Cómo combatir las infecciones urinarias felinas

Alberto Fuentes · 16 marzo, 2019
Las infecciones urinarias felinas deben tratarse con la mayor brevedad posible; aprender a evitarlas y detectarlas es crucial para la salud de tu mascota

Las infecciones urinarias felinas son unos de los motivos más comunes por los que enferman nuestros gatos. Saber identificarla a tiempo y cambiar ciertos hábitos ayudará a prevenir la aparición de esta incómoda infección.

Cualquier animal de compañía puede sufrir una infección de orina, pero en un perro es más fácil de identificar porque suele provocar que orinen dentro de casa al no aguantar más. En los gatos, al hacer sus necesidades dentro de casa, y con el sigilo con el que suelen hacerlo, es mucho más difícil percatarse del problema.

A continuación, vamos a ver los comportamientos de los felinos cuando sufren este tipo de infecciones y los hábitos que debemos tener en cuenta para disminuir las probabilidades de que las sufran de nuevo.

Síntomas de las infecciones urinarias felinas

Como ocurre en la mayoría de los animales, las infecciones de orina son más comunes en las hembras que en los machos, y este riesgo se incrementa más aún con la edad.

El síntoma más común a la hora de descubrir las infecciones urinarias felinas es que este se queja cuando cuando orina, con quejidos provocados por el escozor que sufre al hacerlo. Lo silenciosos que son este tipo de animales, y más para hacer sus necesidades, hace que nos alarmemos rápidamente.

La frecuencia con la que acuden a su arenero para orinar también es muy representativa, ya que pueden multiplicar por tres la frecuencia con la que lo necesitan a causa de la infección. Además, llama la atención la poca cantidad de orina que expulsan en cada una de ellas.

Infecciones urinarias felinas: síntomas

Como hacen con todas sus dolencias, los felinos suelen lamerse la zona afectada para intentar desinfectarla de forma natural, por lo que suelen chuparse la zona genital más de lo habitual con este propósito.

Otro síntoma de las infecciones urinarias felinas es que hagan sus necesidades fuera del arenero, algo muy raro, y la orina suele ser de un color más anaranjado de lo habitual. La presencia de un poco de sangre en la orina es la causante del color oscuro. El olor también es más intenso y rápidamente se hace notar en el hogar.

Como ocurre con otras infecciones, el animal suele sentirse más decaído de lo habitual, con falta de apetito, incluso con vómitos o diarrea. En el caso de los felinos, su necesidad de soledad se incrementa todavía más.

Si los síntomas de tu animal encajan con los anteriormente citados es recomendable acudir de inmediato al veterinario para tomar medidas, ya que si demoramos la cura puede acarrear consecuencias más graves en el futuro.

Una infección no detectada a tiempo puede causar nefritis, una inflamación de los riñones del animal, lo que dificultaría el trabajo de los riñones y no se llevaría a cabo un filtrado efectivo de la sangre, con las complicaciones que esto puede acarrear.

Causas que provocan la infección

Quien convive con un gato conoce lo sensibles que son este tipo de animales a los cambios. El estrés es una de las causas que más perjudica y debilita la salud de un felino, y aumenta la irritabilidad de aparato urinario.

La falta de actividad física y el sobrepeso tampoco ayudan y hace que sean más propensos a las infecciones. El hecho de no salir nunca de casa acaba pasando factura a estos animales y se hacen demasiado vulnerables a los cambios.

Si sufren otro tipo de enfermedades, como diabetes o urolitiasis, las probabilidades de padecer infecciones urinarias se multiplica. Si el gato, además, es propenso a hacerse heridas o se ve involucrado en peleas con frecuencia, las infecciones de dichas heridas pueden pasarse al sistema urinario, ya sean provocadas por hongos, bacterias o virus.

¿Cómo prevenir las infecciones urinarias felinas?

La higiene de las zonas donde suele pasar tiempo el animal es primordial para evitar infecciones. Mantener siempre agua limpia y fresca disponible es el primer paso.

Por todos son conocidos los atracones que puede darse un gato, por lo que es aconsejable que le demos cantidades más pequeñas e incluir alimento húmedo en su dieta, en vez de darle solo pienso seco.

Infecciones urinarias felinas: prevención

Por supuesto, la caja de arena debe limpiarse al menos una vez a la semana. Mantenerla en un lugar seco y tranquilo dará al gato la intimidad y relajación que necesita.

Observar a tu mascota es la mejor manera de detectar cualquier problema que pueda tener con rapidez y acudir al veterinario cuando este lo necesite. Solo un profesional debe encargarse de resolver este tipo de infecciones. ¡No lo olvides!