Peces óseos: características y ejemplos

La vejiga natatoria de los peces óseos puede llegarse a considerar como un pulmón ancestral. El cual se adaptó para realizar otra tarea diferente.
Peces óseos: características y ejemplos
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 02 agosto, 2022

Para la naturaleza, el período devónico fue uno de los momentos clave más importantes, ya que en este, la mayoría de las especies comenzaron a diversificarse. Además, también se le conoce como la era de los peces, debido a que fue aquí donde la mayoría, actuales y extintos, convivió en el mismo ambiente. Dentro de estos, el grupo de los peces óseos u osteíctios, fueron uno de los más representativos.

Este grupo de peces, junto con los agnatos y los condrictios, forman parte de lo que coloquialmente llamamos peces. Si quieres conocer a fondo sus características únicas, sigue leyendo.

¿Qué son los peces óseos u osteíctios?

Son unos de los organismos más numerosos y complejos que existen. Gracias a esto, tienen una vasta variedad de especies, por lo que son capaces de habitar tanto aguas continentales como marítimas. Sus características son distintivas entre todos los peces, de los cuales destacan:

  • Esqueleto óseo.
  • Respiración branquial (opérculo).
  • Piel con escamas.
  • Aletas con formas y estructuras diversas.
  • Vejiga gaseosa.
  • Mandíbula compleja.

Aunque para este punto, ya habían aparecido peces mandibulados, esta no era muy compleja. En los peces óseos, se retoma y se mejora, presentando huesos que sirven de soporte a la mandíbula, parecido a extensiones que se unían al cráneo. Fue en este momento que aparecen el premaxilar, el maxilar y el hueso dentario.

Este grupo de peces, no siempre fue de los más diversos, sino que aprovecharon el declive de los placodermos para poder volverse más abundantes. Esto sucede hace 400 millones de años, donde los reyes del agua eran ellos, pero con la aparición de los mandibulados tuvieron serios problemas. De esta manera, tanto los peces cartilaginosos, como los óseos, obtuvieron la oportunidad de brillar.

Un pez arcoíris de gran tamaño.

Vejiga natatoria en peces óseos

Al estar enfrentándose a un medio con agua, uno de los mayores retos que se enfrenta es la flotabilidad. Para esto, los peces óseos desarrollaron un órgano que se parece a un flotador, ya que se encarga de almacenar gas en su interior para facilitar la flotabilidad del organismo. De manera formal, la vejiga natatoria es parte del tubo digestivo embrionario que se aparta y desarrolla en una bolsa con gas.

Este “flotador” está compuesto por paredes impermeables, por lo que es muy difícil que pierdan ese gas. Sin embargo, conforme los peces aumentan la profundidad, esta bolsa se reduce, debido al aumento de presión. Esto ocasiona que los peces deban tener una conexión que les permita controlar su vejiga. De esto se derivan dos tipos de peces:

  • Fisóstomos: que controlan el aire de su vejiga, por medio de un conducto directo al tubo digestivo, por lo que simplemente toman o sacan aire.
  • Fisoclistos: en estos no existe ningún conducto, sino que tienen una glándula especializada (glándula de gas), que en conjunto de diversos capilares, controlan la entrada y salida de gas.

No todos los peces óseos presentan vejiga natatoria, sin embargo, es una adaptación ventajosa para el grupo.

Sistema circulatorio de los peces óseos

En la mayoría de los peces su sistema circulatorio es simple y cerrado, donde el corazón bombea la sangre a las branquias, en las cuales se oxigena y regresa a los órganos. Al igual que en los humanos, el corazón tubular de los peces se encuentra dividido en 4 cámaras:

  • Seno venoso: que recoleta la sangre sin oxígeno y la dirige al atrio.
  • Atrio: músculo en forma de bolsa, que palpita y dirige la sangre hacia el ventrículo.
  • Ventrículo: bolsa muscular que hace el efecto de aspirar y bombear.
  • Cono arterioso: que permite la eyección de la sangre hacia las branquias.

Algunos peces pulmonados tienen modificaciones en sus corazones para hacer eficiente la oxigenación. Esto se debe a que mantienen diferenciada la sangre que se oxigena en las branquias y la que se oxigena en los pulmones.

Hábitat de los peces óseos

La variedad de especies que se encuentran en este grupo los hace cosmopolitas, ya que pueden vivir en agua salada (mar) o en agua dulce. Esto incluye ambientes con agua estancada, como los lagos, las lagunas o los humedales, hasta en cuerpos de agua corriente, como los ríos. Además, no importa la profundidad, porque pueden habitar en lo profundo del fondo abisal, como en la superficie.

¿Qué comen los peces óseos?

Los osteíctios pueden alimentarse de una gran variedad de alimentos, desde plantas hasta animales o sus restos. Incluso, algunos pueden usar una forma de filtrado, con lo cual captan pequeños invertebrados o partículas que le sirven de alimento.

De hecho, los peces tienen sentido del olfato y del gusto, ya que utilizan las aberturas en la cabeza que les sirven para percibir partículas en el agua. Debido a que no las usan para respirar, estos orificios son llamados narinas.

Diferencias entre peces óseos y cartilaginosos

Como su nombre lo menciona, los peces óseos poseen un esqueleto hecho de hueso, que es una clara diferencia con los peces cartilaginosos (condrictios). De hecho, de manera general, los huesos se forman a partir de una base cartilaginosa, por lo que la única diferencia es este proceso de transformación a hueso.

