Pez guitarra: hábitat y características

El pez guitarra es un animal que destaca por su forma aplanada y esqueleto cartilaginoso, entre otras muchas cosas. Te contamos algunas de sus particularidades.
Pez guitarra: hábitat y características
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 23 junio, 2021.

Última actualización: 23 junio, 2021

El término “pez guitarra”, también conocido como fiddler ray Banjo shark en inglés, engloba un gran número de especies divididas en 3 familias: Platyrhinidae, Rhinobatidae y Rhynchobatidae. Con fines divulgativos, nosotros vamos a centrarnos en los integrantes del grupo Rhinobatidae, pues por sí solos ya son unas 48 especies distintas.

Los peces guitarra habitan en diversos mares y océanos del globo, generalmente en aguas poco profundas y de zonas climáticas tropicales o templadas. Estos familiares de tiburones y rayas son muy poco conocidos en la sociedad general, pero algunos se encuentran en peligro y necesitan nuestra ayuda. Si quieres saber más sobre ellos, sigue leyendo.

Hábitat del pez guitarra

Antes de centrarnos en la distribución geográfica de estas especies, vemos de interés revisar la posición filogenética de la familia Rhinobatidae. Los peces guitarra en el fondo no son “peces” al uso, sino que pertenecen al superorden Batoidea, es decir, que comparten taxón con las rayas y familiares inmediatos.

Dicho de otro modo, los peces guitarra son rayas, aunque no lo parezcan a primera vista por sus formas alargadas. Como tales, presentan un esqueleto cartilaginoso, suelen vivir en los fondos de aguas superficiales y guardan estrecho parentesco con los tiburones.

En general, los peces guitarra se encuentran en aguas templadas y tropicales de los mares del mundo, aunque cada especie tiene su rango de distribución propio. Por ejemplo, Rhinobatos productus se encuentra en la costa suroeste de América del Norte, México y el golfo de California, mientras que Rhinobatos annandalei habita las aguas de India, Pakistán y Sri Lanka.

La familia Rhinobatidae engloba a unas 48 especies distintas en 5 géneros. 8 especies de 4 géneros son nativas de aguas australianas.

Un pez guitarra en el fondo de la arena.

Características físicas

Todos los batoideos son peces cartilaginosos, es decir, que poseen un esqueleto más suave que el del resto de peces vertebrados actinopterigios. En el caso del pez guitarra, su forma cae “entre medias” de un tiburón y una raya. La cola es muy similar a la de algunas especies de escualos de los fondos marinos, mientras que el cuerpo aplanado recuerda al de una raya.

De todas formas, muchas especies dentro de la familia Rhinobatidae presentan una forma cefálica triangular, como se de un bajo o una guitarra viviente se tratasen. Se pueden diferenciar de las rayas gracias a estas formas más “puntiagudas”, entre otras muchas cosas. Su tamaño general ronda los 120-140 centímetros, aunque algunas especies llegan a los 3 metros de longitud.

Las aletas pectorales de estos peces cartilaginosos son muy anchas, mientras que la superficie dorsal se muestra suave, exceptuando las punteaduras que rodean los ojos y la cola. La cola es gruesa y tiene una aleta caudal muy marcada, rasgo compartido con otros animales bentónicos. Por otro lado, sus colores suelen ser olivas y amarillentos, para mimetizarse con la arena.

Cada especie presenta rasgos propios. Aun así, su patrón corporal general es aplanado y casi todas las especies presentan un morro puntiagudo en forma de flecha.

Comportamiento del pez guitarra

En general, los peces guitarra son solitarios, exceptuando las épocas en las que se generan agregaciones reproductoras. No son territoriales y pasan la mayor parte del tiempo enterrados en la arena, con la que se confunden gracias a sus colores crípticos.

Cada tipo de pez guitarra presenta rasgos particulares, pero nos llama especialmente la atención Rhinobatos productus, la especie “tipo” más conocida. Este vertebrado presenta un sistema visual más avanzado que el de otros elasmobranquios, pues presenta múltiples proyecciones que se conectan con el cerebro.

Además, en su morro presenta unos órganos especiales, las ampollas de Lorenzini, unos electrorreceptores que son capaces de detectar las descargas eléctricas del entorno. Así, los peces guitarra pueden encontrar a sus presas enterradas bajo la arena, solo por la actividad eléctrica que producen de forma involuntaria.

Alimentación del pez guitarra

Los peces guitarra se alimentan habitualmente por la noche. Sus presas favoritas son pequeños invertebrados, como gusanos poliquetos habitantes de la arena, crustáceos, moluscos y peces de porte muy reducido. Como hemos dicho, estos animales “husmean” entre la arena y las rocas hasta encontrar a sus presas, gracias a sus agudos sentidos.

