Cómo construir un filtro casero para tu acuario

23 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Los filtros caseros son económicos y reutilizables, pero deberás llevar un seguimiento exhaustivo de la calidad del agua para evitar problemas.

Los filtros para los acuarios suelen ser caros, más aún cuando se adquieren por separado si existe la necesidad de aumentar la calidad del agua. Asimismo, los filtros deben ser sustituidos habitualmente pues van perdiendo eficacia, lo cual supone un aumento en el presupuesto dedicado al acuario. ¿Quieres saber cómo construir un filtro casero?

En ocasiones, cuando se compra un tanque, este viene con su filtro y otros materiales básicos, pero normalmente no son de la mejor calidad. Por ello, muchas personas se ven con la necesidad de cambiar constantemente el filtro, pues no tiene suficiente capacidad de limpieza y al final el agua pierde pureza.

Por todas estas razones, a continuación te contamos cómo hacer tu propio filtro con cosas que cualquier acuarista tiene en casa. No te preocupes, pues es más fácil de lo que podrías pensar.

Materiales necesarios para construir un filtro casero

A pesar de que todos los materiales para construir un filtro casero para el acuario pueden tenerse ya en casa —o por el contrario son muy baratos—, hay un elemento que hay que comprar o bien reutilizar: una bomba de agua. 

La bomba de agua es imprescindible. Por uno de sus orificios captará el agua y por el otro la devolverá al acuario. Además, si se coloca la bomba en la superficie del agua y se deja que esta caiga como una pequeña cascada, funcionará también con un oxigenador al remover ligeramente el agua. 

El mecanismo de filtrado es lo que puede construirse con relativa facilidad. Para ello, se necesitarán los siguientes materiales:

  • Tubo de plástico rígido o flexible que encaje con el orificio de entrada de la bomba. Si no encajase, pueden utilizarse pegamentos o siliconas aptas para acuarios.
  • Esponja rectangular para acuarios con una longitud de unos dos centímetros mayor que la del tubo.
  • Estropajo fino de microfibras.
  • Un trozo de malla protectora.

Este tipo de filtro es fácil de construir, pero se debe tener en cuenta que no vale para todos los acuarios ni para todas las especies. Los tanques muy grandes o con muchos animales necesitan filtros comerciales que aseguren la calidad del agua y tengan la capacidad suficiente para filtrarla.

Construir un filtro casero es una tarea sencilla.
La bomba (negro) debe de adquirirse en una tienda especializada, pero el sistema de filtrado se puede construir a mano.

El montaje de un filtro de acuarios casero

En primer lugar, se tomará el tubo de plástico, al que habrá que hacerle varios agujeros a lo largo. Mientras más agujeros, más cantidad de agua se filtrará por hora, por lo que es importante hacer muchos. Dependiendo del material del tubo, se requerirá de un taladro o un simple punzón para realizar las incisiones.

Una vez el tubo esté listo, se procederá a realizar un agujero de forma longitudinal a la esponja que tenga el diámetro del tubo —o algo mayor—, sin llegar a atravesarla por los dos extremos, solo por uno. Tras ello, se rodeará el tubo con el estropajo de microfibras y, después, se introducirá todo dentro de la esponja. ¡Filtro listo!

Para que todo se mantenga en su lugar, se puede crear una especie de «bolsillo» en la pared del tanque con un trozo de malla protectora. Cuando el filtro esté sucio, este puede retirarse y simplemente enjuagarse con un poco de agua de acuario limpia, nunca con agua del grifo.

La limpieza del filtro no debe ser exhaustiva, pues además de retirar la suciedad y las bacterias malas, se dañan en el proceso las colonias de microorganismos buenos para el acuario si se higieniza con demasiada insistencia. En el equilibrio está la clave.

Filtro casero para acuarios con botella

Otros tipos de filtros para construir en casa son los que están hechos con una botella de plástico. Como siempre, la bomba de agua es imprescindible. Además, necesitarás grava y arena del propio acuario y, si se desea un filtrado más eficiente, una esponja.

En este caso, la botella hará la función del tubo dirigiendo el agua hacia la bomba. En primer lugar, se agujereará la botella y en su interior se colocará la grava. Al final, más o menos en la zona del cuello de la botella, puede emplazarse la esponja —que debe ser de fácil extracción—.

Una vez esté la botella lista, puede unirse a la bomba. Lo más probable es que no encaje, así que se deberá utilizar cinta adhesiva resistente al agua y que pueda colocarse en el acuario.

Un filtro casero.

Filtros naturales para acuarios

La protección y el cuidado del medio ambiente, reutilizar, adquirir productos más sostenibles o utilizar materiales más amigables con la naturaleza son ideas o pensamientos que también han llegado al mundo de la acuariofilia. Por desgracia, todos los filtros —comerciales o caseros—, terminan por poseer algún material poco respetuoso con el medio ambiente.

Sin embargo, existen filtros 100 % biodegradables y que no contaminan en absoluto: las plantas. Los vegetales de acuario ayudan con el filtrado natural del agua del tanque y, además, proveen de un medio oxigenado y libre de toxinas. Eso sí, hay que informarse muy bien sobre qué plantas son las mejores para cada tanque.