Cómo identificar picaduras de insectos

Yamila 22 febrero, 2018
Si no se ha visto al animal picando in situ, hay que tratar de recordar los lugares frecuentados en los últimos días; a partir de ahí se aplicará el tratamiento correspondiente, que podría ser un remedio casero, salvo que el ejemplar tuviera veneno, en cuyo caso los síntomas serían más amplificados y habría que acudir al médico

¿Ha sido un mosquito o una pulga? ¿Me ha picado una araña o una hormiga? Cada especie deja una marca característica que es muy importante determinar para elegir el tratamiento adecuado. Por eso, en este artículo te contaremos cómo identificar picaduras de insectos. ¡Más que útil e interesante!

Identificar picaduras de insectos según nuestras actividades

Una de las mejores maneras de saber qué insecto nos ha picado es ‘hacer memoria’ en relación a los sitios donde hemos estado en los últimos días. De esta manera podemos descartar opciones hasta dar con la adecuada.

Si has pasado un día de campo al aire libre, te puede haber picado una hormiga o un mosquito; si cerca tuyo había un contenedor de basura o árboles, puede que te haya picado una mosca, una abeja o una avispa; si disfrutaste de un día de playa, te habrá picado una pulga de arena.

En el caso de que te hayas quedado en casa jugando con tu mascota, quizá la picadura sea de pulga o de garrapata; si has sido picado durante la noche, puede deberse a una chinche o a una araña (que no es un insecto, pero también la podemos añadir a la lista).

Identificar picaduras de insectos según la marca

Cada una de las especies nos deja una marca específica y particular; solo es cuestión de prestar atención y determinar qué insecto ha sido el responsable. El síntoma más visible del contacto con estos animales es un montículo pequeño y rojo que da mucha comezón.

Distinguir picaduras de insectos

  • La picadura de mosquito es la más conocida: un punto blanco y un círculo rojo y elevado alrededor.
  • La picadura de pulga es similar, pero aparecen varias en una zona determinada (sobre todo en las piernas).
  • La picadura de chinche es un montículo rojo que puede presentar una ampolla y formar ‘filas’ de dos o tres marcas.
  • La picadura de hormiga provoca una gran hinchazón en toda la zona y se llena de pus.
  • La picadura de escorpión –otro que no es insecto pero merece la pena destacar– causa enrojecimiento, dolor y entumecimiento.
  • La picadura de piojo se ve como un sarpullido en la cabeza y nuca y es muy molesta. Te darás cuenta porque te rascarás el cuero cabelludo con desesperación.

La picadura de araña dependerá de la especie a la que pertenece el arácnido: si hay dos marcas pequeñas puede ser de una ‘viuda negra’ o si el sarpullido es en forma de diana es una clara señal de una reclusa marrón. También ten en cuenta que las arañas pueden picar con todas sus patas al mismo tiempo y dejar ocho marcas juntas.

Identificar picaduras de insectos con ‘presencias especiales’

Las picaduras de abejas, avispas y garrapatas se diferencian de las demás porque el insecto en cuestión o bien nos deja su aguijón o incluso sigue aferrado a la piel.

En el caso de haber sido picado por himenópteros al instante se siente un dolor agudo, mucha comezón e hinchazón. Se puede ver el verdugón rojizo y una mancha blanca en el centro, donde el aguijón perforó la piel y todavía está allí clavado.

Para quitarlo se recomienda embadurnar la zona con barro y retirar con una pinza, nunca con los dedos, para evitar que se quiebre y quede una parte en nuestro interior.

Cómo curar picaduras de insectos

En el caso de la garrapata, este parásito se suele quedar unido a su ‘huésped’ mientras se alimenta, y no cambiar de posición. Las picaduras son indoloras y la única manera de detectarlas es observar la zona.

Para quitar el insecto, embebe un algodón con alcohol y presiona encima de su cuerpo. De esta manera se soltará por sus propios medios y evitarás heridas al intentar desprender sus patas.

Cómo tratar una picadura de insecto

En la mayoría de los casos, las picaduras de insectos producen molestias, enrojecimiento y picazón, y se pueden tratar con remedios fáciles de conseguir: agua y jabón, hielo o cremas especiales.

Es muy importante evitar rascarse para que la herida no se infecte. Para ello puedes preparar una infusión de manzanilla y aplicar –cuando se enfríe– con un algodón.

Si somos alérgicos a la picadura de algún insecto, o bien si el animal tiene veneno o porta alguna enfermedad, los síntomas serán más intensos y tendrás que consultar con un médico. Debes prestar mucha atención a los cambios en la piel, si tienes fiebre o te cuesta respirar.

Te puede gustar