¿Por qué mi hámster no abre los ojos?

Si observas que tu hámster no abre los ojos, debes intentar averiguar la causa antes de aplicar ningún tratamiento por tu cuenta.
¿Por qué mi hámster no abre los ojos?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 24 enero, 2022

En especial si se trata de ejemplares ancianos, es posible que encuentres que tu hámster no abre los ojos después de una larga siesta o cuando se despierta por la noche para iniciar su actividad. Es normal alarmarse ante esta circunstancia, pero la causa es más sencilla de lo que parece.

Si te hallas en esta situación o quieres informarte de cara cuando le ocurra a tu hámster, aquí tienes las causas más comunes que podrás encontrar y también la manera más correcta de actuar. No te pierdas nada, pues resulta muy útil contar con esta información.

¿Por qué un hámster no abre los ojos después de dormir?

Cuando los hámsteres duermen, la producción de lágrimas aumenta para mantener el globo ocular humectado. En ocasiones, estas lágrimas escapan entre los párpados y se secan, creando legañas. Hasta aquí se trata de un proceso normal y natural.

El hámster debería ser capaz de eliminar estas costras con su aseo rutinario, pero a veces no lo consigue. Los roedores más mayores, de hecho, duermen más cantidad de tiempo, por lo que sus lágrimas tienen más margen para acumularse y secarse en el ojo, de manera que el animal no podrá quitárselas por sí solo.

¿Por qué mi hámster duerme mucho?

Cómo limpiar los ojos a tu hámster

Llegado este punto, es posible tratar esta circunstancia en casa siempre y cuando no exista un problema de salud subyacente. Antes de quitar ninguna costra, debes observar lo siguiente:

  • Fíjate en si tiene un ojo más grande o abultado que el otro. Si existe inflamación o prolapso del globo ocular, se trata de una emergencia veterinaria, así que no lo toques y acude cuanto antes a la clínica.
  • Observa detenidamente el ojo de tu hámster por si pudiera tener un cuerpo extraño. En caso de que se le haya clavado algo, no intentes extraerlo y acude al veterinario.
  • Intenta abrir el ojo por tu cuenta y obsérvalo. Si no tiene nada fuera de lo normal, puedes proceder a limpiarlo.

Para limpiar los ojos de tu hámster, tan solo necesitas un hisopo de algodón o un paño limpio. Mójalo en agua tibia y ponlo sobre la costra durante unos segundos. De esta manera, ablandarás las legañas y podrás retirarlas poco a poco con movimientos suaves. Cuando el hámster abra el ojo, solo tendrás que dejar que él termine de asearse y listo.

Otras razones por las que un hámster no abre los ojos

Como has leído más arriba, antes de aplicar nada sobre los ojos de tu hámster es necesario que lo explores en busca de signos patológicos. Es muy relevante no saltarse este paso, ya que de lo contrario podrías causar una lesión en el animal. 

Estos signos de los que se habla responden a diferentes patologías, y todas ellas tienen como consecuencia que el hámster no es capaz de abrir los ojos. A continuación tienes las más comunes.

Conjuntivitis

La conjuntivitis o inflamación de la conjuntiva del ojo es una de las afecciones oculares más frecuentes en pequeños roedores. Suele tener una causa infecciosa y producir gran cantidad de legañas, por lo que el hámster tendrá dificultades para abrir el ojo afectado. Además de las legañas, encontrarás síntomas como estos:

  • Inflamación del ojo.
  • Secreciones purulentas.
  • Enrojecimiento del globo ocular y los párpados.

Muchas conjuntivitis son consecuencia del uso de un mal sustrato, como arena de gato o viruta de madera. Estos materiales liberan gran cantidad de polvo y afectan a los ojos y las vías respiratorias del roedor. Por ello, lo mejor es utilizar heno o  paja en casi todos los casos.

Presencia de cuerpos extraños

Si el hámster no abre los ojos y no porta legañas, es posible que tenga algún cuerpo extraño alojado en el ojo. En ocasiones estos objetos son tan pequeños que no se vislumbran, así que acude al veterinario siempre que tengas la duda. En ningún caso trates de sacar el cuerpo extraño por tu cuenta, ya que es muy peligroso.

Para intentar ver si se le ha metido algo en el ojo a tu hámster, aplica gotas de suero fisiológico en la zona y trata de abrir los párpados con mucho cuidado.

Traumatismos

Si el hámster se ha golpeado el ojo, este se inflamará y no será capaz de abrirlo. En estas ocasiones es probable que observes que un ojo es más saltón que el otro, que lagrimea en exceso o que muestra enrojecimiento. Se trata de una emergencia veterinaria, así que llévalo a la clínica de inmediato.

Heridas

En la misma línea que los traumatismos, las heridas abiertas en los ojos son una emergencia que se debe tratar por un profesional. Suelen verse con facilidad y tras peleas con sus congéneres, sobre todo en el caso de los machos que cohabitan. 

Las heridas y los traumatismos pueden causar un prolapso del globo ocular, una condición muy peligrosa para la salud del hámster.

Entropión

Este problema aparece cuando el párpado se pliega hacia adentro, de forma que el pelo y las pestañas rozan el globo ocular. Es una condición que produce gran dolor en el animal, además de irritación grave y peligro de infección y ceguera.

El entropión es más común entre las razas de hámster sirio y enano. Además, aquellas variedades de pelo rizado o rex son más propensas aún a desarrollar este problema ocular.

Un hámster duerme sobre una manta.

Siempre y cuando conozcas los signos de enfermedad más comunes en hámsteres y seas capaz de manejarlo con soltura, limpiar el ojo de tu hámster será una tarea sencilla. Estos conocimientos, además, te ayudarán a juzgar con mayor exactitud cuándo es el momento de acudir a la clínica: no dudes en empaparte de información sobre la especie y crear una relación sólida con tu animal.

Te podría interesar...
¿Por qué mi hámster escala su jaula?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué mi hámster escala su jaula?

¿Tu hámster escala la jaula y no sabes por qué? Aquí te damos algunas pautas para responder a esta cuestión tan curiosa como molesta.



  • Hugues, B., Torres, M. A., & Navaroli, F. (2007). El Hamster mascota. Principales motivos de consulta medica. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria8(4), 1-6.
  • Frenkel, J. K. (1955). Ocular Lesions in Hamsters: With Chronic Toxoplasma and Besnoitia Infection. American journal of ophthalmology39(2), 203-225.
  • Robinson, R. (1976). Genetic studies of the Syrian hamster. X. Rex. Heredity36(2), 181-184.