Razones por las que un gato bebe demasiada agua

29 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Si un gato bebe demasiada agua, es necesario descartar una lista de dolencias que provocan micción excesiva. En estas afecciones, la sed se manifiesta como respuesta para compensar el exceso de agua que pierde en la orina.

Si observas que tu gato bebe demasiada agua, ¡presta atención! Puede ser el primer aviso de un problema de salud. La sed excesiva es conocida con el término médico de polidipsia. Asociada a ella, se presenta el exceso de micción, denominada poliuria; un gato no puede tener la una sin la otra.

Con frecuencia, para los dueños de mascotas la micción excesiva es más notoria que la sed. Ambas pueden ser la manifestación de una enfermedad metabólica subyacente. Cabe señalar que la sed excesiva también puede estar relacionada con estados de ansiedad o estrés.

¿Cómo establecer si tu gato bebe demasiada agua?

La recomendación más simple es la comparación. En tal razón, la clave es la observación. ¿Acaso está en la búsqueda constante de charcos o cualquier cuenco? Si crees que está bebiendo más de lo que ha sido habitual en él, es conveniente hacer una visita a tu veterinario.

Es necesario tener en cuenta que los gatos tomarán diferentes cantidades de agua dependiendo de su dieta. Si tienen dieta húmeda, una buena cantidad de la ingesta de agua estará contenida en su comida. Por otro lado, si su dieta consiste principalmente de croquetas necesitará mayor cantidad de agua.

Diabetes mellitus

Los gatos que padecen esta enfermedad no logran controlar sus niveles de azúcar en la sangre. Esto se traduce en la elevación anormal del azúcar en el torrente sanguíneo. Bajo esta circunstancia, cantidades sustanciales de azúcar pasan a la orina, pues los riñones no alcanzan a reabsorberlo todo.

La cantidad de azúcar extra en la orina induce la pérdida aumentada de agua –la poliuria– que, a su vez, produce la sed excesiva o polidipsia secundaria.

Gato orinando

Curso de la enfermedad, diagnóstico y tratamiento

La diabetes puede afectar a cualquier gato, a cualquier edad. Otros síntomas incluyen pérdida de peso, aumento del apetito y predisposición a infecciones urinarias. Si esta enfermedad no se trata oportunamente, progresará hasta el colapso, deshidratación, coma y muerte.

Entre los factores de riesgo para adquirir esta enfermedad está la obesidad, la inactividad física e, incluso, la genética. La diabetes puede diagnosticarse mediante signos clínicos compatibles y pruebas simples de sangre y orina. El tratamiento consiste en inyecciones diarias de insulina debajo de la piel y el control de rutina por parte de un veterinario.

Enfermedad renal crónica

La insuficiencia renal es una enfermedad muy común en los gatos. Ocurre cuando la estructura o la función de los riñones se alteran.

A través de los riñones se eliminan los productos de desecho del organismo. Adicionalmente, son vitales para mantener el equilibrio del agua y del cuerpo. Si los riñones funcionan mal, la orina se diluye aumentando la cantidad de orina y secundariamente la ingesta de agua.

Diagnóstico y tratamiento

Esta enfermedad cursa también con disminución del apetito, pérdida de peso, náuseas, vómitos o diarrea y convulsiones. Se diagnostica por análisis simples de orina y sangre. La enfermedad renal crónica es un proceso progresivo, así que el tratamiento se basa en tratar de retrasar la progresión y en tratar cualquier síntoma.

Gato duerme en el lavabo

Hipertiroidismo

Esta enfermedad es endocrina, es más común en los gatos mayores y, generalmente, se debe a un tumor en una de las glándulas tiroides. Se manifiesta cuando las glándulas tiroides se vuelven hiperactivas y, en consecuencia, producen más hormona tiroxina.

Debido a que esta hormona regula la tasa metabólica, su aumento acarrea pérdida de peso, apetito exacerbado, taquicardia y alta presión arterial.

Otro efecto –menos conocido– del hipertiroidismo es el aumento de la filtración por los riñones debido a la presión arterial alta. Esto puede conducir a la deshidratación y a una polidipsia secundaria para compensar.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico consiste en la determinación de los niveles de las hormonas tiroideas en sangre. El tratamiento médico del hipertiroidismo incluye el manejo de las enfermedades concurrentes, en especial las del sistema cardiovascular.

Si un gato bebe demasiada agua, debes buscar la causa de su deshidratación

Existen otras posibles causas de deshidratación en gatos, entre ellas ingesta de alimentos secos o salados, sobrecalentamiento corporal o sangrado de cualquier origen. Otras condiciones comunes de la deshidratación son inflamación de la vejiga (cistitis) y hasta tumores.

  • Lappin, M. R. (2001). Polyuria and polydipsia: Overview and diagnostic plan. In Feline Internal Medicine Secrets Chapter 39 (pp. 181-183). Hanley & Belfus.
  • Delaney, S. J., & Fascetti, A. J. (2012). Basic nutrition overview. Applied Veterinary Clinical Nutrition. 1st edn. Eds AJ Fascetti, SJ Delaney. West Sussex, UK: John Wiley & Sons, 9-22.