Importancia de la hidratación en los perros

07 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bióloga Silvia Conde
La deshidratación en perros puede provocar problemas muy serios y en algunos casos llega a ser mortal. Evitarla está en manos del tutor.

Casi todos los animales necesitan beber diariamente agua suficiente para mantenerse hidratados. La hidratación es un aspecto básico de la salud de las mascotas, entre ellas los perros. Los canes deben tener siempre acceso a agua limpia y fresca, pero también se puede añadir hidratación en su dieta ofreciéndoles comida húmeda o alimentos con mucha agua.

Aproximadamente, un 60 %-70 % del peso corporal de un animal adulto es agua. Una pérdida de tan solo el 10 % puede provocar problemas muy graves en el organismo y el riesgo puede ser mortal. Por ello, la importancia de la hidratación en perros es algo que nunca debe subestimarse.

¿Cuánta agua deben beber los perros?

La cantidad de agua que necesita cada perro depende de muchos factores diferentes: la edad, raza, tamaño, actividad física que realice, tipo de alimentación que reciba y otros muchos parámetros.

En términos generales, la ingesta diaria debe ser igual a las pérdidas de agua que se producen cada 24 horas a través de la orina, saliva, transpiración y otros procesos fisiológicos. Con esto, podemos estimar que aproximadamente la cantidad de agua que bebe un perro a diario va de los 30 a 100 mililitros por kilogramo de peso.

Cuando la ingesta de agua aumenta al doble o triple, esto puede ser síntoma de algún tipo de patología y es recomendable consultarlo con un veterinario. A este signo se le conoce como polidipsia y va acompañado de poliuria, que conlleva un volumen de orina superior a la normalidad.

La pérdida de agua también se incrementa con los vómitos y diarreas. Es importante controlar la hidratación de los perros durante estos eventos.

La hidratación en perros es esencial para la supervivencia.

Causas de polidipsia y poliuria

En el perro, las causas más frecuentes asociadas a enfermedades son las siguientes:

  • Fallo renal.
  • Piometra, un tipo de infección uterina.
  • Síndrome de Cushing, caracterizado por una producción excesiva de cortisol.
  • Diabetes mellitus.

En el gato, el hipertiroidismo también puede ocasionar un aumento de la ingesta de bebida y la producción de orina. El diagnóstico de estas enfermedades se confirma con otras pruebas médicas.

Sin embargo, no todas las causas pueden ser indicativas de enfermedades. Una mascota puede beber mucha agua cuando realiza un ejercicio intenso, hace calor o por una alimentación alta en sodio, pero debes vigilar y consultar con un veterinario si cambian de forma evidente sus hábitos.

Los peligros de la deshidratación

Los síntomas de deshidratación en perros varían según el grado de la misma y con un examen físico puede evaluarse la severidad de la situación. Los signos más evidentes en perros son los siguientes:

  • Ojos hundidos o enoftalmos.
  • Letargo.
  • Debilidad.
  • Aumento de la temperatura corporal.
  • Aumento de la tasa respiratoria.

La importancia de la elasticidad cutánea

Esto puede medirse mediante el pellizco cutáneo y el tiempo de relleno capilar (TRC). El primero consiste en pellizcar la piel y comprobar la rapidez con la que vuelve a su forma normal.

Cuando los animales están deshidratados, la piel tarda más tiempo de lo normal en volver a su estado original. El tiempo de relleno capilar se mide presionando ligeramente las encías de un perro y ver cuánto tiempo tardan en volver a su color rosado natural.

Con esta información, se asignan unos porcentajes estimados de deshidratación al animal, que aumentan según lo marcados que se presenten los síntomas anteriores. Esta es la escala general utilizada:

  • Menos del 5 %: deshidratación no detectable.
  • 5m% de deshidratación: pliegue cutáneo y TRC evidentes.
  • 6-8 %: pliegue cutáneo y TRC marcados, mucosas secas y ojos enoftalmos.
  • 12-15 %: shock hipovolémico y riesgo de muerte.

Conforme el volumen de agua en el torrente sanguíneo disminuye, la tensión arterial baja y el corazón, para seguir manteniendo el flujo sanguíneo, bombea con mayor intensidad. La deshidratación también afecta la capacidad para controlar la temperatura corporal.

Una deshidratación severa puede conducir al fallo multiorgánico, debido a una disminución del flujo sanguíneo. El organismo sufre un colapso circulatorio que puede provocar una insuficiencia renal y hepática. En este punto, todos los sistemas se ven alterados y el resultado es irreversible.

¿Cómo se corrige la deshidratación en perros?

La fluidoterapia es el tratamiento elegido para tratar una deshidratación. Mediante la administración de suero por vía oral, subcutánea, intravenosa, intraperitoneal o incluso intraósea —según el caso y la severidad— se puede controlar una deshidratación en perros.

La ruta de administración, el ritmo y el tipo de suero necesarios dependerán de las condiciones en las que se encuentre el animal y es el veterinario quién decidirá sobre ello. En muchos casos, el perro deberá permanecer hospitalizado en la clínica hasta que sus valores fisiológicos vuelvan a la normalidad.

Un perro bebe de una botella de agua.

Como has podido comprobar, la hidratación es un aspecto fundamental en la salud de los perros. Cualquier animal que conviva con el ser humano debe tener acceso continuo a agua, independientemente de la especie, raza y condición individual.

Cuando por diferentes causas veas signos evidentes de deshidratación en el can que no mejoren con la toma de líquidos, debes acudir rápidamente al veterinario. La rapidez a la hora de actuar es muy importante en estos casos.

  • 07Avepa. org. Aproximación diagnóstica al paciente con poliuria/polidipsia. Formación continuada, 2007 - 2012.
  • Affinity - petcare. Deshidratación en perros: ¿Qué secuelas pueden padecer?
  • Universidad de Murcia. Francisco Ginés Laredo Álvarez. Anestesia veterinaria. Tema 3. Fluidoterapia.