¿A tu perro no le gustan las visitas? ¡Mira estos consejos!

Amamos a nuestro perro, lo queremos por encima de muchas otras cosas. Oero cada vez que vienen visitas a casa, nos darían ganas de encerrarlo. ¿Por qué algunos canes se ponen tan insoportables cuando vienen visitas a casa? ¿Qué se puede hacer para evitar o incluso cambiar esta actitud?

Por qué a los perros no les gustan las visitas a casa

Para poder evitar o redirigir una conducta, primero debemos saber qué la causa. Son muchos los motivos que pueden hacer que a nuestro perro no le gusten las visitas. Te enumeramos algunas:

Entran en su territorio

perro y familia

Los perros son animales de manada y territoriales y es posible que te haya costado mucho hacerle ver a tu can que eres el líder. Ya lo ha aceptado y se siente feliz bajo tu gobierno en su territorio. Su territorio, y no quiere que sea de nadie más.

Cuando extraños, para él, claro, vienen a casa, los siente como una amenaza a lo que es suyo, su hogar, y por ello puede mostrarse agresivo con los visitantes.

Mala enseñanza

Luego está la otra cara de la moneda: el perro excesivamente cariñoso. El anterior podía mostrar agresividad, mientras que este es tan amoroso que se vuelve pesado y empalagoso, llegando a ser más una molestia que un placer.

Esto sucede porque cuando son cachorros no han tenido una buena educación en la que aprender cuál es su sitio. Es decir, los perritos, cuando son cachorros, son hermosos y todo el mundo quiere verlos y tocarlos. Pero cuando son mayores, la cosa cambia, especialmente si ahora tus amigos tienen niños.

Si desde el principio has permitido que el perro haga lo que quiera cuando hay visitas, es muy probable que lo siga haciendo ahora, pues en su mente, él sigue siendo el mismo cachorro de hace unos meses.

Celos

El miedo a perder tu amor puede ser otra causa por la que el perro no quiere que vengan visitas a casa. Esta no es una actitud tan extraña, pues incluso los niños lo hacen.

Recuerda que un perro, al igual que un niño, es dependiente, en este caso de ti. Si ve amenazado tu cariño y atenciones, es muy probable que actúe con agresividad.

Su paz

Cuando llegó siendo un cachorro, es posible que le costara adaptarse y ver tu casa como su nuevo hogar. Con el tiempo lo ha conseguido, su hogar es un refugio en el que estar en paz.

De repente, mientras duerme, llegan extraños haciendo ruidos con el timbre, al besarse, con los niños, hablando y su paz se perturba. ¿A quién le gusta que traigan gente a casa sin avisar? Seguro que a ti no. Pues piensa en ello y medita si la actitud de tu perro es lógica.

Cómo evitar el mal comportamiento con las visitas

No te preocupes, aun si no has educado a tu perro desde cachorro, hay varias cosas que puedes hacer para evitar o erradicar el mal comportamiento con las visitas.

Habla con tus invitados

Debemos recordar que entre nosotros y el animal, él es el débil, por ser dependiente y necesitar nuestra ayuda. Habla con tus invitados y pídeles que no se muestren temerosos, que no griten al abrir la puerta y que permitan que el perro los huela mientras están en silencio.

Pídeles que una vez llevados a cabo estos pasos, le digan algo bonito o le acerquen la mano para que los huela y acariciarlo si él lo permite luego.

Ignórale

Si el perro no da lugar a los anteriores pasos y se pone a ladrar y gruñir como un loco, ignórale y pide a tus invitados que hagan lo mismo, siempre y cuando, claro está, tengas por seguro que no va a morder a nadie.

Cuidado con los miedosos

perro-con-miedo-a-la-pirotecnia

Los perros miedosos son un poco más delicados, por lo que debemos tener especial cuidado. Pide a tu invitado que no lo mire fijamente a los ojos y que no trate de jugar con él, ni aun cuando el can se le acerque.

Debe dejarse oler sin hacer movimientos bruscos ni alzar la voz. Es posible que en pocos minutos se gane la confianza.

Sobre todo debemos evitar hacer nada que pueda activar aún más su excitación. Ten calma y paciencia y lograrás que tu perro sea un encanto.