esta práctica natural en ciertas especies –no así para los humanos– es la homocigocidad, la cual ocasiona una disminución en la aptitud biológica poblacional. Por lo tanto, la probabilidad de que las crías puedan sobrevivir o continuar reproduciéndose es baja.

En algunos casos en los que la especie se encuentra en peligro de extinción, el hombre interfiere en este proceso y ‘ayuda’ a mejorar el porcentaje de supervivencia en los individuos. ¿Cómo? A través de cruzas con ejemplares de otros grupos o latitudes.

¿Quienes practican la endogamia en los animales?

Si bien nos puede parecer algo extraño desde el punto de vista humano, lo cierto es que son varias las especies que practican la endogamia. A continuación, destacamos algunos ejemplos:

1. Gorila de montaña

Varias especies de primates son endogámicos, entre ellos un gorila de montaña –foto que abre este artículo– que ha cambiado su forma de reproducirse para evitar la extinción de la especie. Este caso tan particular llama la atención de los investigadores, quienes han descubierto que la población ha aumentado gracias al apareamiento entre miembros de la misma familia.

Hace poco más de tres décadas quedaban 250 ejemplares de gorilas de montaña en África; la cantidad de muertes por culpa de la caza, la guerra o la deforestación era preocupante. Estos primates estaban al borde de la extinción.

Además, cada hembra tiene una sola cría, la tasa de mortalidad es alta y, en caso de sobrevivir, el bebé se queda varios años con la madre. En los últimos rastreos han encontrado alrededor de 800 individuos: no había explicación lógica hasta que se analizaron los ADN de varios de ellos.

La respuesta fue: endogamia. Si bien esta práctica es llevada a cabo desde hace años, en los últimos tiempos se ha intensificado; fue la manera que hallaron los gorilas para evitar su desaparición.

2. Abeja

Es otro de los casos de endogamia en los animales, al igual que sucede con sus parientes más cercanos: hormigas y avispas. La madre o reina copula con sus hijos para mantener la colmena repleta de individuos.

Importancia de las abejas polinizadoras

Solo hay una hembra fértil en el grupo, y esta decide el sexo de sus cuantiosos hijos. Algunos son machos para luego fecundarla y el resto son hembras estériles que se dedican al trabajo ‘pesado’ como recolectar el polen, defender la guarida o alimentar a las larvas.

3. Guepardo

Varias especies con poblaciones pequeñas –como es el caso de los grandes depredadores, entre ellos el guepardo– presentan altos grados de endogamia. Pueden presentar menor variación genética entre sí que los demás animales.

Guepardo y sus crías

Estos felinos son polígamos, y una vez que la hembra –con hábitos solitarios– termina de criar a la camada anterior, busca a uno o varios machos dentro de su ‘círculo íntimo’ para que la fecunden. El período de gestación dura unos 90 días y puede dar a luz hasta cuatro cachorros cada vez.

4. Mosca de la fruta

Estos insectos son polígamos y endogámicos por razones de evolución, y de ser más eficaces a la hora de reproducirse. Tanto machos como hembras tienen múltiples parejas, y se aparean antes de comenzar con las tareas matutinas en busca de comida y refugio.

Mosca de la fruta Ceratitis capitata

Si bien pueden alejarse entre miembros de la misma ‘familia’ por kilómetros, al momento de reproducirse tendrán mayor afinidad con aquellos con los que comparten ADN.

5. Mangosta

Los grupos de este mamífero están compuestos por uno a tres machos dominantes, varias hembras y las crías. Los machos subordinados no tienen ‘autorización’ para copular con las féminas.

Mangostas: apareamiento

Es otro de los casos de endogamia en los animales, ya que los ‘jefes’ del grupo se reproducen con sus familiares. Lo más curioso es que cada uno de ellos elige a un par de hembras y las mantienen a su lado hasta que termina el apareamiento.