Descubre cómo averiguar el estado de ánimo de tu perro

Alba Muñiz · 27 septiembre, 2017

En un mundo donde la tecnología avanza a pasos agigantados -y donde la vida parece que no se vive si no es a través de un teléfono inteligente- no pasó mucho tiempo sin que surgieran aplicaciones y herramientas similares que se ocuparan también del mejor amigo del hombre. En esta oportunidad, se trata de un dispositivo para conocer el estado de ánimo de tu perro.

Una aplicación que promete averiguar cómo está el ánimo de tu mascota

Bark Id es el invento en cuestión. Fue desarrollado por una agencia publicitaria y por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México. Al parecer, la aplicación es capaz de indicar el ánimo de los canes mediante los ladridos que emiten.

Convengamos que, si eres de los que conoces bien a tu mascota, no suele ser complicado averiguar cómo se siente o qué está necesitando. Y que resulta más que interesante aprender a interpretar el lenguaje corporal y los distintos sonidos que utilizan para comunicarse estos fieles animales.

Sin embargo, concedamos que la herramienta puede llegar a ser útil para dueños primerizos, poco observadores o demasiado ocupados. E, incluso, para monitorear a distancia cómo se siente el peludo de la casa.

Averiguar el estado de ánimo de tu perro no debería ser complicado si lo observas mucho y lo quieres bien. De todas formas, si la tecnología aporta herramientas para ayudarnos en estos menesteres, siempre son bienvenidas.

Conoce detalles sobre el dispositivo que interpreta qué está sintiendo tu can

La aplicación que promete informarte sobre el estado de ánimo de tu perro consta de tres productos:

  • Bark API, una plataforma en la que se se señala cómo se encuentran los peludos de acuerdo a su forma de ladrar.
  • Bark Catcher, que diferencia los ladridos de los ruidos del ambiente.
  • Y Bark App, una guía interactiva con consejos para cuidar a tu amigo de cuatro patas.

Ahora bien, si tu perro decide quedarse callado, tendrás que ingeniártelas tú para averiguar qué le está pasando. Y si crees que no se encuentra bien, debes consultar al veterinario sin demora.

Un collar inteligente también permite averiguar el estado de ánimo de tu perro

En la misma línea que Bark ID, no hace mucho también se presentó Inupathy. Mientras el primero emplea un dispositivo para recoger los sonidos colocado sobre el pecho del animal, como si fuera una pequeña mochila, el segundo se vale de un collar inteligente.

Inupathy también posibilita consultar en tiempo real el estado de ánimo de tu perro. La información que registra se envía de forma inalámbrica a una aplicación móvil donde, además, queda guardado el historial diario.

El collar fue desarrollado por un equipo de científicos japoneses. Trabaja en función de los ritmos cardíacos del peludo. Y va cambiando de color de acuerdo a los distintos estados de ánimos del can. El software, entre otras acciones, puede indicarte propuestas de juego con tu perro de acuerdo a cómo se encuentre.

El rabo, otra gran fuente de información sobre el ánimo perruno

Con objetivos similares también se presentó recientemente el sensor Dubbed TailTalk. En este caso, se coloca el dispositivo en la cola de la mascota y se transmiten los datos al teléfono. Y es que el rabo de los canes también aporta una buena cantidad de información para conocer qué están sintiendo los peludos.

Perro en la playa

De todas formas, si se quiere evitarle al perro la molestia de que cargue estos dispositivos, mejor es que dediques un buen tiempo para observarlo e interactuar con él de distintas formas. Así se pueden ir descubriendo un sin número de detalles sobre las formas que utiliza para comunicar lo que le está pasando.

Los ojos, las orejas, la cola y la disposición corporal en general son fuentes informativas fundamentales para saber qué siente o quiere el peludo. Los ladridos y otras voces que emite también aportan lo suyo.

Entonces, ya sea por cuenta propia, o bien con la ayuda de la tecnología, o de un especialista en conducta animal, siempre es bueno conocer todo lo que los peludos tienen para decirnos.