¿A tu perro no le gustan las visitas? ¡Mira estos 7 consejos!

No es normal que un perro se vuelva loco cuando llegan las visitas. Este es un comportamiento inadecuado y debe ser resuelto a la brevedad.
¿A tu perro no le gustan las visitas? ¡Mira estos 7 consejos!

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 14 diciembre, 2022

La mala conducta de los perros suele provocar incomodidades y varios problemas a la familia. Algunos canes cambian por completo al enfrentarse con un extraño o al quedarse solos, por lo que es necesario aprender a lidiar con esta situación. Sobre todo porque el perro puede resultar un peligro para las visitas si no le gustan o no las soporta.

Amamos a nuestro perro, lo queremos por encima de muchas otras cosas. Pero cada vez que vienen visitas a casa, nos darían ganas de encerrarlo. ¿Por qué algunos canes se ponen tan insoportables cuando vienen invitados a casa? ¿Qué se puede hacer para evitar o incluso cambiar esta actitud? Sigue leyendo este espacio y descubre qué hacer cuando a tu perro no le gustan las visitas.

Por qué a tu perro no le gustan las visitas a casa

Para poder evitar o redirigir una conducta, primero debemos saber qué la causa. Son muchos los motivos que pueden hacer que a nuestro perro no le gusten las visitas. Te enumeramos algunas:

1. Entran en su territorio

perro y familia

Los perros son animales de manada y territoriales y es posible que te haya costado mucho hacerle ver a tu can que eres el líder. Ya lo ha aceptado y se siente feliz bajo tu gobierno en su territorio, por lo que no quiere que sea de nadie más.

Cuando extraños, para él, claro, vienen a casa, los siente como una amenaza a lo que es suyo, su hogar, y por ello puede mostrarse agresivo con los visitantes. En su mente esto es normal, pues en la naturaleza debe estar preparado para defender su hogar de cualquier intruso.

2. Mascota consentida

Luego está la otra cara de la moneda: el perro cariñoso en exceso. El anterior podía mostrar agresividad, mientras que este es tan amoroso que se vuelve pesado y empalagoso, llegando a ser más una molestia que un placer.

Esto sucede porque cuando son cachorros no han tenido una buena educación con la cual aprender su sitio. Es decir, los perritos, cuando son cachorros, son hermosos y todo el mundo quiere verlos y tocarlos. Pero cuando son mayores, la cosa cambia, sobre todo si ahora tus amigos tienen niños.

Este problema puede regularse con un buen adiestramiento. Sin embargo, si desde el principio has permitido que el perro haga lo que quiera cuando hay visitas, es muy probable que lo siga haciendo ahora. Visto de otra forma, nunca aprendió que esta efusividad estaba mal o que lastima a la vista, así que no cambiara tan fácil su conducta.


Te podría interesar: Nunca humanices a tu mascota


3. Mala socialización

Durante su crianza, los cachorros deben jugar entre sí para comenzar a detectar los límites de cada uno. Es decir, se dan cuenta de que existen acciones que lastiman a sus hermanos, por lo que empiezan a evitarlas y son más empáticos con ellos. Si tu perro no pasa por este proceso de socialización, será incapaz de detectar los límites y se volverá más efusivo de lo normal con las visitas.

4. Celos

El miedo a perder tu amor puede ser otra causa por la que a tu perro no le gustan las visitas en casa. Esta no es una actitud tan extraña, pues incluso los niños lo hacen. Según un artículo publicado en la revista Animal Cognition, los celos les permiten a los perros cuidar de las relaciones sociales más importantes. Por ello, si se sienten relegados por sus tutores, es entendible que demuestren conductas de este tipo.

Recuerda que un perro, al igual que un niño, es dependiente, en este caso de ti. Si ve amenazado tu cariño y atenciones, es muy probable que actúe con agresividad. Claro está, esto no ocurre en todos los casos, sino que solo cuando existe un apego desmedido por parte del can.

5. Su paz

Cuando llegó siendo un cachorro, es posible que le costara adaptarse y ver tu casa como su nuevo hogar. Con el tiempo lo ha conseguido, su hogar es un refugio en el que está en paz.

De repente, mientras duerme, llegan extraños haciendo ruidos con el timbre, al besarse, con los niños, hablando y su paz se perturba. ¿A quién le gusta que traigan gente a casa sin avisar? Seguro que a ti no. Pues piensa en ello y medita si la actitud de tu perro es lógica.

6. Miedo de experiencias pasadas

Es posible que tu mascota haya pasado por experiencias desagradables en el pasado, sobre todo si ha sido rescatado o lo has adoptado de un albergue. En estos casos, es bastante normal que le cueste trabajo aceptar a las visitas. Para tu perro, son una posible amenaza y reacciona para defenderse.

7. Mala educación

Adiestrar a un perro es una de las cosas principales que deben hacer los tutores, pues con esto se les ayuda a entender quién es el líder. De lo contrario, el can adoptará este liderazgo y comenzará a intentar proteger a su familia como él cree que es mejor. Esto propicia que se comporte de una manera más agresiva ante cualquier intruso.

En otras palabras, podría llegar a rechazar a las visitas porque piensa que son una amenaza para su familia. Por lo tanto, ladra, gruñe y trata de ahuyentarlas con comportamientos agresivos.

Cómo evitar el mal comportamiento con las visitas

No te preocupes, aun si no has educado a tu perro desde cachorro, hay varias cosas que puedes hacer para evitar o erradicar el mal comportamiento con las visitas.

