Parvovirus en cachorros recién nacidos

El parvovirus en cachorros recién nacidos es una urgencia veterinaria, pues el pequeño podría fallecer en 48 horas. Aquí puedes leer cómo opera esta enfermedad en el cuerpo del can.
Parvovirus en cachorros recién nacidos
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 22 febrero, 2022

El parvovirus en cachorros recién nacidos es un problema grave, pues se trata de una enfermedad muy contagiosa y que puede resultar fatal en perros que acaban de nacer. De hecho, si no se trata, es muy posible que el pequeño muera en un plazo de 48 horas.

¿Qué hacer en estos casos? Lo cierto es que es una de las peores situaciones a las que te podrías enfrentar con una camada, pues el pronóstico no es nada bueno. Aquí encontrarás información sobre esta enfermedad y qué hacer si un cachorro la contrae. No te lo pierdas.

¿Qué es el parvovirus?

El parvovirus es una enfermedad provocada por virus de la familia Parvoviridae. Este agente produce alteraciones en las vellosidades intestinales, ya que ataca a las células que se están replicando. Esto, en cachorros, no permite el correcto desarrollo del animal y a veces ocasiona problemas de salud en la vida adulta, como gastroenteritis crónica, dermatitis atópica y problemas cardíacos.

Los perros adultos pueden contagiarse también si no están vacunados, pero los síntomas serán más leves.

La parvovirosis se contagia a través de heces infectadas, ya sea por contacto o por vía oral-fecal, es decir, que el perro ingiera de alguna forma el virus. Los síntomas son de índole digestiva, con una diarrea sanguinolenta de olor característico, anorexia, vómitos, fiebre y deshidratación.

¿Cómo se presenta el parvovirus en cachorros recién nacidos?

Los cachorros se ven afectados por el parvovirus a partir de las 6-12 semanas de vida, momento en el que empiezan a perder los anticuerpos maternos. Aquellos que no reciben el calostro o cuya madre no esté vacunada (es decir, que no les transmite anticuerpos mediante la lactancia) son mucho más susceptibles de contraer la parvovirosis.

Existe una presentación de la enfermedad que cursa con problemas cardíacos. Aunque no es muy habitual, afecta más a los cachorros, provocando problemas en el miocardio y aumentado el riesgo de muerte súbita.

¿Qué hago si sospecho que mi cachorro ha contraído parvovirus?

No se puede decir más claro: corre al veterinario. No esperes, pues cada segundo que ganes es un segundo más que tienen en la clínica para salvarle la vida al cachorro. Como se decía más arriba, el signo más característico del parvovirus en cachorros recién nacidos es la diarrea sanguinolenta. Esta diarrea además tendrá un olor especialmente desagradable, como podrido.

Tratamiento de la parvovirosis

No existe un tratamiento que elimine el virus del organismo. Cuando un can se contagia de esta enfermedad, se requiere su hospitalización para controlar los síntomas lo mejor posible. Entre las medidas más habituales están las siguientes:

  • Fluidoterapia: las continuas diarreas y vómitos producen una gran deshidratación en el can. Se le administran fluidos por vía intravenosa para mantener este valor estable.
  • Antibióticos: para controlar las infecciones oportunistas.
  • Xilacina: en los últimos años se está añadiendo este medicamento al tratamiento, pues se ve que ayuda a reducir el tiempo que duran los síntomas y a mejorar la eficacia del tratamiento en general.
  • Antieméticos: medicamentos para cortar los vómitos si el veterinario considera que el perro podría comer por sí solo.
  • Alimentación parenteral: en el caso de que el can no pueda alimentarse, será necesario nutrirle por vía intravenosa. Administrar potasio suele ser una buena forma de ayudar en la recuperación.
  • Transfusiones de sangre: puesto que diarreas y vómitos son sanguinolentos en la parvovirosis, se produce una importante anemia con el tiempo. Es por eso por lo que podría ser necesaria una transfusión.

Qué hacer cuando el cachorro vuelve a casa

Es posible que, si logran estabilizar al cachorro en el hospital, lo manden a casa a terminar el tratamiento. En ese caso, prepárate para brindarle cuidados intensivos las 24 horas del día. Las medidas que deberás tomar son las siguientes:

  • Mantén siempre caliente y cómodo al cachorro: el estrés de verse solo y no poder descansar agravará la enfermedad. Evita los sobresaltos y asegúrate de que duerme en un lugar cálido y mullido.
  • Cuida su hidratación: es muy probable que te hayan dado suero en el veterinario para que se lo des en casa. Estos líquidos suelen contener electrolitos que el perro pierde a través de la diarrea y los vómitos. En la clínica te indicarán la posología.
  • Sigue al pie de la letra las indicaciones de su medicación: nunca te saltes las dosis o se las des a destiempo. Tampoco le mediques sin indicación veterinaria.
  • Mantén una higiene estricta de tu hogar: el parvovirus en perros recién nacidos no es precisamente una enfermedad limpia. Será desagradable y cansado higienizar tu casa a fondo, pero de ello depende eliminar el virus por completo.
Perro tierno

Pasar este trance con tu cachorro será duro y doloroso, tanto si sobrevive como si no. Sin embargo, no pierdas la esperanza, pues es posible recuperar a un pequeño can con la rapidez y cuidados adecuados. Después de ello os espera una larga vida juntos.

Te podría interesar...
Bordetella en perros: síntomas y tratamiento
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Bordetella en perros: síntomas y tratamiento

La Bordetella en perros es una de las enfermedades respiratorias más comunes que causa afecciones al sistema respiratorio.



  • Cervantes, K. C., Loredo, A. D. J. G., Ordoñez, V. V., Espinosa, J. L. Z., & Muñoz, R. F. (2014). Estudio comparativo de casos fatales de parvovirus canino tipo ii en cachorros (Canis familiaris) importados. Revista Biológico Agropecuaria Tuxpan2(1), 216-220.
  • Vargas Sarmiento, J. D. (2019). Xilacina como protocolo de tratamiento para reducir el tiempo de recuperación y porcentaje de mortalidad de la parvovirosis canina.
  • Kilian, E., Suchodolski, J. S., Hartmann, K., Mueller, R. S., Wess, G., & Unterer, S. (2018). Long-term effects of canine parvovirus infection in dogs. PloS one13(3), e0192198.