Picadura de mantarraya: ¿es mortal?

Ante la picadura de una raya evita poner en la herida cualquier tratamiento casero, pues esto podría propiciar las infecciones. Acude de inmediato con el médico para que realice las revisiones correspondientes.

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 09 febrero, 2022

Las rayas y las mantarrayas pertenecen al grupo de los peces cartilaginosos. Se caracterizan por tener un cuerpo aplanado con forma de rombo que les ayuda a “planear” dentro del agua. A pesar de tener una apariencia poco atemorizante, algunas especies poseen un aguijón venenoso que es capaz de provocar un dolor intenso en las víctimas.

Los accidentes por picadura de una raya o una mantarraya suceden cerca de la costa. Ciertas especies suelen descansar sobre la arena del fondo marítimo, de modo que los bañistas pueden llegar a pisarlas y ocasionar el percance. Aunque es fácil atender estos problemas, esto no significa que no tengan repercusiones. Sigue leyendo este espacio y descubre si las lesiones que provocan estos animales son letales.

¿Las mantarrayas y las rayas son lo mismo?

Es normal escuchar que se utilicen los términos mantarraya y raya como sinónimos. Esto no es del todo incorrecto, pues ambos hacen referencia a las increíbles especies del orden Rajiformes. Sin embargo, ante la perspectiva de la taxonomía existen diferencias irreconciliables que no deben ser pasadas por alto.

La palabra raya puede identificar a cualquier especie dentro del grupo de los Rajiformes, mientras que el término mantarraya solo hace referencia a las especies del género Mobula, también incluido en el taxón. Entre sus diferencias más evidentes se encuentran las siguientes:

  • Apariencia: las mantarrayas se caracterizan por tener sus aletas laterales más alargadas (como si fueran alas), mientras que en las rayas su cuerpo parece una manta homogénea y con forma de rombo.
  • Tamaño: las especies del género Mobula alcanzan una longitud corporal de entre 5 y 7 metros. Por otro lado, la mayoría de los rajiformes no sobrepasan los 2 metros de largo.
  • Dieta: las mantarrayas tienen una boca sin dientes especializada en comer kril, plancton y algunos huevos de pescado por medio de la filtración. No obstante, las rayas exhiben dentaduras aplanadas y se alimentan de moluscos, crustáceos y ciertos peces.
  • Aguijón: las mantarrayas no presentan el aguijón venenoso, de modo que utilizan su gran habilidad para nadar como mecanismo de defensa. Las rayas sí pueden suponer un problema en este ámbito, tal y como veremos a continuación.
  • Habito de natación: las rayas se caracterizan por nadar sobre el lecho oceánico (son animales bentónicos) y esconderse entre el sustrato, mientras que las mantarrayas tienden a bucear cerca de la superficie para obtener su alimento.

¿Las mantarrayas pican?

Como te podrás dar cuenta, las mantarrayas no tienen la capacidad de ocasionar una picadura. Estos animales carecen del aguijón y el veneno para poder lastimar a los bañistas, por lo que les es imposible producir algún tipo de herida. De hecho, tienen un comportamiento tímido y huyen ante cualquier indicio de peligro.

¿Las rayas pican?

Por su parte, las rayas sí son capaces de picar y lastimar de seriedad a las personas. Esto no es solo posible por el veneno que inyectan, sino porque algunas emplean sus largas colas a modo de látigo. Aunque no parezca amenazante, la fuerza con la que impacta esta estructura hace que pueda penetrar profundo en la piel de la víctima.

¿La picadura de la raya es mortal?

La picadura de la raya, a veces mal llamada mantarraya, no suele ser mortal. Sin embargo, es bastante dolorosa y puede llegar a sangrar demasiado según la zona en la que se produzca la lesión. Los síntomas del veneno no son graves, pero el paciente requiere atención médica en todos los casos (sin excepciones).

Las picaduras por rayas tienen una frecuencia global de entre 750 y 2000 casos por año, lo cual depende de la zona y la abundancia de estas especies. Los síntomas más frecuentes son el desvanecimiento, la debilidad muscular, las náuseas y la ansiedad, aunque varían un poco entre cada persona.

La tasa de mortalidad por picadura de mantarraya es extremadamente baja. Por doloroso que resulte, el veneno no se considera letal en humanos.

¿Qué hacer en caso de que te pique una raya?

En caso de que se produzca cualquier picadura por rayas, los primeros auxilios consisten en lavar la herida con un poco de agua salada. Esto ayudará a visibilizar la gravedad de la lesión y se retirará cualquier fragmento restante de la púa del animal. Es probable que el sangrado sea bastante abundante, por lo que se deberá hacer presión en la zona para reducirlo.

La púa de la raya puede quedarse adherida en la piel y propiciar que se infecte la lesión. A pesar de ello, no es recomendable retirarla sin acudir al médico, pues existe el riesgo de que haya dañado un vaso sanguíneo. No importa si la picadura ocasiona una herida pequeña o una grande: de cualquier forma, el paciente necesitará atención médica inmediata.

¿Tengo que preocuparme por la picadura?

La mayoría de los casos se solucionan con curaciones sencillas y tratamientos paliativos. Claro está, siempre que la picadura no haya ocasionado daños severos y se haya recibido la atención médica adecuada. Algunas personas afectadas podrían incluso necesitar cirugía para remediar el daño de la herida, pero todo depende de la situación.

Recuerda que las lesiones pueden llegar a infectarse y complicar el pronóstico de recuperación. Por ello es tan importante contar con el seguimiento de un médico, pues solo los profesionales en salud son capaces de evaluar la evolución de la lesión. Aunque tu vida no suele correr riesgo por la picadura de la raya o “mantarraya”, ten por seguro que no será una experiencia nada agradable.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Más de 300 especies de tiburones y mantas raya en peligro de extinción

La IUCN ha calculado recientemente mediante censos que más de 300 especies de tiburones y rayas se encuentran en peligro de extinción.



  • Nogué, S., Sanz-Gallén, P., Garrido, M., & Gili, J. M. (2001). Lesiones por picadura o contacto con los animales de nuestro litoral marítimo. Med Integral, 38, 140-148.
  • Franco, H., Posso Zapata, C., & Cardenas, Y. A. (2009). Necrosis cutánea severa por picadura de raya en el miembro inferior: presentación de un caso y revisión de la literatura. Cirugía Plástica Ibero-Latinoamericana, 35(4), 327-331.
  • dos Santos Ferreira, P. R. R., & Diaz, R. Caracteristicas de las lesiones por rayas de agua dulce (Potamotrygon sp.) en la Isla-de-Marajó, Pará, Brazil (2017). Revista Eletrônica Acervo Saúde/Electronic Journal Collection Health| ISSN, 2178, 2091.
  • Field-Cortázares, J., & Calderón-Campos, R. (2009). Picadura por Mantarraya. Boletín Clínico Hospital Infantil del Estado de Sonora, 26(1), 33-37.