¿Por qué los perros ven las puertas invisibles?

11 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
¿Crees que los perros ven las puertas invisibles o que la razón por la que a veces se bloquean tiene una explicación más científica?

Es muy probable que hayas visto algún vídeo de perros que ven las puertas invisibles. En los vídeos suele verse un perro tras una puerta abierta, pero este es incapaz de traspasarla; es como si siguiera viendo una puerta cerrada que le impidiese el paso.

En la mayoría de los casos no es hasta que el tutor desaparece de la escena, o bien llama desde otro punto a su mascota, para que el perro sea capaz de cruzar.

Al observar las grabaciones, cualquiera podría pensar que el perro ve algo que nosotros no vemos. Cierto es que la capacidad de visión y el rango de luz que perciben los perros es diferente al ser humano. Entonces, ¿los perros ven las puertas invisibles realmente?

El principio de solidez

El principio de solidez hace referencia a la capacidad que puede tener un organismo para predecir las trayectorias de los objetos en movimiento e, incluso, si los objetos desaparecen, saber por dónde van a reaparecer.

Según los estudios, los perros poseen este principio, por lo que podría ser una de las razones por las que los perros ven las puertas invisibles. El perro se bloquea ante el umbral de una puerta abierta porque sabe que, en ocasiones, está cerrada o podría cerrarse mientras cruza. 

Atención de los perros hacia el ser humano

Gran parte de la domesticación del perro ha consistido en la integración dentro de las sociedades humanas. Esto tiene fuertes implicaciones en la expresión de ciertas actitudes de los canes hacia las personas, como es la atención que los perros nos muestran.

Atención de los perros hacia el ser humano

Cuando los perros ven las puertas invisibles y quedan bloqueados, en la mayoría de los casos solo están esperando una señal de su tutor para pasar. Las puertas, paredes, muros… muestran límites que los humanos respetan y, debido a la imitación automática, los canes hacen los mismo.

Al igual que los seres humanos, los perros entienden que los territorios están establecidos por límites, ya sea a través de olores u objetos.

Relación entre autoestima y que los perros vean las puertas invisibles

Los perros miedosos, que manejan mal ciertas situaciones donde deben decidir qué hacer, pueden tener más dificultad ante los momentos donde deben superar ciertos límites, como son las puertas invisibles. Estos perros necesitan de forma constante el apoyo de su tutor. 

Perro asomándose por la puerta

Cuando un can queda bloqueado ante una puerta, en su cuerpo están aumentando los niveles de estrés. Esto no es sano para el perro, mucho menos si no es capaz de salir de este estado y queda congelado en el mismo punto.

Es nuestra responsabilidad ayudar a nuestra mascota a salir de esa situación, siempre a través del refuerzo positivo. Aunque veamos constantemente vídeos de este tipo, es un momento muy desagradable y negativo para el perro.

Para mejorar esta situación, debemos aumentar la autoestima del perro. Esto se consigue mediante el trabajo de olfato: poner pequeñas pruebas al perro, como colocar premios en sitios de difícil acceso y que el can deba pensar cómo conseguirlo. Al principio, estas pruebas deben ser muy fáciles para que el perro tome confianza en sí mismo e ir aumentando la dificultad.

  • Call, J., Bräuer, J., Kaminski, J., & Tomasello, M. (2003). Domestic dogs (Canis familiaris) are sensitive to the attentional state of humans. Journal of comparative psychology, 117(3), 257.
  • Kundey, S. M., De Los Reyes, A., Taglang, C., Baruch, A., & German, R. (2010). Domesticated dogs’(Canis familiaris) use of the solidity principle. Animal Cognition, 13(3), 497-505.
  • Mongillo, P., Bono, G., Regolin, L., & Marinelli, L. (2010). Selective attention to humans in companion dogs, Canis familiaris. Animal Behaviour, 80(6), 1057-1063.
  • Range, F., Huber, L., & Heyes, C. (2010). Automatic imitation in dogs. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 278(1703), 211-217.