Agua verde en el acuario: causas y soluciones

El agua verde en el acuario es un suceso al que casi todo tutor se tiene que enfrentar en algún momento. Aquí te mostramos cómo ponerle fin.
Agua verde en el acuario: causas y soluciones
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 19 septiembre, 2021.

Última actualización: 19 septiembre, 2021

Los acuarios son un bien estético irremplazable en el hogar, pues otorgan paz, armonía y vitalidad a partes iguales. Ver el agua del tanque cristalina y a los peces nadar de forma apacible es un verdadero orgullo para el tutor, pero a veces ciertos desajustes hacen que el equilibrio ecosistémico del tanque se rompa. Como consecuencia, es posible que el agua del acuario se ponga verde.

Esto no solo empeora mucho el aspecto del tanque, sino que puede indicar que algo no va bien a nivel químico en el agua. Aprende con nosotros las causas de este evento y cómo solucionarlo, pues es más fácil de lo que parece a primera vista.

¿Por qué el agua del acuario se pone verde?

La respuesta a esta pregunta radica en un mecanismo que todos conocemos en mayor o menor medida: la fotosíntesis. Este término se define como un proceso químico que se produce en las plantas, las algas y algunos tipos de bacterias cuando se exponen a la luz del sol.

Durante la fotosíntesis, el carbón (obtenido del dióxido de carbono ambiental) se combina con agua para formar carbohidratos y se produce oxígeno como desecho metabólico. Para ello, las plantas y las algas transforman la energía lumínica en química y son capaces de obtener nutrientes orgánicos a partir de materia inorgánica.

Este proceso explica el crecimiento algal en el medio acuático, y por ende, la razón por la que el agua del acuario se pone verde. A continuación, te mostramos en detalle los eventos que favorecen este desagradable evento:

  • Desbalance nutricional: hasta hace unos años se creía que el exceso de nutrientes como el fósforo o el nitrógeno provocaban crecimientos algales o algae blooms. La ciencia ha demostrado que esto no es cierto, pero sí que puede ocurrir el caso contrario. Si las plantas del tanque no tienen suficientes nutrientes, no pueden competir con las algas.
  • Fotoperiodo demasiado alto: las algas hacen la fotosíntesis, así que cuanta más luz hay, más crecen. Se recomiendan 10 horas de luz al día para los tanques ya asentados, algo menos para los que están madurando (6 horas).
  • Amoniaco: el amoniaco es una fuente excelente de nitrógeno, un nutriente esencial para la supervivencia de las algas. La concentración de este compuesto químico sí que se correlaciona de forma inequívoca con los algae blooms.

Curiosamente, no es el exceso de nutrientes básicos sino la deficiencia lo que más suele causar el sobrecrecimiento algal y que el agua del acuario se ponga verde. Si las plantas no pueden crecer lo suficiente, las algas toman el mando e invaden los cristales, el sustrato y los decorados del tanque.

Un pez comedor de algas.

¿Son malas las algas del acuario tras montarlo?

A pesar de que resulte molesto en primera instancia, es necesario destacar que el crecimiento moderado de algas en el tanque no es malo ni mucho menos. Sobre todo en los acuarios que se acaban de montar, el ecosistema tiene que establecerse y casi siempre se pasa por una fase de sobrecrecimiento algal. Esto es normal y no debes de preocuparte.

Además, a medida que crezcan las plantas del acuario estas acapararán más nutrientes, por lo que “desplazarán” a los posibles crecimientos algales y harán que el tono verde del agua disminuya. Que la cosa mejore es cuestión de tiempo: en general, en 1-2 meses el nuevo ecosistema se estabilizará.

En los acuarios recién montados siempre hay fases de crecimiento algal y bacteriano. 

¿Qué hacer si el agua de mi acuario está verde?

Ahora sabes que el tono verdoso del agua (y el resto) de tu acuario se debe a un sobrecrecimiento algal. En las siguientes líneas, te mostramos los pasos a seguir para erradicarlo.

1. Cambia el fotoperiodo

Es posible que tengas las bombillas del acuario encendidas por demasiado tiempo (más de 10 horas), que los focos sean muy potentes o que el emplazamiento del acuario no sea el adecuado. Por ejemplo, si el tanque está al lado de una ventana, por mucho que dejes de aplicar luz artificial seguirán incidiendo los rayos del sol y las algas proliferarán igual.

Para evitar que las algas crezcan de más nada más plantar el acuario, se recomienda comenzar con un fotoperiodo de 6 horas, aumentarlo a 8 tras un par de semanas y llegar a las 10 horas finales cuando el ecosistema esté asentado. Como hemos dicho, darle tiempo a las plantas del tanque a crecer evitará que aparezcan algas en el futuro.

2. Cambia el agua todas las semanas

Es necesario cambiar de un 15 a un 30 % del agua del tanque todas las semanas, dependiendo de la potencia del filtro y del número de integrantes. Además, recuerda que siempre debes contar con un filtro adecuado y que también hay que limpiarlo y sustituir sus partes perecederas al menos una vez al mes.

En caso de que el agua del acuario esté muy verde y las algas se hayan ido de control, puedes realizar cambios esporádicos del 50 % del agua del tanque. De todas formas, esta siempre se tendrá que haber declorado y ajustado químicamente a los patrones vitales de los peces antes de introducirse.

Si realizas cambios de agua muy agresivos, puedes matar a los peces. 

3. Hazte con peces comedores de algas

Los peces de los fondos de los géneros Plecostomus Ancistrus son excelentes comedores de algas, ya que basan gran parte de su dieta en materia vegetal. También puedes hacerte con muchas especies de caracoles de agua dulce, pero ten mucho cuidado: si estos gasterópodos se reproducen sin control, pueden generar una plaga y acabar matando a las plantas naturales del acuario.

Además, debes tener en cuenta la compatibilidad de los comealgas con el resto de integrantes de tu acuario (a nivel químico y comportamental). Factoriza también el tamaño que alcanzan de adultos, pues un pleco puede llegar a medir sin problema 70 centímetros. Hay otras especies mucho más pequeñas, así que asegúrate de informarte y escoger la adecuada.

4. Limpia los cristales del acuario

Si estás haciendo cambios del 30-40 % del agua, puedes aprovechar para limpiar los cristales y deshacerte de las molestas algas que lo tiñen todo de verde. Para ello, lo recomendable es utilizar los artilugios imantados que venden especiales para acuarios. También puedes usar un paño normal, pero asegúrate de que este esté libre de químicos y suciedad (mejor si es nuevo).

Una persona limpia un acuario.

Como puedes ver, que el agua del acuario se ponga verde responde a un sobrecrecimiento algal por desbalance nutricional o fotoperiodo excesivo. Si todos los métodos citados no disminuyen la gravedad de la situación de tu pecera, siempre puedes recurrir a comprar ciertos productos antialgas específicos para peces.

Te podría interesar...
Peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas a los ríos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Peces son adictos a las metanfetaminas arrojadas a los ríos

Así como lo lees: algunos peces son adictos a la metanfetamina arrojada a los ríos. Descubre en qué consiste esta noticia.