¿Por qué hay gusanos en mi acuario?

La presencia de gusanos en tu acuario no siempre indica que el entorno esté sucio o que sea inadecuado. De todas formas, este es un evento que requiere solución.
¿Por qué hay gusanos en mi acuario?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 22 septiembre, 2021.

Última actualización: 22 septiembre, 2021

Una pecera dentro de casa aporta paz, estilo y armonía. Pocas cosas son más relajantes que ver a los peces nadar de un lado para otro en un entorno cristalino y perfecto, ¿verdad? Por desgracia, a veces aparecen ciertos visitantes o eventos indeseados que rompen el equilibrio del tanque y los tutores necesitan respuestas. Si hay gusanos en tu acuario, sigue leyendo.

Los gusanos en el fondo o la superficie del tanque pueden arruinarle el día al tutor, pero si no son parásitos no hay de qué preocuparse. Si aun así quieres deshacerte de ellos, tendrás que limpiar bien el sustrato y evitar que se acumule materia orgánica en los fondos en futuras ocasiones.

¿Qué tipos de gusanos hay en el acuario?

En primer lugar, es necesario destacar que el término “gusano” carece de interés taxonómico. Se consideran como tales a todos los invertebrados con un cuerpo cilíndrico y sin extremidades, pero cumplen esta característica miles de especies que no están relacionadas entre ellas.

La mayoría de gusanos son anélidos, platelmintos y nemátodos, aunque algunas larvas de insecto que no han metamorfoseado también se engloban en este término. Con esta idea en mente, te presentamos varios tipos de gusanos (refiriéndonos a invertebrados vermiformes) que pueden invadir tu acuario y cómo deshacerse de ellos.

1. Larvas de mosquito

Las larvas de mosquito se encuentran en cualquier masa de agua de la Tierra que esté estancada por más de una semana (desde el ecuador hasta el Ártico). Estas son muy fáciles de distinguir, pues se “cuelgan” de la superficie del agua, tienen una cabeza notable y portan un abdomen segmentado sin extremidades. Además, cuentan con un sifón en el extremo abdominal (por el que respiran).

Si observas larvas de mosquito en suspensión en la superficie de tu acuario, no tienes de qué preocuparte. Casi todos los peces omnívoros (de agua caliente o fría) se alimentan de ellas, ya que son una excelente fuente de proteínas. En caso de que solo tengas especies de fondo o herbívoras estrictas, sería buena idea que te hicieses con depredadores de larvas.

Los guppys, los platys, los mollys y muchas especies sociales más se comerán a las larvas de mosquito de inmediato.

Un grupo de larvas de mosquito en el agua.

2. Gusanos detritívoros

A diferencia de las larvas de mosquito, estos gusanos del acuario se localizan en los fondos del tanque y en los cristales. Son anélidos (tubeworms en inglés) y están emparentados con las lombrices, los poliquetos marinos y las sanguijuelas. Su aspecto es muy difuso, por lo que identificarlos a nivel de género o especie sin instrumentos especiales es imposible.

Los gusanos detritívoros tienen forma de “hilos semitransparentes”, pues son blanquecinos, tienen extremos puntiagudos y su cuerpo es larguísimo. Al principio es difícil localizarlos, pero con el tiempo se multiplican y se pueden observar moviéndose frenéticamente sobre las piedras y decoraciones del acuario.

Como su propio nombre común indica, estos anélidos se alimentan de detritos y consumen la materia animal o vegetal en descomposición. No pueden hacer daño a los integrantes del acuario, y por ende, no son peligrosos. De todas formas, si quieres deshacerte de ellos puedes seguir los siguientes pasos:

  1. Sifona el sustrato del acuario: los gusanos detritívoros surgen por la falta de higiene en el tanque. Para acabar con ellos, lo primero que tienes que hacer es limpiar hasta la última piedra de la pecera y eliminar toda la materia orgánica en descomposición.
  2. Limpia los filtros: puede que los gusanos hayan colonizado también la parte baja del sistema de filtrado. Limpia los filtros muy bien y compra repuestos nuevos para las secciones que se pueden reponer.
  3. Realiza cambios de agua regulares: cambia el 15 % del agua del tanque cada semana y aprovecha ese momento para limpiar la grava de nuevo.
  4. No sobrealimentes a tus peces: si le das demasiada comida a tus peces y no la consumen, estarás alimentando de forma indirecta a los gusanos de los fondos. Asegúrate de dispensar a los integrantes del acuario el alimento justo y necesario.

3. Planarias

Las planarias son unos invertebrados pertenecientes al filo de los platelmintos (no son ni anélidos ni insectos). Son muy fáciles de distinguir de los nemátodos acuáticos, pues tienen un cuerpo mucho más aplanado, son semitransparentes y su cabeza termina en punta. Además, cuentan con un par de ojos visibles a simple vista.

Las planarias suelen llegar al acuario escondiéndose entre las plantas y decoraciones naturales y es fácil verlas pegadas a los cristales del acuario. De todas formas, no son dañinas para los peces y solo se alimentarán de la materia orgánica disponible en el medio. Puedes eliminarlas si así lo deseas, pero no es necesario.

La historia es diferente si tienes un acuario de gambas o invertebrados, pues las planarias sí que tratarán de comerse sus huevos o depredar sobre especies muy pequeñas. En estos casos, es necesario lavar el sustrato y cazar hasta la última de ellas.

Uno de los gusanos del acuario.

4. Gusanos ancla

Los gusanos ancla se pueden observar pegados a los peces a simple vista. Tienen forma de hilera y son muy pequeños, pero estos sí que suponen un grave problema en el tanque. Son parasíticos, ya que se alimentan de la sangre de los ejemplares y fomentan que aparezcan infecciones asociadas en los más débiles.

Curiosamente, estos “gusanos” son en realidad crustáceos copépodos pertenecientes al género LernaeaAlgunos de los síntomas que generan son los siguientes:

  1. “Líneas” pegadas a las escamas del pez. Estos son los parásitos adultos.
  2. Necesidad de rascado por parte de los peces en cualquier superficie que encuentren.
  3. Rojez localizada.
  4. Inflamación corporal del cuerpo del pez infectado.
  5. Dificultades respiratorias.
  6. Letargia generalizada.

Remover de forma manual estos gusanos del acuario del cuerpo del pez es una opción, pero no erradica el problema del todo. En estos casos, suele ser necesaria la administración de permanganato potásico, un fármaco de amplio espectro que se utiliza para acabar con parásitos en el ámbito de la piscicultura.

De los 4 tipos de gusanos de acuario que hemos visto, solo uno de ellos se considera nocivo en todos los casos. El resto pueden ser molestos y es posible evitar su surgencia controlando el régimen alimenticio de los peces, pero no van a dañarlos. En este punto, te toca decidir si quieres deshacerte de ellos o no.

Te podría interesar...
Agua turbia en el acuario: causas y soluciones
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Agua turbia en el acuario: causas y soluciones

El agua turbia en el acuario es motivo de preocupación en todos los casos. Es posible que haya un desajuste grave en el tanque.