Perros en coches biplaza, legislación

Los dueños de deportivos de dos asientos pueden llevar a su mascota 'de copiloto', siempre y cuando respeten una premisa fundamental que marca el artículo 18 del Código de Circulación español...

Llevar a nuestro perro en el coche –sea el vehículo que sea y sea el perro que sea– requiere seguir una serie de normas y cumplir determinadas leyes para evitar multas y, sobretodo, para velar por el bien del animal. Hoy te hablamos de la legislación de perros en coches biplaza. Tengas un automóvil biplaza o no, esta información te interesa.

Cuando se trata de un coche normal, no hay problema. Todos sabemos, como bien te contamos en un anterior artículo, que existen los cinturones de seguridad con arnés y los transportines. Sea cual sea el método que elijas, el perro debe ir en el asiento de atrás.

No obstante, si el animal es muy grande deberá ir en un transportín de su tamaño en el maletero de manera transversal. ¿Y si el coche no tiene asientos traseros? Veamos qué marca la ley.

Qué dice la ley sobre los perros en coches biplaza

Este tema siempre ha sido muy debatido y muy buscado por aquellos que tienen un biplaza como único vehículo. Lo cierto es que al parecer existe un vacío legal para este tipo de coche, ya que el Código de Circulación en el artículo 18 dice textualmente lo siguiente:

“El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.”

Perro en el asiento delantero del coche

Por tanto, parece responsabilidad del dueño del perro y del coche encargarse de que el animal no se interponga en la conducción. En el caso de los vehículos de cinco plazas, esto se hace con un transportín o un cinturón-arnés de seguridad en la parte trasera

Cómo llevar a los perros en coches biplaza

Esta regla se puede aplicar también en los coches biplaza. No obstante, si el perro no cabe en la parte de delante en un transportín y decides poner un arnés, el cual tendrás que enganchar al cinturón de seguridad, debes reducir la longitud de este pasando la correa por detrás del asiento. 

De este modo, el animal no tendrá la libertad suficiente para molestarte mientras conduces o para tocar algo que no deba, como por ejemplo el cambio de marchas.

Perro en el asiento del copiloto

Otra opción –que no recomendamos– en un automóvil biplaza es usar un transportín y ponerlo en el maletero, aunque no son muchos los que se deciden por este sistema, pues piensan que es una forma de maltrato animal.

Y realmente es así, ya que un animal no es un objeto que podamos transportar en el maletero, sino un ser vivo que necesita aire para respirar y vivir. Algo que no tendrá en ese habitáculo del coche.

Usa el sentido común

No existe una ley única que indique cómo llevar a los perros en coches biplaza, así que debes usar la imaginación y el sentido común para preservar la vida de tu mascota y evitar las multas. Si el perro va debidamente atado, y no interfiere en la conducción, no deberías tener ningún problema con las multas.

Sin embargo, recuerda que tu prioridad debe ser cuidar de tu mascota y hacer todo lo posible por salvarla en caso de accidente. Asegúrate de que el arnés no tiene demasiada holgura como para que saliera disparado, pero tampoco tan poca como que no pueda respirar. Como hemos dicho, usa tu sentido común.

Te puede gustar