Viajar con transportín

Virginia Duque Mirón · 21 diciembre, 2017
A veces, es de obligado cumplimiento que un perro viaje en transportín, como en el tren o en el avión, pero debemos ser cautos a la hora de elegirlo porque no solo la comodidad de tu mascota está en juego, sino también su seguridad

La mayoría de países prohíbe que los animales viajen sueltos en el coche. Por ello, se inventó el trasnportín, un objeto muy útil que nos permite viajar con nuestra mascota de forma legal, y lo más importante, de forma más segura. Pero, ¿cómo elegir un transportín adecuado y por qué es este necesario? ¡Te lo contamos!

Lo que debes tener en cuenta al viajar con transportín

Que sea seguro

El mejor transportín sin duda, será aquel que mantenga segura a nuestra mascota y, que en caso de accidente, pudiera salvarle la vida. Hay algunos rígidos o acolchados que podrían jugar un papel importante en caso de que sucediera un imprevisto.

Perro en un transportín dentro de un coche

Obviamente, comprar un objeto de este tipo no asegura que tu mascota salga ileso de cualquier accidente, pero sí que puede ser de mucha ayuda a la hora de conservarlo con vida. Menos da una piedra…

Que se adapte a su tamaño

Por norma general, a los perros no les gusta viajar en coche. Es posible que el tuyo sea de esos que se esconden en cuanto escuchan el motor. Por ello, es importante que el tamaño del transportín vaya de acuerdo a su tamaño.

El animal debe poder darse la vuelta dentro de él con la puerta cerrada. De este modo, si el animal no puede aguantar y se orina dentro, podría ponerse a un lado evitando mancharse hasta que tú puedas parar y limpiar la zona. Pero lo más importante es que debe ir cómodo, y es que también tendrá que poder tumbarse entero.

Debe ser cómodo

No solo el tamaño hará que el transportín sea cómodo para el animal, sino también el material y el acondicionamiento del habitáculo. Hay muchos tipos en el mercado, y algunos son más económicos, pero, pregúntate: ¿será cómodo para mi mascota?

Por ejemplo, un transportín de plástico duro o en el que sobresalgan en su interior algunas piezas de metal, podría ser frío y muy incómodo para el animal. Escoge uno que esté bien terminado en su interior y en el que puedas añadir una manta o especie de colchoneta para que tu perro esté a gusto.

Transporte publico mascotas

Por ejemplo, para los perros de pequeño tamaño son muy recomendables las bolsas, ya que están acolchadas, caben perfectamente y su flexibilidad les permite movimiento. Escoge el que creas que es más adepto para tu animal.

Consejos antes de viajar con tu mascota en transportín

Antes de hacer un viaje con tu animal debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • No le des de comer. Si le alimentas justo antes del viaje o durante este podrías estar en problemas ya que el animal quizás vomite en cuanto pases una curva. También podría tener ganas de hacer sus necesidades varias veces y esto postergaría tu llegada. Deja que pasen algunas horas entre la última comida del animal y el viaje.
  • Lleva agua. El agua es imprescindible para un animal. Sea que viajes en invierno o en verano, tanto la calefacción como el aire acondicionado podría deshidratar a tu mascota. Dale agua de vez en cuando y haz paradas en las que pueda ‘soltarla’.
  • Nunca lo pongas en el maletero. Quizá creas que es una tontería decir esto, pero no han sido pocos los que han puesto a su mascota dentro de un transportín en el maletero. Esto no es recomendable, a no ser, como excepción, que el animal sea demasiado grande. En ese caso, es mejor ponerlo en el maletero pero de manera transversal.

En caso de que sea grande, también se puede optar por ponerle un arnés de doble protección y una rejilla que separe la parte de atrás de la de delante.

Sigue estos consejos que te dan RACE y la DGT por tu seguridad, la de tu familia y la de tu mascota.