Cómo reconocer enfermedades del corazón en gatos

Eva Maria · 11 diciembre, 2018
Las enfermedades del corazón en gatos son comunes, pero a menudo asintomáticas, así que es importante aprender a reconocer los signos de problemas cardíacos en los felinos para poder conseguir un diagnóstico temprano

Las enfermedades del corazón en gatos afectan a 1 de cada 10 gatos en todo el mundo. La enfermedad cardíaca es una afección en la que está presente una anomalía del corazón. La enfermedad cardíaca en los gatos es un precursor médico de la insuficiencia cardíaca congestiva en los gatos, ya que la enfermedad cardíaca puede provocar una insuficiencia cardíaca congestiva en los gatos si no se trata.

La enfermedad cardíaca en los gatos se presenta de manera muy similar a la de los perros, con algunas excepciones. La mayor diferencia es que los gatos tienden a enmascarar sus signos mejor que los perros y, por lo tanto, pasan más tiempo sin ser detectados. La detección temprana es clave.

Síntomas de enfermedades del corazón en gatos

Los dueños de gatos pueden tener problemas para notar cuándo el comportamiento anormal de su mascota es sintomático de algo hasta que progresa a una insuficiencia cardíaca congestiva. De hecho, puede ser difícil saber si el gato se ha ralentizado debido a una enfermedad cardíaca o si simplemente muestra una pereza normal.

Los síntomas de la enfermedad cardíaca del gato incluyen mayor reclusión, pérdida de apetito y dificultad respiratoria. Por el contrario, muy pocos gatos tosen cuando tienen una enfermedad cardíaca, incluso en sus etapas avanzadas, como ocurre con los perros. Otros síntomas de  enfermedades del corazón en gatos son vómitos, depresión, pérdida o ganancia de peso, inflamación abdominal, colapso y tromboembolismos, entre otros.

Observar la frecuencia respiratoria del gato es importante, ya que un aumento de ella puede ser un signo de enfermedad del corazón. Sin embargo, el ronroneo dificulta el conteo de la frecuencia respiratoria en los gatos, así que puedes intentar contar las respiraciones por minuto mientras el está durmiendo. La frecuencia respiratoria normal puede ser de menos de 50 respiraciones por minuto.

Gato enfermo

Razas gatos más propensas a contraer enfermedades del corazón

La mayoría de las personas no tienen gatos de raza pura, por lo que puede ser más difícil hacer generalizaciones sobre qué razas de gatos son más propensas a contraer enfermedades del corazón. En cualquier caso, las razas Maine Coons, Rag Dolls, Bengals, Sphinxes y American Short Hair tienden a ser las más afectadas por la miocardiopatía hipertrófica desde un punto de vista genético.

Dicho esto, los investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte encontraron genes que codifican para cardiomiopatía hipertrófica en Ragdolls y Maine Coons, entre otras razas. Esta enfermedad, la afección cardíaca que se diagnostica con más frecuencia en los gatos, hace que el ventrículo izquierdo del gato se engrase, lo que dificulta el bombeo de la sangre a la aorta.

Todavía hay un largo camino por recorrer antes de que la comunidad científica pueda manejar la genética felina y las enfermedades cardíacas en los gatos.

Diagnóstico de la miocardiopatía hipertrófica en gatos

La miocardiopatía hipertrófica, que literalmente significa enfermedad del músculo cardíaco, es una afección cardíaca que causa un engrosamiento y/o estiramiento de las paredes del corazón.  El diagnóstico de la miocardiopatía hipertrófica en gatos comienza con un examen cardíaco.

Miocardiopatía hipertrófica en gatos

Un examen cardíaco permite seguir un protocolo de investigación exhaustivo para determinar la presencia y el alcance de la cardiomiopatía hipertrófica en gatos. Dicho examen cardíaco puede incluir algunos o todos los procedimientos siguientes:

  • Examen físico: escuchar el corazón y los pulmones del gato con un estetoscopio para verificar si hay sonidos anormales.
  • Ultrasonido: para ver y medir la cámara, las válvulas y los músculos del corazón del gato, así como los principales vasos cardíacos.
  • Presión arterial estándar: para controlar la presión sistólica y diastólica.
  • Electrocardiograma: para medir la actividad eléctrica del corazón y diagnosticar soplos cardíacos en gatos, entre otras afecciones.
  • Rayos X: para ver el tamaño general del corazón, su posición en el tórax y el estado general de los pulmones.
  • Análisis de sangre: para evaluar la salud general del gato. Un análisis de química sanguínea también puede determinar el nivel de hormona tiroidea presente en el torrente sanguíneo. Esto es muy útil al evaluar la cardiomiopatía hipertrófica en gatos, porque una glándula tiroides hiperactiva puede ser una causa subyacente de la enfermedad cardíaca.

A pesar de que la cardiomiopatía hipertrófica en los gatos es incurable, un diagnóstico precoz puede ayudar a mejorar la calidad de vida del felino. Si las enfermedades del corazón en gatos se detectan en sus etapas de leve a moderada, todavía se puede hacer mucho por el animal.