Curiosamente, un estudio publicado en la revista Marine and Freshwater Research ha descubierto que estos animales modulan sus conductas alimentarias con base en su metabolismo. Parece ser que los peces guitarra se alimentan en aguas más calientes, mientras que descansan en zonas frías o templadas. Así, reducen su tasa metabólica cuando no están activos.

Reproducción del pez guitarra

Los peces guitarra son animales ovovivíparos. Esto quiere decir que la fecundación del óvulo es interna y la cría se desarrolla dentro de la madre, pero revestida por un huevo. Cuando está preparada para nacer, la hembra la eyecta al exterior. Este es un paso intermedio entre la estrategia ovípara (huevos) y la vivípara (placenta).

De nuevo, fijamos nuestra atención en la especie Rhinobatos productus para describir los patrones reproductivos de los peces guitarra, ya que es una de las más estudiadas. En este caso concreto, los ejemplares adultos se reproducen una vez al año y su estrategia es monógama. Para el acto reproductivo, el pez guitarra prefiere aguas muy poco profundas.

Machos y hembras alcanzan la madurez sexual a los 8 y 7 años, de forma respectiva. Las cópulas se producen en pleno verano en bahías y estuarios y la gestación de las hembras dura de 9 a 12 meses. Una vez están preparadas para salir al exterior, tiene lugar un parto de 6 a 28 crías, que ya presentan una longitud inicial de unos 20 centímetros.

La cabeza de un pez guitarra.

Estado de conservación y relación con el humano

La situación de los peces guitarra es muy diferente según la especie que consultemos. Por ejemplo, Acroteriobatus annulatus se encuentra en peligro, en la categoría “Vulnerable (VU)” postulada por la IUCN. Mientras tanto, Rhinobatos productus está en el grupo de los “Casi amenazados (NT)” y Rhinobatos rhinobatos se encuentra “En peligro crítico (CR)”.

En general, el estado de conservación de los peces guitarra es preocupante, ya que caen por error en las redes durante las pescas de arrastre. Su carne se puede salar y vender, pero su importancia económica no justifica los declives poblacionales tan pronunciados de algunas especies. Esto quiere decir que la mayoría de ejemplares mueren atrapados por error.

Por desgracia, muchas de estas especies en peligro no cuentan con programas de conservación loables. Debido a sus largos tiempos de gestación y el tiempo que tardan en madurar sexualmente, es necesario proteger a los ejemplares adultos a toda costa. Estos peces son el claro ejemplo de la falta de atención por parte de las instituciones gubernamentales hacia las especies menos “llamativas”.

It might interest you...
Tiburón ángel: hábitat y características
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Tiburón ángel: hábitat y características

El tiburón ángel está en peligro crítico de extinción por la acción humana en el Mediterráneo. Es nocturno y puebla los fondos marinos.



  • Payán, L. F., Navia, A. F., Rubio, E. A., & Mejía-Falla, P. A. (2011). Biología de la raya guitarra Rhinobatos leucorhynchus (Günther, 1867)(Rajiformes: Rhinobatidae) en el Pacífico colombiano. Latin american journal of aquatic research, 39(2), 286-296.
  • Hermoso, F. S., & Garayzar, C. V. (1999). Abundancia relativa de la guitarra rhinobatos productus (Ayres, 1856)(Pises: Rhinobatidae) en Bahía Almejas, Baja California Sur, de 1991 a 1995. Ciencias Marinas, 25(3), 401-422.
  • Castello, J. P. (1971). Contribución al conocimiento sistemático y biológico de Zapteryx brevirostris (Müller y Henle, 1841) de la costa atlántica marplatense (Chondrichthyes, Rhinobatidae).[Contribution to the systematic and biological knowledge of Zapteryx brevirostris (Müller and Henle, 1841) from the Atlantic coast off Mar del Plata (Chondrichthyes, Rhinobatidae)]. Physis, 30(80), 619-629.
  • Collin, S. P. (1988). The retina of the shovel-nosed ray, Rhinobatos batillum (Rhinobatidae): morphology and quantitative analysis of the ganglion, amacrine and bipolar cell populations. Experimental biology, 47(4), 195-207.
  • Polo Silva, C. J., & Grijalba Bendeck, M. (2008). Espectro trófico de la raya guitarra Rhinobatos percellens (Walbaum, 1792)(Elasmobranchii: Rhinobatidae) en Santa Marta, Caribe, Colombia.