¿Por qué mi perro no se deja tocar?

Si tu perro no se deja tocar por extraños, es necesario que le ayudes a socializar mejor. No obstante, nunca le prives de su derecho a retirarse de una situación que le resulta estresante.
¿Por qué mi perro no se deja tocar?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 29 septiembre, 2021.

Última actualización: 29 septiembre, 2021

Todos hemos visto un cachorro monísimo por la calle y hemos querido estrujarlo entre nuestros brazos. Sin embargo, muchas veces el perro no se deja tocar, y no es de extrañar. ¿Qué pensarías si un desconocido mucho más grande que tú te agarra o te toca sin permiso?

Aunque lo ideal es que tu can pueda socializar con cualquiera de forma positiva, tampoco es de recibo que se vea forzado a que los desconocidos le toquen o invadan su espacio personal. Aquí te contamos la mejor forma de proceder en estas situaciones.

¿Por qué los extraños no deben tocar tu perro?

Los perros, en especial cuando son cachorros, suelen acercarse a la gente para saludar y pedir atención. El problema es que no todas las veces que se aproximan a un humano que no conocen lo hacen para socializar: por ejemplo, a veces quieren inspeccionarlo por curiosidad sin más pretensiones.

Es difícil distinguir entre estos 2 momentos, pero tampoco es realmente necesario. Lo que sí es útil es pensar que, quiera o no el perro que lo toquen, siempre intentará identificar al extraño antes de decidirlo. Por eso, cualquiera que interaccione con tu can deberá presentarse primero sin contacto físico (como es lógico).

El lenguaje corporal en perros es muy claro.

Todo esto nos lleva a la siguiente cuestión: no debes dejar que los extraños toquen a tu perro, al menos no cuando lo acaban de conocer. Por muy dócil y cariñoso que sea el cánido, su respuesta sigue siendo impredecible si se siente atacado y podría haber un accidente.

Dejando a un lado cuán sociable sea un perro, hay ciertos factores que convierten la interacción con extraños en un evento estresante. Algunos de estos condicionantes son los siguientes:

  • El perro no sabe socializar correctamente: si este es el caso de tu can, es muy posible que no sea capaz de leer las señales comportamentales de los demás adecuadamente. También hay perros que no reaccionan de forma adecuada a los estímulos sociales (aunque los entiendan).
  • El cánido ha tenido una mala experiencia con extraños: desgraciadamente, los casos de maltrato animal son numerosos y graves en la actualidad. Es habitual que los perros marcados por un trauma de su pasado rehúyan el contacto o solo lo toleren con su tutor.
  • El extraño no respeta al perro: puede ser por negligencia o por falta de conocimientos, pero el caso es que el perro da señales de que no quiere que le toquen si el humano insiste.
  • Condicionamiento por parte del tutor: algunas personas tienden a ser sobreprotectoras con sus perros y no les dejan interactuar con casi nadie. Los canes son receptivos a las señales negativas que muestra su humano y acaban por aprender que es malo que alguien extraño se acerque.

Posibles problemas con dejar que extraños acaricien a tu perro

Lo mejor que puede pasar es que el perro se aleje de la persona y se acabe la interacción. Los problemas vienen cuando el animal no puede escapar, pues aquí aumenta el riesgo de accidentes como agresiones o fugas. Además, estos momentos son una fuente de estrés y ansiedad para el can, emociones que pueden cronificarse en un trastorno mental si no se gestionan bien.

Es importante saber leer las señales que da el perro cuando no se siente a gusto con la interacción. Algunos signos de ansiedad y estrés son los siguientes:

  • Retroceder.
  • Quedarse paralizado.
  • Hacer señales de calma: lamerse rápidamente el hocico, bostezar o apartar la cara son algunas de ellas.
  • Ojos desorbitados, pelo erizado, orejas volteadas hacia atrás u otros signos físicos de tensión.
  • Gruñidos o ladridos.
  • En los peores casos, mordiscos de marcaje o agresiones.

¿Cómo deben tocar los extraños a mi perro?

Lo primero de todo es informar al extraño del estilo de interacción de tu perro. Nadie tiene por qué entender el lenguaje canino, por lo que es tu responsabilidad indicarle al resto de humanos cómo proceder y pedir que paren si no respetan lo que el animal necesita.

La mejor forma de actuar con un perro que no se deja tocar es dejar que sea él quien marque el ritmo. La persona debe colocarse a un lado del can y mostrarle el puño cerrado para que lo olfatee. No se le debe mirar a los ojos ni hacer gestos bruscos: hay que permanecer quieto hasta que el cánido haya terminado de identificar el olor personal del extraño.

Después, si quiere establecer contacto, será el animal el que dé muestras de ello: mover la cola, pegar el lomo a la persona o dar un lametazo, por ejemplo. Por el contrario, si el lenguaje corporal del perro indica rechazo, comunícaselo a la otra persona y pon fin a la situación.

Una perra agresiva con sus cachorros.

¿Qué hacer si mi perro sigue sin dejarse tocar?

Si tu perro no se deja tocar nunca y observas que la socialización con extraños es un problema para él, debes intentar solucionarlo. Un buen plan es acudir a personas cercanas a ti y que conozcan a tu can para, progresivamente, ayudarle a asociar el contacto físico con cosas positivas. Podéis serviros de golosinas, elogios y juegos.

No obstante, la última recomendación es siempre la más importante: en caso de problemas graves, acude a un profesional del comportamiento canino. Cada perro es un mundo y se debe hacer un plan personalizado para cada uno de ellos, por lo que puede que las recomendaciones generales de este artículo no sirvan para tu caso concreto.

Te podría interesar...
¿Por qué tu perro se revuelca en heces?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué tu perro se revuelca en heces?

Son múltiples las razones por las que tu perro se revuelca en heces. Identificar la causa precisa permite darle una solución efectiva.