Los 12 peces más peligrosos del mundo

No todos los peces peligrosos nos muestran su letalidad con cuerpos enormes y dientes puntiagudos. No apartes la mirada, pues algunos representantes de esta lista te fascinarán.
Los 12 peces más peligrosos del mundo
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 09 febrero, 2022

Los peces son animales vertebrados eminentemente acuáticos, ectotermos—no producen calor metabólico— y con respiración branquial. Su superficie está recubierta por escamas, tienen aletas y su cuerpo es fusiforme, pues está completamente adaptado a la vida y la locomoción bajo el agua. Se han registrado más de 33 000 especies en este grupo, pero ¿conoces a los peces más peligrosos del mundo?

En sus hábitats naturales, los peces suelen alimentarse de pequeños invertebrados más pequeños que ellos —zooplancton—, algas, detritos y otras especies de peces. Ninguno de estos animales tiene como presa principal el ser humano, pero algunos tienen dientes, toxinas y otras características que podrían herir de gravedad a uno. A continuación, te mostramos a los 12 peces que no quieres encontrarte mientras nadas.

1. Pez globo

Los peces globo no son peligrosos por sus mandíbulas o colmillos, pero sí que destacan por su capacidad para hincharse y la presencia de fuertes espinas externas. De todas formas, el verdadero peligro de muchas de estas especies son las sustancias tóxicas que contienen en sus órganos internos.

Hablamos de la tetrodotoxina, una toxina mortal de acción potente y rápida. Estudios han demostrado que este compuesto tóxico es 160 000 veces más potente que la cocaína y bloquea de forma rápida la conducción axonal de las neuronas sensoriales. La intoxicación en humanos se produce por la ingesta accidental de órganos del pez globo en restaurantes que tratan el pescado crudo.

Existen más de 120 especies de peces globos, repartidas en 28 géneros distintos.

El pez globo forma parte de los tetraodóntidos.

2. Pez león

El pez león no engloba solo a una especie, sino a 9 distintas, que se reúnen en el género Pterois. De nuevo, estamos ante un grupo de peces que no destacan por sus armas físicas, sino por las toxinas que producen. El efecto de su veneno es inotrópico —afecta a la contractilidad muscular— y cronotrópico —altera el ritmo cardíaco—. Este animal inyecta las toxinas a través de sus espinas corporales.

En humanos, el veneno del pez león provoca náuseas, vómitos, confusión, mareo, diarrea y dolor de pecho. En los casos más extremos, se pueden producir fallos cardíacos.

El pez león es uno de los peces más peligrosos del mundo.

3. Tiburón blanco (Carcharodon carcharias)

Los tiburones blancos son unos de los animales más famosos y temidos del mundo. No es para menos, pues con sus casi 6 metros de longitud de media, un ejemplar es capaz de ingerir hasta 14 kilos de carne con un solo mordisco. A pesar de que contiene unos 3000 dientes en su entorno bucal, rara vez los utiliza contra los humanos. Los ataques a personas por parte de esta especie son anecdóticos.

El tiburón blanco es uno de los animales que están en peligro de extinción en Europa.

4. Pez piedra (Synanceia horrida)

Este es otro de los peces más peligrosos del mundo, pero no por sus mandíbulas, sino por su veneno. El pez piedra se trata del actinopterigio más venenoso de todo el entorno marino. Debido a sus neurotoxinas y citotoxinas, el contacto directo con las aletas de un ejemplar de esta especie es capaz de acabar con la vida de un ser humano. De todas formas, hace mucho tiempo que no se registra una muerte por su acción.

Desde el año 1959 existe un antiveneno contra las toxinas de estos peces. Esto reduce drásticamente su potencial mortal.

Uno de los peces más venenosos del mundo.

5. Pez tigre (Hydrocynus vittatus)

Pasamos al agua dulce, pues el pez tigre habita en las masas de agua terrestres de África, donde las temperaturas son altas y hay abundancia de presas. Estos animales alcanzan hasta los 100 centímetros de longitud, poseen una dentadura muy poderosa y son capaces de cazar aves que están al vuelo, saltando del agua con rapidez y eficacia.

Uno de los animales con supersentidos.

6. Pirañas

El término “piraña” engloba a varias especies de peces carnívoros que habitan en las aguas dulces de zonas tropicales. Los ejemplares más problemáticos suelen ser del género Pygocentrus, pero casi todos los ataques a humanos se producen cuando hay sangre en el agua o la víctima ya presenta una herida abierta. Además, la mayoría de especies no suponen ningún peligro para nuestra especie.

Una piraña de vientre rojo en un acuario.

