¿Cómo es el lenguaje corporal en perros?

Después de tantos años de convivencia con ellos, puede parecer fácil interpretarlos, pero el lenguaje corporal en perros esconde algunos secretos que todo tutor debe conocer.
¿Cómo es el lenguaje corporal en perros?
Sara González Juarez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juarez el 19 Febrero, 2021.

Última actualización: 19 Febrero, 2021

Seguro que sabes qué quiere tu perro cuando pone cara de bueno o cuándo debes confortarlo porque parece triste. Si esto es así, conoces algunos aspectos del lenguaje corporal en perros, pero cuidado: a veces no todo es lo que parece.

En las siguientes líneas podrás leer una revisión de las principales características de los gestos y posturas que adoptan los canes ante distintas situaciones. Seguro que algunos de ellos te resultan muy útiles, así que no te lo pierdas.

Lenguaje corporal en perros: vayamos por partes

Vemos esencial empezar a analizar cada parte del cuerpo del animal por separado. Normalmente, las actitudes se muestran con todo el cuerpo, pero, debido a las diferencias individuales en cada perro —como que no tenga cola, por ejemplo—, es importante conocer en qué otros lugares fijarse para identificar estas actitudes.

La cola

La cola es la parte del cuerpo en la que más se fija el humano para interpretar el estado de ánimo del animal. Aunque generalmente se identifica el balanceo de la cola como alegría, no es tan sencillo adivinar las emociones en base a este parámetro. Es necesario fijarse en los movimientos accesorios, como estos:

  • Oscilación de la cola: a secas, este movimiento solo indica excitacion, pero puede ser de alegría o de nerviosismo. A mayor excitación, mayor velocidad del gesto.
  • Oscilación relajada y acompañada de movimiento de caderas: alegría y actitud de juego.

Otros movimientos de la cola son los siguientes:

  • Rigidez e inmovilidad de la cola: tensión ante una amenaza.
  • Cola erguida, con movimiento o no: seguridad.
  • Meter la cola entre las piernas hasta que el extremo toca el abdomen: miedo.
El síndrome de cola fría en perros es típico de canes de caza.

Las orejas

Las orejas, en consonancia con el resto de la cara, pueden ser muy expresivas a la hora de transmitir estados de ánimo. Si se observan por separado, se puede encontrar lo siguiente:

  • Orientadas hacia atrás: puede ser signo de miedo, inseguridad o incluso agresividad defensiva. También puede verse dentro de posturas generales de apaciguamiento.
  • Orientadas hacia delante: indican alerta, interés o confianza. Por un motivo u otro, a los canes en esta pose les interesa lo que están mirando.

Como la morfología de las orejas es tan distinta de un perro a otro, lo mejor para saber hacia dónde las dirige cada can es fijarse en su base. Esto es especialmente útil para perros con orejas grandes y caídas.

La boca

La boca es otro de los elementos faciales más expresivos dentro del lenguaje corporal en perros. ¿Quién no se imagina que hay peligro cuando un cánido muestra los dientes? Aquí tienes los gestos más comunes de los perros con la boca:

  • La boca abierta y relajada: a menudo con la lengua colgando, suele formar parte de actitudes corporales de relajación.
  • Boca cerrada: puede ser su posición relajada o tratarse de uno de los gestos que indican tensión junto con el resto del cuerpo.
  • Comisuras de los labios: son muy importantes a la hora de juzgar qué tipo de tensión siente el perro. Cuando las lleva hacia atrás de forma pronunciada, suele tratarse de miedo o apaciguamiento. Si además muestra los dientes, puede tratarse de agresividad defensiva.

Los ojos dentro del lenguaje corporal en perros

Hay que tener en cuenta 2 elementos a la hora de analizar los ojos del perro como parte de una señal: cuán abiertos los tiene y hacia dónde dirige la mirada. Cuanto más abiertos tiene los ojos, más tensión. El sentimiento del can es de miedo o terror cuando ya se puede ver la esclerótica. Por el contrario, cuando esté relajado, tendrá los ojos entrecerrados.

Una mirada fija puede significar alerta, actitud de caza o amenaza. Cuando se trata de lo contrario, como inseguridad o miedo, el perro desviará la mirada. Esto no quiere decir que no mire lo que le asusta, pero lo hará de reojo y con rápidos vistazos.

Postura corporal

La postura general del animal es a veces fácil de malinterpretar. Es necesario leerla junto con las señales del resto del cuerpo, pues al ser la base del lenguaje corporal en perros, muchas posiciones se realizan para distintas emociones.

Por lo general, cuanto más erguido esté el perro, más seguridad está sintiendo, lo cual se relaciona con la dominancia. Un perro que se agacha o incluso se pone panza arriba está mostrando sumisión, para inhibir conductas de agresión por parte de otros perros.

Otras señales interesantes son estas:

  • Peso inclinado hacia delante: normalmente es signo de interés, especialmente en contextos sociales.
  • Peso hacia atrás: lo contrario, evitación de la interacción, situación u objeto al que atiende.
  • Una de las patas delanteras ligeramente levantada: indica alerta o inseguridad.
  • Tronco pegado al suelo, pero cuartos traseros levantados: postura habitual de juego.
  • Pelaje erizado: al igual que el movimiento de la cola, indica excitación, pero debe analizarse si se trata de agresividad o no.

Las señales de calma

A modo de conclusión, es útil que veas cómo tu compañero canino puede mostrar ciertas actitudes y emociones a nivel general. Para ello, es bueno conocer las señales de calma, una serie de movimientos y gestos orientados a evitar el conflicto. Algunos de ellos, como las posturas de sumisión que leíste más arriba, son evidentes, pero otros no saltan tanto a la vista.

Por lo general, un perro que se siente incómodo con la situación puede desviar la mirada, girar la cabeza cuando tratan de olisquearle la cara, lamerse el hocico con rápidos lengüetazos, bostezar y mostrar una postura rígida, entre otras cosas. Si no se tienen en cuenta estas señales, se puede desencadenar una respuesta agresiva, por lo que es importante conocerlas.

Un perro triste sobre un fondo negro.

Como ves, hay multitud de señales corporales que puede darte tu perro. ¿Las conocías todas? Un buen entendimiento es una buena convivencia y, por tanto, la posibilidad de experimentar muchos buenos momentos con tu can.



  • Rugaas, T., & Ramos, B. P. (2001). 
  • . Kns. Bueno, R. Á. (2018). 
  • . veterinaria.