¿Qué comen los erizos de mar?

16 septiembre, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez
Los erizos son habitantes de arrecifes de coralinos en los que libran a los corales de las algas que crecen en ellos. Aunque esto parece positivo, sus fuertes mandíbulas roen y desgastan de más al coral, lo que ocasiona un proceso denominado bioerosión.

Los erizos de mar habitan los mares del mundo y son fáciles de ver cerca de las costas o a muy poca profundidad. La apariencia de estos seres resalta mucho por asemejarse a un “puercoespín”, ya que presentan picos que los rodean y son su principal método de defensa. Debido a que su forma no es común, es normal preguntarse cómo comen y de qué se alimentan los erizos de mar.

Estos invertebrados marinos pertenecen a la clase Echinoidea, en la cual existen más de 1000 especies registradas. Ya que no tienen forma de nadar de manera continua, se limitan a colonizar el suelo y se desplazan bastante lento. Por esta razón, reportan grandes restricciones en los alimentos que pueden consumir. Sigue leyendo y conoce más sobre lo que comen estos curiosos erizos de mar.

¿Cómo son los erizos de mar?

Estos invertebrados tienen una forma redonda que se asemeja a un “balón” recubierto por una coraza. El cuerpo se divide en dos regiones: una aboral  (en la cual se ubican todas las espinas) y la oral, que es la parte donde está la boca. En otras palabras, la forma del erizo es una carcasa con solo una abertura, la cual se encuentra en dirección al suelo y es lo que conforma su boca.

Por otro lado, la parte interna de este animal contiene todos sus órganos y hace uso del agua como sistema vascular. Esto último no significa que el agua nutra de forma directa al erizo, sino que tiene un mecanismo de canales con el cual logra hacer fluir líquido como si fuera sangre.

Visto de otra forma, el agua le ayuda al erizo a circular los nutrientes por todos sus órganos, algo denominado como “sistema vascular acuífero”.

Un erizo de mar.

Este mismo sistema es el encargado del movimiento de estos equinodermos, pues gracias a la presión hidráulica que se genera son capaces de mover sus pies ambulacrales. Aunque suene extraño, estas extremidades tienen un aspecto similar a un globo alargado que se “infla” o “desinfla” según la necesidad. De esta forma, son capaces de moverse por el suelo e incluso obtener comida.

Aunado a esto, la boca de los erizos de mar está compuesta por 5 fuertes mandíbulas, fusionadas en un aparato conocido como linterna de Aristóteles. Este complejo sistema está unido de forma directa al intestino, por lo que debe ser capaz de destruir todo el alimento antes de asimilarlo. Es más, algunas especies son capaces de “proyectar” su dentición, lo cual les sirve para cavar, escalar y roer.

¿Qué comen los erizos de mar?

La dieta de los erizos es muy variada y depende por completo de la especie que se maneje. Algunos centran su estrategia en ser herbívoros, otros en comer detritos y varios más se alimentan de los nutrientes suspendidos en el agua. Aun así, la mayoría de estos organismos prefieren usar más de una adaptación nutricional, por lo que se les denomina de manera formal como eurifagos.

Erizos que comen algas

Estos invertebrados tienden a devorar la vegetación marina, puesto que son seres sésiles y abundantes. Las más afectadas por su estrategia son las algas, ya que pueden desaparecer en días debido a la voracidad de ingesta de este animal. Los bosques de macroalgas, unos de los ecosistemas con cadenas tróficas más complejas, pueden ser reducidos a rocas por unos cuantos erizos marinos.

En el caso de ejemplares que suelen excavar, las madrigueras que construyen fomentan el crecimiento de algas en sus paredes. Gracias a esto, pueden “cosechar” de manera sencilla su alimento e incluso propician que otros restos orgánicos queden varados en su hogar.

Un ejemplo perfecto de esto es Echinometra oblonga, un ejemplar de arrecifes coralinos que aprovecha mucho la utilidad de su madriguera.