7. Anguila eléctrica (Electrophorus electricus)

El siguiente integrante de la lista viene a romper moldes, pues su peligrosidad no radica en sus mandíbulas ni en venenos. La anguila eléctrica supone un problema por su capacidad para producir descargas eléctricas, a partir de las reacciones que tienen lugar en los órganos de Sachs y de Hut. Las muertes por estos animales son extremadamente raras, pero han sucedido.

Uno de los peces más peligrosos del mundo.

8. Tiburón tigre (Galeocerdo cuvier)

El tiburón blanco es el rey de los mares, pero su pariente el tiburón tigre es el que más problemas causa a los humanos. Estos peces cartilaginosos se aventuran a puertos, canales y costas, lo que hace que los encuentros con personas sean mucho más comunes. Existen múltiples estudios que han registrado la muerte de humanos por ataques de estos animales.

Esta especie se considera parte de uno de los peces más peligrosos del mundo. Es el causante 50 ataques de media cada año hacia seres humanos.

Un tiburón tigre.

9. Barracuda

Las barracudas se engloban en el género Sphyraena, un grupo de peces que presentan longitudes desde 50 centímetros hasta poco más de 1 metro. Son el terror de los mares para especies de peces de pequeño tamaño, pue su velocidad inusitada —de 0 a 90 kilómetros/hora en un solo arranque— y sus dientes puntiagudos no le dan ninguna oportunidad a sus presas.

Uno de los peces más peligrosos del mundo.

10. Pez caimán o pejelagarto (Lepisosteus osseus)

Aunque a un ser humano solo le podrá dar un susto, el pejelagarto es un pez que llega a los 200 centímetros y se trata de un superdepredador en los ríos que habita, en Estados Unidos.  Estos animales son extremadamente longevos, pues pueden vivir entre 15 y 20 años, con un máximo registrado de 39 años. Como curiosidad, cabe destacar que se están popularizando como animales de compañía.

Un ejemplar juvenil de pejelagarto.
Un ejemplar juvenil de pejelagarto.

11. Rayas

Las rayas son un grupo de peces cartilaginosos que pertenecen al orden de los Rajiformes. De las 4 familias en las que se escinde este grupo, solo 2 de ellas cuentan con ejemplares que portan aguijones venenosos en el primer tercio de su cola. El mayor peligro de este arma no radica en su potencial tóxico, sino en su tamaño, pues puede alcanzar hasta 30 centímetros de longitud.

La muerte más sonada por una raya fue la de Steve Irwin, un conservacionista y divulgador Australiano. Murió porque el aguijón de un ejemplar le atravesó el corazón.

Una mantarraya gigante de agua dulce.

12. Morenas

Las morenas son peces en forma de serpiente que pueden alcanzar hasta los 150 centímetros de longitud. Son depredadoras excelentes que se alimentan de invertebrados marinos y pequeños peces.

Un pez morena asomando su cabeza.

Como habrás podido comprobar, las estrategias de ataque y defensa en el medio acuático son tan fascinantes como numerosas. Curiosamente, muchos de los peces más peligrosos del mundo suponen un problema al ser ingeridos o al entrar en contacto con ellos, no por su potencial depredador. Sin duda, en la naturaleza no todo es lo que parece.

Te podría interesar...
Los 5 peces de agua dulce más grandes del mundo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 5 peces de agua dulce más grandes del mundo

Existen algunas especies de peces que pueden catalogarse como monstruosas. ¡Descubre aquí los peces de agua dulce más grandes del mundo!



  • Emilio Salceda y Aída Ortega. «Neurotoxinas: significado biológico y mecanismos de acción». Recogido a 13 de junio en https://web.archive.org/web/20141217154201/http://www.elementos.buap.mx/num74/pdf/29.pdf
  • Simpfendorfer, C. (1992). Biology of tiger sharks (Galeocerdo cuvier) caught by the Queensland shark meshing program off Townsville, Australia. Marine and Freshwater Research, 43(1), 33-43.
  • Keynes, R. D., & Martins-Ferreira, H. (1953). Membrane potentials in the electroplates of the electric eel. The Journal of physiology, 119(2-3), 315-351.
  • Simões, E. M. D. S., Mendes, T. M. A., & Adão, A. (2015). Poisoning after ingestion of pufferfish in Brazil: report of 11 cases. Journal of venomous animals and toxins including tropical diseases, 20, 1-2.
  • Cohen, A. S., & Olek, A. J. (1989). An extract of lionfish (Pterois volitans) spine tissue contains acetylcholine and a toxin that affects neuromuscular transmission. Toxicon, 27(12), 1367-1376.
  • Rahn, H., Rahn, K. B., Howell, B. J., Gans, C., & Tenney, S. M. (1971). Air breathing of the garfish (Lepisosteus osseus). Respiration physiology, 11(3), 285-307.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.