¿Qué comen los halcones?

En el raro caso que los halcones no logren matar a sus víctimas por medio de su vuelo en picada, tienen un diente tomial en su pico que les ayuda a romperles el cuello.
¿Qué comen los halcones?
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 21 septiembre, 2021.

Última actualización: 21 septiembre, 2021

Los halcones son un grupo de aves rapaces cuya apariencia es diferente a la de otros organismos similares (como las águilas). Estos grandes surcadores del aire se especializan en alcanzar altas velocidades para poder asegurar la captura de su presa. Debido a su distribución, la lista de sus víctimas es bastante grande.

Estas aves pertenecen al orden de los falconiformes, situado a su vez dentro de la familia Falconidae, cuyo nombre proviene de la palabra latina para “halcón” (falco). Si quieres conocer cómo cazan y qué comen estos bellos animales, no dejes de leer este artículo.

¿Quiénes son los halcones?

La familia de los halcones representa una agrupación de aves diurnas con una excelente vista y picos y garras afilados. Dentro de esta clasificación se encuentran desde ejemplares pequeños (de apenas 35 gramos) hasta grandes especies que sobrepasan los 1,7 kilogramos. Su plumaje suele presentar una combinación de colores café, blanco, negro y gris con algunos efectos de degradado.

Estos grandes cazadores son considerados cosmopolitas, pues se suelen encontrar en todo el mundo, con excepción de la Antártida. Su represéntate más conocido es el halcón peregrino, quien es capaz de sobrevolar casi cualquier parte del mundo y se escinde en varias subespecies.

Las aves de este grupo tienen una gran preferencia por climas cálidos, por lo que su diversidad es mayor en las zonas que los presentan. 

Aunque es muy difícil identificar a una ave mientras surca el cielo, es posible reconocer el aspecto de los halcones desde lejos. Esto se logra observando sus alas (pues terminan en punta) y su vuelo constante de aleteos flexibles, cuyo movimiento parece dejar ver la ondulación de las alas.

Si esto no fuera suficiente, su canto podría terminar evidenciando a un halcón, pues es suave y diferente al de otras aves rapaces. De todas formas, este rasgo es difícil de identificar si no se es experto.

Uno de los pájaros domésticos que están en peligro de extinción.

¿Qué comen los halcones?

Los halcones son considerados aves de presa debido a la gran capacidad que tienen para cazar. Por esta misma razón, su dieta es carnívora e incluso su cuerpo se ha adaptado con garras y picos filosos. El tipo de animales que suelen cazar depende mucho de la talla del halcón: aunque son capaces de asestar un golpe letal, no podrían cargar con su alimento si es demasiado grande.

Los 4 grupos de presas potenciales de estas aves son los siguientes:

  • Aves: los pájaros de pequeño porte suelen ser el grupo más consumido y diverso de la dieta de los halcones. Algunos ejemplos de presas son las palomas, las garzas, los gorriones y las bisbitas.
  • Mamíferos: murciélagos y roedores.
  • Reptiles: serpientes y lagartijas pequeñas.
  • Artrópodos: se consumen en menor cantidad. Entre ellos, se encuentran las cigarras, los gorgojos, los tenebrios y los escorpiones.

En el momento en el que capturan a su presa y la llevan a un lugar seguro, los halcones proceden a engullirla por partes. Sin embargo, no llegan a consumirla por completo y dejan en el suelo las sobras para que otro tipo de aves carroñeras pueden nutrirse.

De hecho, estas aves a veces capturan varias presas antes de comérselas para regresar horas después y llevárselas a su nido. Los halcones cazan más de lo que comen casi siempre, pues no son capaces de cargar con sus víctimas enteras.

Además, debido a que tragan a sus presas sin masticar, no pueden digerir algunas de sus partes y producen egagrópilas. Estas bolas de alimento no digerido son regurgitadas por el halcón para evitar que se queden en su estómago.

¿Cómo cazan los halcones?

Estos excelentes cazadores se posan en los lugares más altos para aumentar su campo de visión. De esta forma, pueden vigilar a las presas y seleccionar aquella que sea la más susceptible. Una vez la han identificado, comienzan a alzarse en vuelo para poder caer en picada a una velocidad mayor a los 320 kilómetros por hora.

Cernícalos “parados” en el aire

Aunque son de menor tamaño, los cernícalos también pertenecen al grupo de los halcones y su porte se asemeja al de una tórtola, con unos 30 o 36 centímetros de longitud. A pesar de su talla, tienen una peculiar forma de cazar, pues hacen uso del vuelo estacionario, una estrategia que les permite detenerse en el aire a 10 o 20 metros de altura.

El halcón usa esta técnica para seguir a sus presas mientras mantiene una vista panorámica del área. Una vez que detecta a su víctima, se abalanza sobre ella para capturarla y deglutirla en el momento. Por si fuera poco, estas especies son muy acrobáticas, por lo que tienen mejor flexibilidad de movimiento en su cacería que los halcones al uso.

Un halcón peregrino extendiendo las alas.

Como te puedes dar cuenta, la preferencia que tienen algunos integrantes del grupo de los halcones fomenta que sean utilizados en situaciones concretas. Por ejemplo, en los aeropuertos se los libera por un tiempo para que asusten y eliminen a las aves cercanas, lo cual permite mayor seguridad al despegar.

De esta forma, estos organismos tienen un gran potencial como controladores de población, algo muy útil para acabar con las plagas aéreas. También son esenciales en los ecosistemas de los que forman parte, así que es de gran importancia protegerlos a toda costa.

Te podría interesar...
El cernícalo primilla: el más pequeño de los halcones
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
El cernícalo primilla: el más pequeño de los halcones

El cernícalo primilla es un habitual de muchos campos españoles. Descubre todo sobre la vida, alimentación y características de este ave.



  • Santillán, M. A., TRAVAINI, A., & FERNÁNDEZ, J. (2010). Dieta del Halcón Peregrino (Falco peregrinus) en la Ría Deseado, Patagonia austral, Argentina. Boletín Chileno de Ornitología, 16(1), 1-8.
  • Johansson, C., Linder, E., Hardin, P., & White, C. (1998). Bill and body size in the peregrine falcon, north versus south: is size adaptive?. Journal of Biogeography, 25(2), 265-273.
  • Johnson, J. A., Talbot, S. L., Sage, G. K., Burnham, K. K., Brown, J. W., Maechtle, T. L., ... & Mindell, D. P. (2010). The use of genetics for the management of a recovering population: temporal assessment of migratory peregrine falcons in North America. PLoS One, 5(11), e14042.
  • Warkentin, I. G., & West, N. H. (1990). Ecological energetics of wintering Merlins Falco columbarius. Physiological Zoology, 63(2), 308-333. e Silva, R. S. (1997). Ecology and behavior of wintering Falco peregrinus (Falconiformes: Falconidae) in southeastern Brazil.
  • Zubair, M., Shukkur, E. A. A., Azeez, P. A., & Jayson, E. A. (2011). Feeding behaviour of three species of falcons in the wild in united arab emirates. Millenium Zool, 12, 13-19.
  • Dekker, D. (2009). Hunting tactics of Peregrines and other falcons. Hancock House.
  • Trejo, A., & Ojeda, V. (2002). Identificación de egagrópilas de aves rapaces en ambientes boscosos y ecotonales del noroeste de la Patagonia Argentina. Ornitología neotropical, 13(3), 313-317.