Erizos que comen otros animales

A pesar de que no son tan comunes, algunos erizos pueden alimentarse de otros animales. Sin embargo, debido a que no son capaces moverse rápido, necesitan centrar su atención a especies sésiles como esponjas, corales y almejas. Esto no significa que solo consuman animales, sino que tienen preferencia por ellos, aunque pueden alimentarse también de vegetación.

Según un artículo publicado en la revista Bulletin of Marine Science, los erizos de mar seleccionan su alimento no solo por los nutrientes, sino por cierta elección propia. Dicho estudio encontró que Eucidaris tribuloides, Lytechinus variegatus y Echinometria lucunter tienen una fuerte preferencia por la comida de origen animal.

Lo más delicioso no siempre es lo más nutritivo

De la misma forma que ocurre en los humanos, parece que algunos equinoideos anteponen la comida más suculenta a aquella que tiene mejores nutrientes. Esto es fácil de comprobar, pues en varios estudios en los que se busca el mejor alimento para criar erizos se ha demostrado que las algas son la comida que más nutrientes les aportan.

Las especies citadas seleccionan con preferencia el alimento de origen animal en lugar de las algas. En algunos casos (siempre y cuando no existan depredadores cerca) se dan el gusto de buscar esponjas u otros organismos para alimentarse. Por esta razón, aunque son capaces de comer una gran variedad de cosas, tienen gustos bien definidos.

Como te podrás dar cuenta, algunos animales invertebrados son más complejos de lo que parecen a simple vista. A pesar de que representan uno de los grupos más simples en apariencia, los erizos de mar pueden llegar a sorprenderte con el comportamiento que tienen en sus hábitos. Sin duda, la naturaleza no dejará de asombrarnos nunca. 

  • Kroh, A.; Mooi, R. (2021). World Echinoidea Database. http://www.marinespecies.org/echinoidea. doi:10.14284/355
  • Tuya, F., Ortega-Borges, L., Del Rosario-Pinilla, A. B., & Haroun, R. J. (2006). Spatio-temporal variability in a key herbivore, the long-spined black sea urchin (Diadema antillarum, Echinodermata: Echinoidea) in the Canary Islands. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom, 86(4), 791-797.
  • Fernandez, C., & Boudouresque, C. F. (2000). Nutrition of the sea urchin Paracentrotus lividus (Echinodermata: Echinoidea) fed different artificial food. Marine Ecology Progress Series, 204, 131-141.
  • Calva, L. G. (2002). Hábitos alimenticios de algunos equinodermos. Parte 2. Erizos de Mar y Pepinos de Mar. ContactoS, 47, 54-63.
  • Cárcamo, P. F. (2015). Effects of food type and feeding frequency on the performance of early juveniles of the sea urchin Loxechinus albus (Echinodermata: Echinoidea): Implications for aquaculture and restocking. Aquaculture, 436, 172-178.
  • Klinger, T. S., Lawrence, J. M., & Lawrence, A. L. (1994). Digestive characteristics of the sea‐urchin Lytechinus variegatus (Lamarck)(Echinodermata: Echinoidea) fed prepared feeds. Journal of the World Aquaculture Society, 25(4), 489-496.
  • Spirlet, C., Grosjean, P., & Jangoux, M. (1998). Optimizing food distribution in closed-circuit cultivation of edible sea urchins (Paracentrotus lividus: Echinoidea). Aquatic living resources, 11(4), 273-277.
  • McClanahan, T. R., & Shafir, S. H. (1990). Causes and consequences of sea urchin abundance and diversity in Kenyan coral reef lagoons. Oecologia, 83(3), 362-370.
  • McClintock, J. B., Klinger, T. S., & Lawrence, J. M. (1982). Feeding preferences of echinoids for plant and animal food models. Bulletin of Marine Science, 32(1), 365-369.
  • Obonaga, L. D., Zucconi, M. G., & Londoño-Cruz, E. (2017). Bioerosión por ramoneo en los arrecifes coralinos del Pacífico colombiano: el caso de Diadema mexicanum (Echinoidea: Diadematidae). Bull Mar Coast Res, 46, 41-54.