Pez dorado: características, alimentación y cuidados

Francisco María García · 6 octubre, 2018
El pez dorado es una popular mascota por su atractivo color y por lo sencillos que son sus cuidados, los cuales, si se respetan, permitirán que el animal viva muchos años

Los peces en general constituyen una de las mejores opciones para que los niños tengan sus primeras mascotas. Con ellos aprenderán a cuidar y disfrutar de la compañía de otro ser vivo, así como también a tomar en serio la responsabilidad que implica tener una mascota.

El pez dorado en concreto es uno de los peces más populares en este sentido. Por ello, es importante conocer cuáles son sus características y los cuidados que necesita.

Origen del pez dorado

El pez dorado, perteneciente a la familia Cyprinidae, es también conocido como carpín dorado, y se trata de uno de los peces más populares en los acuarios de todo el mundo. No en vano es una de las especies más capturadas para pasar el resto de su vida en cautiverio.

El origen de este pez se remonta a China, donde no solo fueron criados para el consumo humano, sino también para ser domesticados. Actualmente son integrantes de muchos acuarios.

En la antigua China era muy común la captura de estos peces para su crianza en cautiverio. Desde entonces, tomó fuerza la creación de tanques y, en el momento de la reproducción, se cruzaban diversas especies. En este caso, la mutación más común que se logró fue la coloración dorada, que destaca entre las algas.

Peces de agua fría: ejemplos

Características de los peces dorados

Tamaño y color

El tamaño del pez dorado puede variar considerablemente de una especie a otra. En este aspecto, algunas especies pueden llegar a medir 10, 60 o hasta 90 centímetros de longitud.

Por otra parte, con respecto al color, los más comunes tienen coloraciones amarillas y naranjas muy brillantes, de ahí el nombre del pez. En algunos casos pueden tener pequeñas manchas de color blanco.

Expectativa de vida

La expectativa de vida de los peces dorados es bastante alta; pueden llegar a vivir entre 15 y 40 años aproximadamente. Cabe destacar que dicha expectativa de vida es igual tanto en libertad como en cautiverio, siempre y cuando la persona le proporcione todos los cuidados necesarios.

Peso

El peso es otro de los aspectos que varía considerablemente de acuerdo a la especie. En estos casos, el pez dorado más pequeño pesa alrededor de 0,3 kilos y el más grande 30. El cautiverio influye bastante con respecto al peso, ya que el pez no tendrá tanto espacio para crecer y desarrollarse como en libertad.

Comportamiento

El comportamiento del pez dorado es uno de los aspectos que lo ha convertido en una de las mascotas favoritas de millones de personas alrededor del mundo. Es tranquilo y convive muy bien con otras especies. Otra característica interesante es que este pez crea colonias de hasta siete peces de su misma especie, por lo que se recomienda adquirir varios peces dorados.

Alimentación del pez dorado

En su hábitat natural el pez dorado se alimenta de algas marinas, larvas, plancton, lombrices e inclusive pequeños huevos de otras especies. Sin embargo, en cautiverio, especialmente en grandes acuarios, suelen ser alimentados con larvas y vegetales secos.

Vejiga natatoria en peces: síntomas

Si el pez se encuentra en casa, también puede ser alimentado con lo anteriormente descrito u con otro complemento indicado por la tienda de animales. La combinación de nutrientes vegetales y animales es fundamental para el óptimo desarrollo de esta especie.

Un aspecto importante a tener en consideración es que el pez debe ser alimentado tres veces al día con muy pequeñas cantidades. La razón para ello radica en que los mismos solo comen el alimento durante los primeros dos o tres minutos y el resto lo desechan.

Cuidados

Para que el pez dorado tenga una vida longeva es necesario proveerle de todos los cuidados que requiere. En este sentido, se debe tener en cuenta aspectos como el tamaño de la pecera, los accesorios, la limpieza y demás.

Los peces dorados necesitan de espacio suficiente para nadar constantemente. Por ello, es recomendable adquirir una pecera de no menos de 100 litros. Esta debe ser decorada con piedras pequeñas y arena gruesa.

En lo que respecta a las plantas del acuario, esta no debe interferir con la libre circulación de los peces. La temperatura del agua también es otro aspecto importante para evitar que los peces se enfermen, por lo que deberá estar entre los 15 y 22 grados.

El pez dorado es una mascota que no requiere grandes inversiones de dinero y de muy fácil mantenimiento. Con los cuidados necesarios en cuanto a hábitat y alimentación es posible que se desarrollen y vivan por muchos años con un excelente nivel de salud.