Principios básicos de morfometría animal

15 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Miguel Mata Gallego
El estudio de las formas y patrones geométricos de los animales es importante para conocer su evolución en el tiempo.

La morfometría animal, como su propio nombre indica, es la ciencia que investiga y describe la morfología de los animales. Existen numerosas reglas que determinan esto y el estudio de las variaciones anatómicas a lo largo del tiempo en diferentes especies es crucial para comprender los cambios evolutivos que estas han sufrido.

¿Qué patrones de forma siguen los seres vivos en su fisiología en un contexto evolutivo dado? ¿Cómo se analiza el cambio en la anatomía animal? Responderemos a estas preguntas y muchas más en las siguientes líneas.

Qué es la morfometría animal?

La morfometría es un concepto complejo que se refiere al análisis cuantitativo de las formas de los seres vivos. Esta disciplina es muy útil para la biología evolutiva, ya que permite a los expertos analizar los cambios de forma de ciertos caracteres de los animales.

En primer lugar, dado que los seres vivos evolucionan para adaptarse a su medio, esta evolución debe reflejarse necesariamente en la forma de sus cuerpos. Por ejemplo, si un chimpancé se adapta a comer nueces, sus manos evolucionarán de forma acorde a cómo se parte este fruto seco, hecho que se reflejará en sus patrones morfológicos.

Por ende, unas alas más largas, unas aletas más estrechas y otros caracteres tendrán influencia en el modo de vida del animal. Esto es conocido desde los comienzos de la teoría de la evolución, pero sin embargo no fue hasta más recientemente cuando se comenzó a hacer un análisis exhaustivo de la forma animal y sus implicaciones.

Una regla sobre un fondo blanco.

La morfometría tradicional o descriptiva

Los primeros zoólogos fueron los que establecieron los principios de la morfometría animal descriptiva. En un primer momento, esta morfometría era meramente cualitativa: los científicos comparaban las formas animales con una figura geométrica conocida: cuadrado, círculo, triángulo y otras.

Así, los primeros naturalistas describían a los animales en base a formas sencillas y con mediciones rudimentarias. Una de sus principales herramientas de trabajo eran los bocetos de seres vivos, en los que se hacía necesaria una impresionante habilidad artística en muchos casos.

A partir del siglo XX, se hizo patente que esta manera de analizar las formas de los animales no era la mejor: los criterios para ello eran difusos y estaban sujetos a la visión del observador, dominada por un tinte subjetivo. Es por ello que a partir de entonces surgió la morfometría geométrica.

Morfometría geométrica: un análisis de las formas

La morfometría geométrica es una herramienta que permite abstraer la forma de los animales mediante el uso de marcas, también conocidas como landmarks. Estas marcas permiten simplificar la forma del animal y analizar su evolución a lo largo de la historia evolutiva.

En el contexto de la biología evolutiva, estos landmarks son normalmente analizados en escalas temporales muy largas. Esto es debido a que los cambios anatómicos en los animales son un proceso muy lento. Por tanto, el uso de fósiles o restos óseos en necesario para observar cambios en la morfometría animal.

¿Qué son los landmarks?

Los landmarks son unos patrones morfológicos que pueden ser encontrados en los cromosomas de los animales. En otras palabras, son genes cuya expresión (genotipo) puede ser localizada fácilmente en el cuerpo del animal (fenotipo).

Los landmarks pueden ser diversos: un pliegue de la piel, una forma concreta de la oreja, una muesca o inserción en un hueso. Siempre que se sepa qué gen lo determina, cualquiera de estos caracteres es de gran utilidad.

Como es lógico, los landmarks permiten observar los cambios anatómicos que se producen una vez han ocurrido las variaciones genéticas por evolución. Así, los investigadores pueden saber si un animal ha sufrido un cambio genético en un determinado gen si, por ejemplo, uno de los lóbulos de su oreja varía de forma.

Existen una serie de criterios para determinar si una marca anatómica es un landmark. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  1. Los landmarks deben ser homólogos anatómicamente, es decir, que procedan del mismo origen funcional.
  2. Que haya varios iguales.
  3. Deben ser fácilmente identificables.
  4. Tienen que estar en el mismo plano.

La morfometría geométrica y el uso de estas marcas permiten conocer con precisión matemática las formas de los animales y determinar así su evolución en el tiempo.

Un concepto de geometría animal.

Una gran aliada

Como ya hemos explicado a lo largo de estas líneas, el uso de la morfometría geométrica ha ido incrementando en los últimos años. La principal ventaja de esta morfometría es que está basada en métodos matemáticos que no inducen a error, mientras que la morfometría descriptiva tradicional puede estar sometida a sesgos subjetivos.

Toro Ibacache, María Viviana, Manriquez Soto, Germán, & Suazo Galdames, Iván. (2010). Morfometría Geométrica y el Estudio de las Formas Biológicas: De la Morfología Descriptiva a la Morfología Cuantitativa. International Journal of Morphology28(4), 977-990. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-95022010000400001