Consejos para calmar a un perro con ansiedad

La mente puede jugarles una mala pasada, y es que los canes también tienen recuerdos o traumas de situaciones que han sufrido, así que para tratar estos problemas primero hay que identificar los síntomas; el veterinario podrá recetar una medicación, aunque lo mejor es prevenir situaciones de estrés para el animal

Los perros sienten y padecen de una forma parecida a la de las personas. Una mala experiencia en el pasado o una situación inesperada o estresante pueden desencadenar un ataque de ansiedad. Conocer cómo evitar que nuestro animal pase un mal rato e identificar sus síntomas es crucial para garantizar su bienestar.

Miedo, fobias y ansiedad en perros

El miedo es una respuesta del sistema nervioso autónomo, la parte del sistema nervioso que controla las acciones involuntarias, a diferencia del sistema nervioso somático.

La respuesta involuntaria generada por el sistema nervioso autónomo puede provocar la denominada reacción de lucha, huida o parálisis, una respuesta fisiológica ante un ataque o amenaza inminente.

Este tipo de comportamiento se desencadena para garantizar la supervivencia del animal en situaciones de peligro. Ante el miedo, el cuerpo reacciona con este síndrome y prepara al sujeto para luchar o huir en el mínimo tiempo posible.

Cuando el miedo acaba siendo persistente o sólo se desencadena ante un estímulo concreto, podemos empezar a hablar de fobias. A veces, una fobia puede llegar al extremo de desencadenar una respuesta en el animal simplemente con lugares u objetos relacionados con ella.

Te puede gustar