Señales de calma para educar a un perro

Yamila · 17 septiembre, 2018
Algunos usuarios quizás se hayan percatado de estas señales de calma cuando un can se acerca caminando despacio y agachando la cabeza

Si estamos nerviosos, no podemos enseñarle a nuestra mascota que se quede quieta o que cumpla una orden. Tampoco podremos tranquilizarlo cuando está asustado, por lo que las señales de calma para educar a un perro son fundamentales. Te informamos sobre ellas en este artículo.

Señales de calma para educar: conoce su lenguaje

Seguro que te ha sucedido que, cuando quieres retar a tu perro por portarse mal, él se acerca despacio, con la cola entre las patas y la cabeza agachada. Además de ser una señal de sumisión, sus movimientos son lentos porque de esa forma está tratando de calmarse a sí mismo.

Sí, así como lo estás leyendo. Los animales tienen diferentes técnicas para relajarse –a diferencia de los humanos que meditamos, oímos música clásica o nos damos un baño de inmersión– cuando algo los estresa o preocupa: bostezar, olfatear, bajar la mirada o caminar lento son algunas de ellas.

Las señales de calma en una mascota son movimientos o gestos que ella emplea para apaciguar la tensión y, por, ello es fundamental conocerlas y usarlas cuando queremos enseñarle algo.

Estas señas de apaciguamiento son heredadas de sus antepasados los lobos, ya que estos también las usan para convivir en una manada, evitar las agresiones, prevenir situaciones estresantes y actuar ‘fríamente’ ante los ataques de otros animales.

Señales de calma en perros

¿Cómo usar las señales de calma para educar a un perro?

Una vez que comprendemos cómo funcionan estas señales, es bueno saber que como dueños debemos ofrecerles esa misma sensación de ‘seguridad’ y tranquilidad. No hay que olvidar que para las mascotas nosotros somos los líderes de la manada –el macho alfa o la hembra beta– y esperan que actuemos igual que ellos.

Los animales entienden el lenguaje corporal porque es con el que se comunican. Por ello, las señales de calma para educar deben seguir las mismas directrices que el perro entiende.

Tu mascota percibe todo a través de los sentidos, sobre todo olfativos, auditivos y visuales. Además, tiene la capacidad para reconocer detalles pequeños, signos ínfimos, cambios sutiles en nuestro comportamiento o tono de voz.

Una de las cosas que debemos recordar es que para conseguir que el perro sea obediente no es necesario gritar a los cuatro vientos. Tampoco ponernos nerviosos ni decirle muchas palabras. Las señales de calma para educar son la mejor estrategia, la más eficaz.

Según la raza o desde qué edad se le haya educado, un perro puede entender más de 30 señales de calma en su vida. Este ‘vocabulario gestual’ le permite expresar emociones como: desconfianza, miedo, tranquilidad, paz, conflicto, amistad, juego, felicidad, acuerdos y más.

El lenguaje de los perros: las señales de calma

Entre perros se entienden a la perfección, ya sea con un animal que nunca han visto antes como con aquel con el que convive. Pero el problema reside en que también lo emplean con los humanos… ¡Y nosotros no le entendemos!

Fallar en la interpretación de las señales reduce las posibilidades de educarle como corresponde y de conseguir buenos resultados en su adiestramiento. Y si bien la mayoría de estas señas son iguales en todos los perros, debemos prestar mucha atención a cómo reacciona el nuestro ante ciertos estímulos.

Quizás ante un tono de voz algo agresivo, tu mascota bostece, se lama el hocico, gire la cara o se la tape con las patas delanteras… Con estas señales te está indicando que necesita calmarse y que al mismo tiempo está haciendo lo posible por tranquilizarte a ti. ¡Está queriendo hacer las pases contigo!

Por supuesto que eso no significa que debas dejar de retarle cuando se porta mal o de darle órdenes, pero sí que aprendas a interpretar el lenguaje de tu mascota. Las señales de calma para educar son indispensables y te serán de mucha utilidad. ¡Aprende a reconocerlas!

Vilà, C. (2000). Hibridación Entre Perros Y Lobos; Revisión De Estudios Genéticos Y Análisis De La Situación En La Península Ibérica. Galemys. https://doi.org/10.1371/journal.pgen.1004016