4 tipos de filtros ideales para el acuario

Miguel Rodríguez · 21 abril, 2018
Estos ayudan al ciclo del nitrógeno y a mantener el agua limpia para evitar que los peces padezcan enfermedades

Admirar una pecera llena de peces es una de las cosas más agradables que podemos experimentar en cualquier momento, pero para ello necesitamos que sus paredes estén cristalinas. Es aquí cuando entran en juego los filtros ideales para el acuario.

El filtro es una de las piezas fundamentales en todo acuario; es lo que mantiene el bioma balanceado y apto para que nuestros peces puedan vivir saludables. Elegir los filtros ideales para el acuario puede llegar a ser toda una tarea de investigación.

El acuario ideal

Mucho tiempo se pasa pensando en la forma del acuario y la decoración que este tiene en su interior. Estos elementos son importantes, pero pocos saben que elegir el filtro ideal es fundamental para que el acuario sea un hogar acogedor para nuestros peces.

En el mercado tenemos la disponibilidad de diferentes tipos de filtros que se ajustan según sean las necesidades del acuario que estemos creando. Saber elegir uno de los filtros ideales para el acuario es clave, ya que de este depende la limpieza del entorno, el cual lo logra absorbiendo las impurezas y restos que puedan encontrarse en el agua.

Nos referimos a impurezas, a los restos orgánicos que se queden en lugar, es decir, las heces de los peces y a desechos de comida que puedan quedar flotando en el entorno. Además, el filtro se encarga de mantener la flora bacteriana en orden para evitar enfermedades.

Tipos de filtros para peceras

El filtro también ayuda a que el ciclo del nitrógeno se produzca de forma adecuada; ayuda a que el oxigeno esté estable en todo el lugar. Una falla en el cumplimiento de este ciclo termina en el envenenamiento por nitratos de nitrógeno, el cual puede ser muy letal.

Diferencias entre los filtros

Los filtros vienen en diferentes presentaciones; algunos son internos mientras que otros son externos. En los acuarios pequeños es común ver filtros internos, mientras que en los acuarios de gran tamaño se utilizan los de uso externo.

Lo cierto es que cada filtro trabaja de forma distinta en el proceso de purificación. Estos objetos tienen dos formas de lograr su objetivo: de forma química o mecánica. Cada una funciona de manera diferente a la otra, y es por esto que la estructura del filtro puede variar.

  • Los filtros mecánicos absorben mediante succión del agua a través de una superficie porosa o una pantalla que retenga los desechos.
  • Los filtros químicos eliminan la presencia de elementos tóxicos en el agua, y aseguran que esta tenga el ph adecuado para que los peces vivan con total normalidad.
  • Se debe hacer mención a una tercera clase: el filtro biológico, que consiste en la creación de bacterias para ayudar durante el ciclo de nitrógeno y que así el agua se mantenga saludable.

En el caso del filtro biológico, estas se crean de forma natural durante el proceso de climatización del acuario. Una vez que el estanque se encuentre en las condiciones ideales (entre tres y cuatro semanas), al menos dos tipos de bacterias beneficiosas se crearan en nuestro bioma, las cuales ayudarán con el ciclo del nitrógeno.

Cuidados del acuario para peces

A continuación, iremos hablando uno por uno acerca de los filtros ideales para el acuario. Ten en cuenta que cada filtro funciona de forma diferente y que cada uno se adapta mejor según sea el tamaño del acuario.

Tipos de filtros ideales para el acuario

Filtros de contenedor

Pensados para acuarios de gran tamaño, los filtros se componen de un contenedor de tamaño variable según sea la necesidad. Estos funcionan en su mayoría de forma mecánica: succionan el agua al interior del tanque, donde pasa por diferentes pantallas que cuidan la química del acuario y retienen los desechos biológicos.

Los problemas que estos filtros pueden traer consigo es la cantidad de espacio que ocupan debido al contenedor, además de que suelen ser los de mayor costo. Sin embargo, la limpieza de esta categoría se realiza con gran facilidad al estar fuera del entorno.

Filtros colgantes (o HOB-Hang on back)

Esta clase de filtros cuelgan a un costado del acuario; trabajan succionando agua mediante un tubo hacia el interior del contenedor y luego la expulsan a través de otro conducto hacia el acuario. Es ideal para los acuarios de tamaño mediano e incluso grandes.

Estos filtros suelen tener tres capas internas que se encargan de la limpieza de los residuos y toxinas que están en el agua. La mayoría de estos filtros son de alta calidad y con un coste accesible, pero presentan el mayor tiempo y dificultad para limpiarles.

Filtros internos

Como su nombre indica, los filtros de esta categoría se encuentran en el interior del tanque. Son de un tamaño mediano e incluso pequeños, pensados para acuarios pequeños o como auxiliares para los de gran tamaño. Muchos de estos filtros producen burbujas de aire que ayudan a mantener la oxigenación del acuario y a que los peces jueguen.

Son uno de los menos costosos y ocupan poco espacio; el único problema con esta categoría es que aún suelen necesitar más mantenimiento que los tipos anteriores.

Filtros de esponjas

Esta clase podría entrar en los filtros internos, pero lo que los diferencia realmente es el tamaño, el coste y la forma en la que trabajan. Consisten en una esponja que atrapa los desechos enviados hacia ella mediante una burbuja de aire debajo de ella.

Son los menos costosos cuando son pequeños, pero pueden ser bastante grandes. Además, la esponja crea una capa bacteriana beneficiosa para el estanque. Son ideales para acuarios pequeños, ya que su efectividad se reduce a una zona generalizada.