Cómo socializar a tu cachorro para que tenga un buen comportamiento

Eva Maria · 22 diciembre, 2018
Durante las primeras semanas, los cachorros pasan por un período crítico de desarrollo; socializar a tu cachorro es el primer paso para que tu perro se porte bien

Socializar a tu cachorro es la clave para tener un perro feliz, seguro y bien adaptado. Cuando un cachorro se expone a nuevas personas, lugares y situaciones de manera positiva durante el período de socialización, es muy probable que esté tranquilo y que acepte  estas situaciones cuando vuelva a experimentarlas más adelante.

El mejor momento de aprendizaje en la vida de un perro empiezan a las 7-8 semanas y dura hasta que cumple 16 semanas. No obstante, a las tres semanas de edad los cachorros pueden comenzar a acercarse a una persona que los observa pasivamente. Este primer periodo puede prolongarse hasta los 4-5 meses de edad.

Durante este periodo, los cachorros se pueden ver expuestos a una gran variedad de imágenes, sonidos, olores y sensaciones sin asustarse. Es posible que los cachorros que se pierden estas experiencias nunca aprendan a sentirse cómodos con cosas desconocidas, lo que allana el camino para la ansiedad, el miedo y la agresión más adelante en la vida. No obstante, todavía se puede socializar a un perro cuando se ha pasado este periodo.

Qué es la socialización y por qué es tan importante

La socialización significa aprender a ser parte de la sociedad. Cuando hablamos de socializar cachorros significa que tenemos que ayudarles a aprender a sentirse cómodos  dentro de la sociedad humana, una sociedad que incluye muchos tipos diferentes de personas, entornos, edificios, vistas, ruidos, olores, animales y otros perros.

El cachorro debe conocer e interactuar con tantos tipos de personas, animales y entornos como sea posible. Con la socialización ayudamos al cachorro a aclimatarse a todo tipo de vistas, sonidos y olores de una manera positiva. La socialización adecuada puede evitar, por ejemplo, que un perro siempre tenga miedo de los niños, o que le asuste montar en un coche.

Qué es la socialización en un perro

El cachorro debe experimentar muchas vistas y sonidos, y aprender que no hay nada que temer. Cuando alcanza aproximadamente los cuatro meses de edad, el cachorro debe poder aceptar que le acaricien los extraños, conocer a otros perros, ser manejado por un veterinario o peluquero canino y conocer a una gran variedad de personas.

Socializar a tu cachorro le ayuda a convertirse en un miembro de la familia, un miembro feliz. Los cachorros socializados adecuadamente tienen menos probabilidades de desarrollar problemas de conducta a medida que se van haciendo adultos.

Los perros que no tienen una socialización temprana pueden reaccionar con miedo o agresión cuando están expuestos a cosas nuevas. Es mucho más fácil enseñarle a tu cachorro a aceptar cosas nuevas al principio que a entrenarlo después de que se desarrollen los malos hábitos.

Cómo socializar a tu cachorro

La socialización debe involucrar a tantas personas y situaciones como sea posible. Para ello, presenta a su cachorro a todas las personas que puedas, incluidos hombres, mujeres, niños de todas las edades, personas que usan todo tipo de ropa, personas con diferente aspecto físico, etc.

Deja que tu cachorro vea objetos de diferentes tamaños, que los vea en movimiento, y también cómo caen. Es importante, además, que expongas a tu cachorro a diferentes ruidos, incluidos sonidos fuertes –como los de los coches y camiones– y ruidos producidos por personas, incluidas las multitudes. Pero hazlo poco a poco, sin llegar a extremos. Sé sosegado y premia a tu cachorro con recompensas por mantener la calma.

Mujer sonriendo con cachorro.

Otra cuestión que tienes que abordar con la socialización de tu perro es que se deje tocar e incluso coger. Este es un aspecto importante. Tu perro debe aprender que no pasa nada por ser acariciado o cogido: debe aprender a dejarse explorar y manipular.

Esto es indispensable tanto para su higiene y limpieza como para su exploración y tratamiento por parte del veterinario. Si acostumbras a tu cachorro a ser manejado con cuidado, es menos probable que tengas problemas para hacerlo cuando haya alcanzado la edad adulta.

También es importante que lleves a tu perro a diferentes lugares, que pasee por diferentes ambientes y que lo lleves en el coche. Permite que tu cachorro se acerque a cosas nuevas a su propio ritmo. Puedes usar premios y elogios para animar a tu cachorro a acercarse a personas y objetos desconocidos.

Pero recuerda que nunca debes obligar a tu cachorro a que haga algo que esté más allá de su nivel de comodidad, ni mucho menos si le da miedo. No olvides que socializar a tu cachorro siempre debe ser de manera positiva.