El particular carácter desconfiado del pastor blanco suizo

Yamila 5 septiembre, 2018
Leal e inteligente, el pastor blanco suizo es, cada vez más, elegido por sus dueños como animal de compañía, si bien hay que comprender sus orígenes y su personalidad para no tener problemas

Con su hermoso pelaje como la nieve, su apariencia de lobo y sus orejas puntiagudas, el pastor blanco suizo es una raza elegida en casas con mucho espacio al aire libre. Si tienes intenciones de adoptar uno, debes tener en cuenta un rasgo particular de su personalidad: es algo desconfiado. Te contamos más en este artículo.

Características generales del pastor blanco suizo

Esta raza está dentro del grupo 1 según la Federación Cinológica Internacional (FCI), que alberga a los perros pastores. Sin embargo, hoy en día su principal ‘función’ es la de perro de compañía.

Como su nombre lo indica, esta raza surge en Suiza (aunque algunas teorías afirman que los primeros ejemplares nacieron en Alemania), donde es muy valorado por su nivel de obediencia y su capacidad de rastreo. Gracias a sus habilidades, instinto y entrenamiento, es una de las razas más conocidas dentro de las pruebas de agility.

A diferencia de lo que se cree, el pastor blanco suizo no es albino, sino que su color claro se debe a factores genéticos. Su aspecto es similar al del pastor alemán: robusto, con musculatura marcada, pelaje largo, talla mediana y silueta armoniosa y elegante. Sin duda, sus orejas erguidas, su hocico alargado y su larga cola son sus principales marcas personales.

También conocido como berger blanc (en francés), esta raza es considerada como una de las más bonitas entre las que se parecen a los lobos.

Carácter y personalidad del pastor blanco suizo

Si bien el pastor blanco suizo es un excelente perro de pastoreo y tiene aptitudes para ciertas labores de campo, lo cierto es que cada vez son más las personas que lo eligen como animal de compañía, debido a su lealtad e inteligencia.

Pastor blanco suizo: carácter

De temperamento tranquilo, aunque siempre en alerta para identificar cualquier situación extraña, este perro no dudará ni un instante si tiene que defender a cualquier miembro de su familia o ‘manada’. Lo malo es que es bastante propenso a ladrar, gemir o gruñir ante todo evento que difiera con su rutina.

Se dice que el pastor blanco suizo tiene un caracter desconfiado, incluso con sus dueños y gente conocida. Cuando esto sucede, baja las orejas, esconde la cola entre las patas y desciende el torso.

El comportamiento algo ‘huidizo’ de la raza puede ser lo único que opaca a este animal hermoso y maravilloso. Más allá del miedo o de la timidez que tenga el ejemplar (que se puede tratar con diversas técnicas, juegos o enseñanzas), merece la pena destacar lo que muchos criadores conocen como ‘protensión’.

Durante mucho tiempo se creyó que la protensión o el exceso de desconfianza en el pastor blanco suizo estaba relacionado a la timidez. Sin embargo, posteriormente se determinó que la causa es el recelo que tienen aquellos animales a ‘medio domesticar’.

Si bien es un rasgo de su personalidad, la protensión también tiene una gran carga genética y, por eso, está más presente en algunas razas. Nos referimos básicamente a aquellas que no se han separado tanto de sus antepasados, los lobos. Podríamos mencionar, además del pastor blanco suizo, al Husky siberiano, al alaskan malamute, al samoyedo y al pastor alemán, entre otros.

Pastor blanco suizo: personalidad

Si bien podemos considerar que la desconfianza es un rasgo positivo en una mascota (para no demostrar debilidad ante el peligro o poder protegernos de las amenazas), también puede ocasionar problemas en casa. La protensión no solo aparece con seres desconocidos, sino con amigos o familiares.

En el caso de que la timidez excesiva no genere malestar en el animal y en quienes le rodean, podemos ‘aceptar’ que mantenga ese rasgo distintivo de la raza. Pero si consideramos que el animal debe ser sociable y ‘agradable’ con las visitas frecuentes, entonces es importante saber cómo actuar y convivir con ello.

Para evitar este comportamiento en nuestro pastor blanco suizo es fundamental socializarle desde cachorro y ‘presentarle’ a cada persona de nuestro entorno que nos visita. De esta manera, se reducirá bastante el recelo típico de la raza… ¡Y se convertirá en el perro perfecto!

Bibliografía

Te puede gustar