Peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas a los ríos

Un reciente estudio ha demostrado que los peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas a los ríos en los que viven. Descubre aquí cómo es esto posible.
Peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas a los ríos
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 11 septiembre, 2021.

Última actualización: 11 septiembre, 2021

¿Te sorprende el título de este artículo? No es de extrañar, pues al hablar de drogas nadie se imagina que los peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas en los ríos (ni que pudieran serlo), pero es una realidad. La mayoría de residuos químicos que usamos en el día a día terminan en el agua y las drogas no son una excepción.

Si te intriga cómo acaban las metanfetaminas en el organismo de estos peces, aquí tienes los resultados del estudio que ha desvelado este hecho. Desgraciadamente, no es la primera noticia que evidencia que los peces ven modificados sus organismos por los vertidos humanos.

¿Por qué los peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas a los ríos?

Alrededor de 269 ​​millones de personas en todo el mundo consumen drogas cada año. Esta cifra es lo suficientemente vasta para hacernos olvidar que todo lo que entra tiene que salir: las alcantarillas están inundadas de drogas que se excretan del cuerpo a través de la orina y las heces.

Las plantas de tratamiento de aguas residuales no filtran estos químicos y muchas de ellas vierten en ríos y mares. Una vez allí, no es difícil imaginar por qué los peces son adictos a las metanfetaminas y otras sustancias. En la República Checa han realizado un estudio sobre los efectos de esta droga en el organismo, cuyos resultados puedes conocer a continuación.

El estudio

Investigadores de la República Checa han publicado un estudio en la revista Journal of Experimental Biology en el que ahondan en la cuestión de que los peces son adictos a las metanfetaminas vertidas en sus aguas. La metanfetamina es una droga estimulante del sistema nervioso con gran capacidad para crear adicción, pues provoca una sensación de euforia y bienestar intensos que tarda en desaparecer.

Aproximadamente 1.6 millones de personas reportaron haber consumido metanfetamina el año anterior en la región de estudio. En 2016, la edad promedio de los nuevos consumidores de metanfetamina era de 23,3 años.

En este estudio se midieron las concentraciones de drogas ilícitas en las vías fluviales, entre ellas metanfetaminas y anfetaminas. El objetivo era recrear los parámetros en cautividad y comprobar si en el cerebro de la trucha marrón (Salmo trutta) podían detectarse estas sustancias en una cantidad suficiente para crear adicción.

Los hallazgos fueron reveladores: las truchas expuestas a metanfetaminas y luego trasladadas a aguas limpias mostraban preferencia por volver a aquellas que contenían la droga. Además, se observó que estos peces mostraban menor actividad, un signo de ansiedad o estrés en el síndrome de abstinencia.

Una trucha boqueando en la superficie.

Química cerebral de las truchas expuestas a metanfetaminas

Al analizar los cerebros de las truchas, los experimentadores encontraron que la química cerebral de los peces expuestos también difería de la del grupo control. De hecho, los cambios en las sustancias químicas cerebrales se correspondían a los observados en casos de adicción en la especie humana.

Incluso después de que la conducta de las truchas hubiese vuelto a la normalidad, los marcadores cerebrales de la metanfetamina todavía estaban presentes.

Esto sugiere que la exposición a la metanfetamina podría tener efectos duraderos en los animales, similares a los que se ven en las personas. De esta forma quedó confirmado que la vida silvestre de los ríos sufre los efectos de los vertidos químicos de los humanos.

Los peces son adictos a las metanfetaminas, ¿cómo nos afecta?

¿Por qué debería importarnos si las truchas se están volviendo adictas a las drogas? La respuesta se cuenta por sí sola: los vertidos provocan cambios en su comportamiento y, por extensión, en la supervivencia de su especie. Algunos de los fenómenos observados en ríos contaminados por vertidos son estos:

  • La adicción de las truchas las lleva a reunirse alrededor de las tuberías donde se descargan los residuos, poniendo en peligro su seguridad.
  • Los peces adictos a sustancias como la metanfetamina pierden el interés en la alimentación y reproducción, provocando que las siguientes generaciones sean más pequeñas en lo que números poblacionales se refiere.
  • También es menos probable que los peces “drogados” eviten a los depredadores.
  • La adicción a ciertas drogas puede heredarse a lo largo de varias generaciones de peces, alargando el problema incluso si dejaran de verterse residuos químicos en su ambiente.

La contaminación farmacéutica

Este no es el primer estudio que encuentra drogas ilegales en la vida silvestre. En 2019, científicos del Reino Unido informaron sobre la presencia de cocaína en camarones de agua dulce en 15 ríos diferentes. Esta droga se presentaba en su cuerpo con más frecuencia que los medicamentos comunes.

Hablar de drogas ilegales siempre tiene un efecto impactante, pero las drogas prescritas no están exentas de problemas. Estas también se excretan y van a parar a la vida silvestre de ríos y aguas costeras, que quedan expuestos a cócteles de medicamentos que pueden ir desde los antiinflamatorios hasta los antidepresivos.

Otro ejemplo de esta problemática se encontró en los peces que viven en lagos bajo plantas de tratamiento de aguas residuales. Estos animales cambiaron de sexo a hembra debido a la exposición a sustancias químicas presentes en en las píldoras anticonceptivas, como la vitogelina.

Por otro lado, estudios recientes han demostrado que los antidepresivos pueden causar una amplia gama de cambios de comportamiento en los organismos acuáticos: agresión, atracción por la luz y conductas impulsivas, entre otros. A pesar de todos estos ejemplos, aún queda mucho por investigar acerca de la problemática de los vertidos químicos.

Un lago de África con la puesta del Sol.

Conclusiones

La adicción a las drogas es un problema de salud mundial que puede devastar comunidades. Abordar sus consecuencias ambientales también es costoso, pues habría que cambiar gran parte de la infraestructura de las plantas de procesamiento de residuos. Los efectos de otros productos, como cosméticos, detergentes y compuestos de limpieza aún están por estudiar a fondo y también debe ser tenido en cuenta.

Una vez más, el efecto del ser humano sobre el medioambiente es un problema. No obstante, no es imposible compaginar tomar medicamentos con mantener los ríos y mares limpios. Por eso, múltiples organizaciones presionan a las farmacéuticas para que se responsabilicen de sus residuos, pues son las que más poder tienen para solucionar el problema.

Te podría interesar...
Los esfuerzos de conservación del leopardo de las nieves
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los esfuerzos de conservación del leopardo de las nieves

La conservación del leopardo de las nieves es esencial, pues se espera que su población disminuya en al menos un 10 % para el año 2040.



  • NIDA. 2021, Julio 16. ¿Qué es la metanfetamina?. Retrieved from https://www.drugabuse.gov/es/publicaciones/serie-de-reportes/abuso-y-adiccion-la-metanfetamina/que-es-la-metanfetamina en 2021, September.
  • Horký, P., Grabic, R., Grabicová, K., Brooks, B. W., Douda, K., Slavík, O., ... & Randák, T. (2021). Methamphetamine pollution elicits addiction in wild fish. Journal of Experimental Biology224(13), jeb242145.
  • Purdom, C. E., Hardiman, P. A., Bye, V. V. J., Eno, N. C., Tyler, C. R., & Sumpter, J. P. (1994). Estrogenic effects of effluents from sewage treatment works. Chemistry and Ecology8(4), 275-285.
  • McCallum, E. S., Bose, A. P., Warriner, T. R., & Balshine, S. (2017). An evaluation of behavioural endpoints: the pharmaceutical pollutant fluoxetine decreases aggression across multiple contexts in round goby (Neogobius melanostomus). Chemosphere175, 401-410.