1. Habla con tus invitados

Debemos recordar que entre nosotros y el animal, él es el débil, por ser dependiente y necesitar nuestra ayuda. Habla con tus invitados y pídeles que no se muestren temerosos, que no griten al abrir la puerta y que permitan que el perro los huela mientras están en silencio.

Pídeles que una vez llevados a cabo estos pasos, le digan algo bonito o le acerquen la mano para que los huela y acariciarlo si él lo permite luego. Esta es una forma de presentarle a los extraños al can, de manera que no los sienta como intrusos en su territorio.

2. Ignórale

Si el perro es demasiado efusivo y trata de recibir atención como un loco, ignórale y pide a tus invitados que hagan lo mismo. Esto le servirá como una señal de que sus acciones no funcionan y no recibirá lo que busca con esa actitud. Claro está, hazlo siempre y cuando tengas por seguro que no va a morder a nadie. Si muestra cualquier comportamiento agresivo, necesitas alejarlo por un momento para evitar problemas.

3. Cuidado con los miedosos

perro-con-miedo-a-la-pirotecnia

Los perros miedosos son un poco más delicados, por lo que debemos tener especial cuidado. Pide a tu invitado que no lo mire directo a los ojos y que no trate de jugar con él, ni aun cuando el can se le acerque. Recuerda que en estos casos el can se encuentra a la defensiva, de manera que podría interpretar cualquier acercamiento como una amenaza y lanzar una mordida.

Debe dejarse oler sin hacer movimientos bruscos ni alzar la voz. Aunque es posible que en pocos minutos la visita se gane la confianza del perro, siempre es mejor evitar la interacción hasta que su conducta cambie. Sobre todo debemos evitar hacer nada que pueda activar aún más su excitación.

4. Adiéstralo bien

Una de las mejores formas para evitar los comportamientos inadecuados de tu perro ante las visitas, es reforzar su adiestramiento. Con esto, le das una sensación de seguridad y tranquilidad, ya que aprenden a seguir y confiar en las órdenes de sus tutores.

De hecho, con un buen entrenamiento, basta con que le des la orden de sentarse o acostarse a tu perro para que se tranquilice. Así, puedes presentarle a tus visitas para que se familiaricen con su presencia.

5. Sácalo a pasear antes de que lleguen los invitados

El estrés y el exceso de energía son unas de las razones principales por las que a un perro no le gustan las visitas. Debido a ello, la mejor recomendación es sacarlos a pasear momentos antes de que lleguen los invitados, ya que así se sentirá relajado y se mostrará más accesible.



6. Mantén la tranquilidad en todo momento

Es importante que bajo cualquier escenario los tutores se muestren seguros, tranquilos y no sobrerreaccionen a las circunstancias. Por supuesto, es normal que se tema por la integridad de los invitados, pero los gritos, los golpes y los nervios solo agravarán más la situación.

Asimismo, evita poner castigos severos mientras la visita está en casa. Lejos de ayudarlo a entender y mejorar su conducta, hará que el perro se estrese y asocie de manera negativa la situación. Si crees que a tu mascota le falta adiestramiento, lo mejor será enfocarse en este punto antes de tener invitados en el hogar.

7. Utiliza las asociaciones positivas

Otra estrategia que puedes usar para los canes con miedo o los que se muestran agresivos, es intentar que asocie las visitas con premios. En otras palabras, pídeles a tus invitados que le den un premio cuando lleguen, así tu perro asociará a los extraños con algo positivo. Con el paso del tiempo, mejorará su comportamiento porque sabe que recibirá un delicioso bocadillo.

De preferencia, pide que le den una orden básica como sentarse o echarse antes de darle el bocadillo. Esto servirá para evitar que generen un comportamiento efusivo y sin control ante las visitas.

Es claro que modificar la conducta de tu perro no es una tarea fácil. Sin embargo, con calma, paciencia y constancia lograrás que tu perro sea todo un encanto. En caso de que no logres el cambio que requieres, no dudes en acudir con un etólogo. Recuerda que la convivencia con tu mascota debe ser sana y armoniosa, por lo que cualquier comportamiento inadecuado necesita ser resuelto a la brevedad.

Te podría interesar...
Problemas de comportamiento en perros: todo lo que debes saber
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Problemas de comportamiento en perros: todo lo que debes saber

Los problemas de comportamiento en perros más comunes son la agresividad, ansiedad, miedo, huida, ladridos y deposiciones anormales.



  • Elgier, Á. M., Jakovcevic, A., Mustaca, A. E., Bentosela, M., & Barrera, G. (2009). Problemas de comportamiento en los perros domésticos (canis familiaris): aportes de la psicología del aprendizaje. Revista de Psicología, 18(2), ág-123.
  • Tarquino Peñuela, J. A., & Bonilla Casas, F. R. (2014). Identificación de los problemas de comportamiento más frecuentes en caninos adoptados provenientes de una fundación de protección animal de Chía, Cundinamarca. (Tesis de grado, Universidad de La Salle).
  • Abdai, J., Baño Terencio, C., Pérez Fraga, P., & Miklósi, Á. (2018). Investigating jealous behaviour in dogs. Scientific reports, 8(1), 1-8.
  • Prato-Previde, E., Nicotra, V., Fusar Poli, S., Pelosi, A., & Valsecchi, P. (2018). Do dogs exhibit jealous behaviors when their owner attends to their companion dog?. Animal cognition, 21(5), 703-713.
  • Cutler, J. H., Coe, J. B., & Niel, L. (2017). Puppy socialization practices of a sample of dog owners from across Canada and the United States. Journal of the American Veterinary Medical Association, 251(12), 1415-1423.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.