10 consejos para tener el agua cristalina en el acuario

Mantener el agua cristalina en el acuario puede ser una tarea compleja cuando se es un tutor primerizo. Aquí te ayudamos a conseguirlo.
10 consejos para tener el agua cristalina en el acuario
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 21 septiembre, 2021.

Última actualización: 21 septiembre, 2021

Mantener el agua de tu acuario cristalina es todo un reto. Un tanque es un ecosistema cerrado y, al mínimo cambio, este puede desestabilizarse y empeorar en aspecto de forma drástica. La turbidez, las algas y el mal olor no tardarán en manifestarse si el tutor no le brinda a la pecera los cuidados adecuados.

Mantener el entorno del tanque limpio requiere esfuerzo, constancia y conocimiento. A continuación, te mostramos 10 consejos que te facilitarán todo el proceso de limpieza y cuidado del acuario. ¡No te lo pierdas!

1. Realiza el ciclado adecuado

El término “ciclado” hace referencia a las primeras semanas tras montar el acuario y los procesos que ocurren en ellas. Siempre se recomienda esperar de 1 a 2 meses antes de adicionar a los peces en el tanque, ya que durante las distintas etapas de maduración los parámetros del agua fluctúan mucho.

Por ejemplo, es posible que varios días después de montar el acuario el agua se enturbie de forma súbita. Esto es normal, ya que se está produciendo un asentamiento de colonias bacterianas y tienen lugar muchos procesos químicos a la vez. Si dejas que las sucesiones ecológicas tengan lugar de forma ordenada, es difícil que el tanque rompa su ciclo tiempo después.

2. No abuses del fotoperiodo

Cuando se monta un acuario, se recomienda brindarle 6 horas de luz e ir aumentando este intervalo a un ritmo de media hora cada 2 semanas. El objetivo final es tener un tanque maduro con un fotoperiodo de 10 horas al día. Si te pasas con este parámetro, lo más probable es que empiecen a salir algas y que el agua del acuario se muestre verde, no cristalina.

Es muy importante que selecciones un foco con la intensidad adecuada.

Una persona alimentando a sus peces.

3. Coloca plantas naturales

Se tiene la creencia de que las plantas naturales fomentan la aparición de algas en el entorno, pero nada más lejos de la realidad. Los vegetales acuáticos absorben muchos nutrientes, por lo que compiten directamente con las poblaciones algales y limitan su crecimiento.

Antes de hacerte con las plantas ideales para tu acuario, infórmate sobre sus requerimientos y los parámetros del agua en los que crecen bien. Un error muy común en tutores primerizos es elegir los vegetales que más les agradan sin tener en cuenta el ambiente en el que van a crecer (y los peces con los que van a cohabitar).

4. No escatimes en gastos

Casi nunca se recomienda empezar en el hobby de la acuariofilia con un tanque muy pequeño. Mantener los parámetros en un ambiente limitado (de menos de 40 litros) es todo un desafío, pues cualquier pequeño desajuste producirá cambios mucho mayores que en una masa de agua grande. Tener el agua del acuario cristalina es más fácil cuanto más amplio sea.

Los acuarios grandes permiten un gran margen de error.

5. Evita la sobrepoblación a toda costa

Cada especie de pez requiere un número de litros específicos para vivir y otra cifra adicional en lo que a su población se refiere. Por ejemplo, un grupo de guppys (Poecilia reticulata) necesita 40 litros para estar bien y hay que adicionar 5 litros más por cada ejemplar nuevo que se añada al cardumen inicial (generalmente de 6 individuos).

En contraposición, un solo carpín dorado o goldfish (Carassius auratus) necesita 40 litros de agua para desarrollarse, así que una pareja requerirá casi 100 litros. Si se respetan las reglas generales, el agua del acuario se mantendrá cristalina y se evitará la acumulación de heces en los fondos.

Cuanto más grande sea el pez, más litros necesitará.

6. No sobrealimentes a los peces

Este es otro de los errores más comunes en los primerizos. Al ver a tantos ejemplares dentro de su acuario, algunos creen que deben administrar comida sin control varias veces al día. Esto fomenta que se acumule materia orgánica en los fondos, lo que se traduce en suciedad y turbidez del agua a largo plazo.

Casi ninguna especie de pez tropical necesita comer más de una vez al día. Pregunta en tu tienda de confianza cuánta es la cantidad de alimento que debes brindar y dispénsala con exactitud. Si sobrealimentas a los peces, es cuestión de tiempo que acaben muriendo y ensuciando el entorno.

7. Cambia el agua con asiduidad

Esto es lo más importante que debes tener en mente si quieres mantener el agua de tu acuario cristalina a largo plazo. A pesar de que cuentes con un filtro especial para tu pecera, tienes que cambiar el agua una vez a la semana o como mucho cada 2 semanas. Los porcentajes de recambio oscilan entre el 15 y el 30 % del volumen total dependiendo del intervalo temporal.

Cuando realices el recambio de agua, aprovecha para sifonar los fondos y deshacerte de toda la materia orgánica en descomposición que puedas. También puedes limpiar los cristales de algas e impurezas y podar las plantas en estos momentos.

8. Elige un filtro adecuado

Si eres primerizo en el ámbito de la acuariofilia, la compra de un filtro es obligada. Algunos expertos son capaces de mantener tanques pequeños con el ciclo natural del ecosistema, pero esto es excepcional y nunca se recomienda. Sin el filtraje adecuado, toda especie de pez (incluso los resistentes bettas) está condenada a la muerte.

Antes de hacerte con el filtro, pregúntate cuantos litros va a tener que purificar al día y ten en cuenta el tamaño de los peces del acuario. Cuanto más grandes sean, mayor potencia requerirá la bomba para deshacerse de sus deposiciones. Si tienes dudas, que no te dé reparo preguntar a un profesional.

9. Vigila el olor

Si el agua del acuario no está cristalina y huele mal, lo más probable es que uno de los integrantes del tanque haya muerto. Esto va a suceder antes o después, ya que algunos peces tropicales pequeños no viven de forma normal por más de 2-3 años.

Si no encuentras al animal muerto en la superficie y el tanque apesta, busca en los fondos o dentro de los filtros. Cuando localices el cadáver, deshazte de él y realiza un cambio del 20 al 30 % del agua.

10. Hazte con limpiadores naturales

Si todo lo citado no es suficiente para evitar la aparición de algas, siempre puedes comprar peces limpiadores naturales de los fondos. Los ejemplares de los géneros Corydoras Plecostomus son los más famosos, pero hay muchos más. También se recomienda optar por caracoles marinos, pero ten en cuenta que algunas especies se convierten en plaga con el tiempo.

Una persona limpia un acuario.

Como puedes ver, tener un acuario es una responsabilidad que requiere mantenimiento diario. Si quieres que el agua esté limpia y cristalina, debes tener en cuenta muchos parámetros y poner remedio a toda desviación del ecosistema antes de que se descontrole. De todas formas, todo el esfuerzo merece la pena.

Te podría interesar...
Agua turbia en el acuario: causas y soluciones
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Agua turbia en el acuario: causas y soluciones

El agua turbia en el acuario es motivo de preocupación en todos los casos. Es posible que haya un desajuste grave en el tanque.