Además, los osteictios tienen algunas estructuras como los opérculos que les facilita proteger y mover agua hacia las branquias. De esta forma, estos organismos no tienen que mantenerse en movimiento para respirar, sino que pueden mover estas “aletas” y circular agua por sus branquias. Algo que es completamente contrario a los condrictios, que necesitan mantener su nado para hacer este proceso.

Clasificación de los peces óseos

Las características de los peces y su forma están acopladas al medio donde viven y a su estilo de vida. Debido a que los medios acuáticos varían en sus condiciones, se pueden tener ecosistemas diferentes a solo unos metros de distancia. Gracias a esto existe una enorme diversidad de especies marinas.

Por esta razón, para poder identificarlos se crea una clasificación que divide en dos grandes grupos a los peces óseos, los Actinopterygii y los Sarcopterygii.

Sarcopterigios (Sarcopterygii)

Su nombre deriva de “sarkos“, que significa carne, y “pterygion” que significa aleta, haciendo alusión a las aletas carnosas que presenta el grupo. Se caracterizan por tener aletas pares, aleta caudal con 3 lóbulos y escamas tipo cosmoideas. Además, sus branquias se encuentran sostenidas por arcos de hueso.

Los dos únicos grupos representativos son:

  • Dipnoi: conocidos como peces pulmonados, con características ancestrales, su distribución abarca regiones de África, Australia y Sudamérica. Cuentan con ambos tipos de respiración, branquial (en el agua) y pulmonar (aire).
  • Actinistos: también llamados celacantos (Coelacanthimorpha) son criaturas que se consideraban extintas, pero que aún existen algunos ejemplares. Son denominados fósiles vivientes, debido a que guardan varias características primitivas. Además, presentan aletas lo suficientemente anchas que se mueven de forma intercalada y asemejan a “patas”.

Actinopterigios (Actinopterygii)

Reciben su nombre debido a la estructura de sus aletas, y de los huesos que las sostienen (radios), “Aktinos” que significa rayo, y “pterygion” que significa aleta.  Son el grupo de peces más exitosos, ocupando casi cualquier cuerpo de agua como hábitat, como mares, ríos y lagos.

Suelen presentar una piel con numerosas glándulas y una gran variedad de escamas dérmicas (ganoideas, ctenoideas y cicloideas). Sus mandíbulas suelen estar más desarrolladas que en sarcopterigios, por lo que tienen una mejor movilidad. Además, se les considera organismos poiquilotermos, lo que significa que no regular su temperatura, dependiendo de la del ambiente.

Algunos grupos que son parte de los sarcopterigios son:

  • Neopterygii: generalmente viven en aguas dulces de América del Norte y Central, agrupa dos órdenes con características ancestrales, los Lepisosteiformes (pejelagartos) y Amiformes (ámidos). Los Teleósteos, donde se agrupa a la mayoría de los peces conocidos, tienen una cola simétrica y forma fusiforme, sin embargo, el grupo contiene una gran variedad de formas y características.
  • Cladistia: que concentra especies con forma alargada (anguiliformes), como los bichires que habitan aguas dulces en África. Su aspecto parece primitivo y algunas especies presentan sacos que usan para respirar, parecidos a pulmones.
  • Condrósteos: concentra especies que aún mantienen una parte de esqueleto cartilaginoso, son capaces de sacar su boca (protusible). Incluye especies como los esturiones y peces espátula, que se distribuyen en aguas templadas o frías a lo largo del hemisferio norte.
Los esturiones son unos de los peces más grandes del mundo.

A pesar de que se conoce una gran cantidad de peces, aún faltan muchos más por descubrir. Aun así, estos seres son capaces de asombrarnos con sus colores, tamaños y formas. La naturaleza nos ofrece un espectáculo increíble, queda en cada uno si decidimos cuidarlo o no.

Te podría interesar...

Curiosidades de los peces
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Curiosidades de los peces

En el siguiente artículo te contaremos varias curiosidades de los peces que te harán cambiar de parecer sobre ellos. ¡No son aburridos!



  • Lechleuthner, A., Schumacher, U., Negele, R. D., & Welsch, U. (1989). Lungs of Polypterus and Erpetoichthys. Journal of morphology201(2), 161-178.
  • Rebollo, D. L. (2020). Organización neuroanatómica de los sistemas catecolaminérgicos, serotoninérgicos, nitrérgicos y orexinérgicos en el sistema nervioso central de los peces holósteos (Doctoral dissertation, Universidad Complutense de Madrid).
  • Pérez, H. E. (2014). Biodiversidad de peces en México. Revista Mexicana de Biodiversidad85, 35.
  • Pough, F. H., Janis, C. M., & Heiser, J. B. (1999). Vertebrate life (No. QL 605. P68 1999). Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall.
  • Friedman, M., & Brazeau, M. D. (2010). A reappraisal of the origin and basal radiation of the Osteichthyes. Journal of Vertebrate Paleontology30(1), 36-56.
  • Rebollo, D. L. (2020). Organización neuroanatómica de los sistemas catecolaminérgicos, serotoninérgicos, nitrérgicos y orexinérgicos en el sistema nervioso central de los peces holósteos (Doctoral dissertation, Universidad Complutense de Madrid).
  • Sallan, L. C. (2014). Major issues in the origins of ray‐finned fish (A ctinopterygii) biodiversity. Biological Reviews89(4), 950-971.