Las picaduras marinas, tipos y efectos

21 enero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
Las picaduras marinas pueden ser muy molestas en cuanto a picor, pero algunas de ellas pueden ser especialmente tóxicas, por lo que lo más recomendable es recibir atención sanitaria

Hay pocas cosas tan relajantes como un buen baño de mar en un día de playa. No obstante, siempre debemos tomar las debidas precauciones para evitar las mordeduras y picaduras marinas, que pueden generar inflamaciones y otros daños a nuestra piel.

Tipos de picaduras marinas y recomendaciones

Por lo general, asociamos las quemaduras o picaduras marinas a las medusas que suelen abundar cuando las aguas se tornan más cálidas. Sin embargo, hay muchos animales marinos que pueden provocar mordeduras o picaduras para defenderse, al sentir que su territorio es invadido.

Por esta razón, podemos afirmar que existen diversos tipos de picaduras marinas que generan diferentes efectos en la piel y el organismo de los seres humanos. A continuación, resumimos los animales marinos que suelen afectar con más frecuencia a las personas:

Medusas

Lógicamente, las medusas –en la foto que encabeza este artículo– suelen ser las más frecuentes protagonistas de las picaduras marinas. Al sufrir una quemadura de medusa o aguaviva no se debe frotar o rascar la región, aunque pueda surgir picor. Al frotar la región afectada, puede producirse una reacción aún más intensa.

En caso de que haya un puesto de socorrista en el entorno, lo ideal es acudir inmediatamente a él o a servicios de urgencias cercanos. Se debe lavar rápidamente la herida o quemadura resultante con agua marina, no con agua dulce. También se pueden aplicar compresas frías con cubitos de agua salada, preferentemente marina.

A continuación, se debe acudir a un centro de salud más próximo, ya que el tratamiento adecuado suele variar según la especie de medusa que ha ocasionado la picadura.

Para evitar sus picaduras, no hay que bañarse en las zonas con carteles de advertencia de medusas u otros animales marinos potencialmente venenosos. Además, hay que salir inmediatamente del agua al identificar la presencia de aguavivas.

Erizos de mar

Aunque no sean tan frecuentes, las ‘picaduras’ de erizos de mar resultan bastante molestas y peligrosas. Para evitarlas, no debemos tocar a un animal desconocido o invadir su territorio de forma brusca.

Cómo tratar picadura de erizo de mar

En caso de que no haya un puesto socorrista en las proximidades, será necesario retirar cuidadosamente las espinas con una pinza. Jamás se recomienda utilizar los dientes o las manos para extraer espinas o púas.

Después, se emplea vinagre como un antiséptico y para ayudar a disolver cualquier residuo o resto de espina de la herida. Luego se debe buscar atención especializada para establecer un tratamiento adecuado.

Rayas

Las rayas son animales muy tranquilos y calmados que solo atacan en casos extremos, al sentirse amenazadas. No obstante, sus picaduras resultan muy peligrosas, ya que existen especies que contienen venenos muy poderosos.

Picaduras marinas por manta

Por ello, lo mejor que podemos hacer para prevenirlas es evitar bañarnos en zonas donde abunden estos animales, así como no tocarlos. En caso de sufrir una picadura de raya y no haber un centro sanitario próximo, se recomienda quitar las púas con una pinza.

Por último, se debe sumergir la región afectada en agua caliente de 30 a 60 minutos (con la debida precaución para no quemarse). Entonces, será necesario buscar atención especializada en los centros de salud o puestos socorristas.

Anémonas

La gran mayoría de las anémonas de mar resultan inofensivas para los seres humanos. Pero algunas especies provocan picaduras realmente dolorosas, además de contener una toxina poderosa que puede conllevar inclusive a problemas respiratorios.

Anémona marina: características

Si se detecta presencia de aguijones o tentáculos, se recomienda quitarlos con una pinza cuidadosamente. En seguida se debe limpiar la región con agua de mar, no dulce.

También se recomienda sumergir la zona afectada en agua caliente de 10 a 20 minutos. Luego, lo ideal es buscar un centro sanitario para recibir atención especializada.

Serpiente marina

La serpiente marina es una especie compleja. Aunque parece muy pacífica y nada dañina, en la práctica su veneno es muy peligroso; incluso puede tener más riesgo su picadura que la de otro tipo de serpientes.

Serpiente marina de cabeza negra

Síntomas asociados a las picaduras marinas

Aunque puedan tener diferentes agentes o causantes, las picaduras marinas suelen presentan algunos síntomas en común, tales como:

  • Quemaduras en la piel
  • Nauseas
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Diarrea
  • Calambres
  • Dificultad para respirar o alteraciones en el ritmo cardiorespiratorio
  • Dolor en las axilas o en la ingle
  • Parálisis
  • Sudoración excesiva
  • Desmayos
  • Debilidad
  • Mareos

En casos más extremos, una picadura o mordedura marina podría conducir a una muerte repentina. Por esta razón, al identificar cualquier síntoma o desconfiar de una picadura es esencial acudir inmediatamente a un hospital o centro de salud. La automedicación jamás es recomendable.