Cosas que estresan a los perros

Son muchas las cosas que estresan a los perros. Algunas, son tan cotidianas que pueden llegar a pasar inadvertidas. Otras, más puntuales, pueden ser más fáciles de detectar. En cualquiera de los casos, te contamos una serie de causas que pueden generar estrés en los canes.

Cambios en el entorno que estresan a los perros

perro cementerio

Hay distintas situaciones imprevistas –o no- que no solo pueden estresar a los humanos de la familia. Los peludos también se ven afectados. Por ejemplo:

  • Muertes.
  • Integrantes de la familia que abandonan la casa por motivos diversos.
  • Discusiones.
  • Nuevos miembros del hogar (personas o animales)
  • Visitas.
  • Mudanzas.
  • Remodelaciones (albañiles incluidos).
  • Cambios en los horarios de trabajo, estudio, etc.

Las cosas que estresan a los perros son muchas y diversas. Saber reconocerlas, e intentar corregirlas, harán que tu peludo lleve una vida más saludable y feliz.

Más motivos de estrés para un perro

Entre las principales causas de estrés en canes se anota la falta de actividad física (paseos, juegos). Pero la lista es grande y también incluye:

  • Falta de interacción social con sus congéneres u otros animales o personas.
  • Los traslados en distintos medios de transporte.
  • Las visitas al veterinario, asociadas a situaciones traumáticas o de dolor. Por ejemplo: la aplicación de vacunas.
  • Pasar una temporada en una residencia canina.
  • Ruidos estridentes y repentinos, como los ocasionados por productos de pirotecnia o por truenos.
  • Dejarle demasiado tiempo solo. Así puede llegar a sufrir ansiedad por separación.
  • No permitirle ingresar al interior de la casa.
  • Convivir con muchas mascotas o niños. Los pequeños del hogar  pueden alterar mucho a un perro, ya que son muy bulliciosos y realizan movimientos bruscos.
  • El aburrimiento. Si bien es un animal de costumbre, pasearlo siempre por los mismos lugares o alimentarlo solo con pienso puede terminar jugándole una mala pasada al peludo.

El maltrato también estresa a los canes

Además de ser moralmente repudiable, el maltrato provoca estrés en  los animales. Un perro puede estresarse si:

  • Permanece atado demasiadas horas al día. O incluso las 24 horas.
  • Se le mantiene encerrado en distintos espacios reducidos (jaula, balcón, etc.).
  • Es golpeado, pateado o recibe cualquier otro tipo de castigo físico.
  • Se tironea de su correa o se utilizan correas de ahorque o similares.
  • Si se lo priva de agua y comida por períodos prolongados.

Cómo saber si un perro está estresado

Pero a todo esto, ¿cómo podemos saber si un can está estresado? La señal más leve de estrés perruno es verlo bostezar ante acciones que no estén relacionadas con el sueño o el hambre. Y, entre los signos más evidentes, podemos señalar:

  • Que ladre en exceso.
  • Que provoque destrozos en distintos objetos de la vivienda.
  • Que lama o mordisquee sus patas de manera compulsiva, llegando incluso a lastimarse.
  • Que orine y defeque dentro de la casa.
  • Que persiga su cola con insistencia.
  • Que se vea depresivo.
  • Que pierda el apetito.
  • Que tenga alguna actitud agresiva.

Cosas que puedes hacer para  evitar que tu perro se estrese

Ahora que ya conoces síntomas y motivos que estresan a los perros, puedes contribuir con simples acciones para que tu mascota no sufra este problema. Por ejemplo:

perro y ejercicio

  • Socialízalo, sea cachorro o adulto.
  • Haz que ejercite a diario.
  • Permite que interactúe con otros canes.
  • Varía los recorridos de los paseos.
  • Deja que huela a gusto y descubra nuevos olores mientras pasea.
  • Sorpréndelo con una riquísima receta casera o con alguna delicatessen aprobada por el veterinario.
  • Educále para que aprenda a caminar a tu lado en la calle y sin tironear de la correa.
  • Busca la forma de que no pase demasiado tiempo solo.
  • Encuentra un rato todos los días para jugar con tu mascota.
  • Intenta corregir sus miedos o malos comportamientos utilizando siempre el Refuerzo Positivo.

Un perro sin estrés

No dudes en consultar al veterinario para que te aconseje sobre cómo solucionar posibles problemas de estrés de tu amigo de cuatro patas.

Además, explícale a tu hijo que su mascota no es un juguete. Tiene que respetar sus horas de descanso y de alimentación y no debe tratarlo bruscamente. Pero, por sobre todo, no te olvides de demostrarle a tu perro, de manera cotidiana, cuanto lo quieres.  Este consejo suele no fallar.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar