Ortopedia para perros: todo lo que necesitas saber

Cuando la movilidad de un perro se ve afectada, es necesario acudir a la ortopedia para perros y la fisioterapia. Te explicamos en qué consisten estos procedimientos.
Ortopedia para perros: todo lo que necesitas saber
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 23 junio, 2021.

Escrito por Laura Morales Negrin, 23 junio, 2021

Última actualización: 23 junio, 2021

Existen ciertas enfermedades y accidentes que acaban por afectar a los músculos y los huesos de los animales. Por suerte, la medicina veterinaria evoluciona y a día de hoy, gracias a la ortopedia para perros, aquellos cánidos que sufren estos problemas pueden optar a una mejora en su calidad de vida.

Poder contar con profesionales especializados en esa área, así como con las herramientas que esta ofrece, es un alivio para aquellos tutores cuyos perros necesitan de su ayuda para vivir mejor. En este artículo, te explicamos todo lo que debes saber sobre la ortopedia para perros.

¿Qué es la ortopedia para perros?

La ortopedia para perros es una especialización dentro de la veterinaria que ayuda a estos animales a recuperar cierta calidad de vida que han perdido debido a ciertas condiciones, como podrían se la displasia de cadera o accidentes. Hasta hace un tiempo, su acceso era bastante costoso, pues estamos hablando de tratamientos y elementos que deben realizarse ajustándose a las necesidades y características del animal.

Sin embargo, la importancia creciente de los animales de compañía en la sociedad ha hecho que se produzcan grandes avances en técnicas y materiales en este ámbito. Como consecuencia, en general se han reducido los costes de dichos elementos ortopédicos —carros, sillas de ruedas, etc.—

Un perro en silla de ruedas usa su ortopedia.

Cuidados de un perro en recuperación

Cuando un perro ha sufrido un accidente o padece una enfermedad que provoca que su movilidad sea reducida —artrosis o hernia discal—, lo más importante es consultar con un veterinario. Solo un profesional podrá darte un informe detallado de la situación.

Como hemos mencionado, la ortopedia en perros trabaja en base a las necesidades específicas del animal, por lo que conocer al detalle cuál es el problema es esencial. Con esto nos referimos, por ejemplo, a que no se debe apostar por una silla de ruedas para el perro sin saber si eso le va a beneficiar o puede perjudicarle en otros aspectos.

Una vez tengas el informe veterinario en tus manos, la ortopedia para perros se encargará de encontrar la herramienta o prótesis adecuada. Esta no solo debe ayudar al perro a moverse, sino que tendrá que brindarle apoyo, aportándole comodidad y reduciendo el dolor en sus movimientos.

Además, tal y como señalan expertos, las sesiones dirigidas por un fisioterapeuta canino darán mejores resultados en su recuperación, por lo que estas deben acompañar al uso de dichas herramientas. Aun así, antes de adentrarnos en las herramientas de recuperación o apoyo de la ortopedia canina, recordemos otros cuidados esenciales que necesita un perro en recuperación:

  • Alimentación: el tutor de un perro con problemas de movilidad debe evitar a toda costa que presente obesidad, puesto que el sobrepeso solo agravaría la situación. Consulta a tu veterinario si es necesario cambiar su dieta a una reducida en grasas o niveles proteicos.
  • Comodidad: hazle la vida fácil a tu perro en casa. Si le cuesta moverse o usa silla de ruedas, evita dejar elementos que entorpezcan su paso. Además, si pasa la mayor parte del tiempo tumbado, tendrás que ayudarle a cambiar de posición para que no le salgan úlceras en la piel.
  • Higiene: especialmente en el caso de los perros paralíticos, controlar sus esfínteres puede ser imposible. Tendrás que prestar atención para limpiarlo o ayudarlo.

Con todas estas consideraciones en mente, veamos cuáles son las herramientas más usadas en la ortopedia canina.

Silla de ruedas para perros

Las sillas de ruedas son unos de los productos de ortopedia para perros por excelencia. Se usan cuando el can tiene problemas en sus patas traseras, pues si este tiene falta de movilidad en las extremidades delanteras, lo necesario sería un carro. Este se parece mucho a las sillas, pero realmente hay diferencias a la hora de usarlos.

Centrándonos en las sillas de ruedas para perros, encontramos 2 opciones. Te contamos de forma somera sus particularidades:

  • Sillas de ruedas individualizadas: creadas de forma exclusiva para el animal. Son aconsejables cuando el perro ya es adulto y el problema es irreversible. Su elección hace que la silla esté completamente adaptada a las necesidades y comodidad del animal. Sin embargo, al ser de diseño único, su precio es más elevado que la siguiente opción.
  • Sillas de ruedas autoajustables: son más baratas y prácticas que las exclusivas, aunque en ocasiones no se adaptan al 100 % a las características del animal. Están especialmente aconsejadas cuando el perro sigue en fase de crecimiento.

Arnés de rehabilitación

El arnés de rehabilitación suele ser una solución más temporal que la anterior. Es una opción más barata que otras, pero como su propio nombre indica, no se trata de un artilugio que vaya a ser usado de forma permanente.

Al colocárselo al perro, se ajusta a su cuerpo mediante sus tiras regulables. Una vez puesto, actúa como sujeción de la zona perjudicada del animal, manteniéndola en alto. Es muy efectivo en casos en los que los perros ven la fuerza de sus patas reducida, pues les hace de refuerzo para proporcionarles más soporte y estabilidad.

Además, con el uso del arnés terapéutico, son los dueños del can los que cargan con parte del peso del animal al sujetarlo. De esa forma, baja la presión en la lesión, el perro se siente más ágil y la recuperación es más sencilla.

Prótesis robóticas o biónicas

Los progresos médicos y tecnológicos también se introducen poco a poco en la ortopedia para perros. Gracias a ellos, se han logrado grandes avances biomédicos y prótesis realizadas con materiales complejos —como la fibra de carbono—.

Cuando hablamos de prótesis biónicas nos estamos refiriendo a piezas que sustituyen partes externas del cuerpo imitando sus movimientos. Dichas piezas funcionan a través de sensores y procesadores, que recogen impulsos nerviosos para interpretarlos y traducirlos a movimiento.

Aunque existe la barrera de la comunicación con los perros, a veces tan necesaria en estos campos para trabajar sobre el problema con la ayuda de las sensaciones del paciente, investigaciones indican que el camino hacia el desarrollo comienza a forjarse.

Abrazaderas no rígidas en la ortopedia para perros

Las abrazaderas no rígidas son otro de los productos de la ortopedia para perros más conocidos. Estas se usan cuando el perro requiere que alguna articulación le sea inmovilizada para su reposo. Con su uso se disminuye la inflamación y el dolor, lo que a su vez se traduce en apoyo terapéutico. Están indicadas en los siguientes casos:

  • Esguince.
  • Artritis.
  • Tensiones de la rodilla.
  • Lesión del ligamento cruzado anterior.
  • Cojera.
  • Soporte pre y post operatorio.
Un perro con un esguince en la pata.

La fisioterapia en perros

A veces, es esencial poner la salud de las mascotas en manos de fisioterapeutas especializados en ellas. Al hacerlo, la fisioterapia en perros actuará rebajando el tiempo de recuperación del animal frente a problemas traumatológicos o la rehabilitación tras una cirugía. Más específicamente, entre sus funciones principales están las siguientes:

  • Bajar las inflamaciones.
  • Reducir el dolor.
  • Atenuar la atrofia de músculos, tendones, cartílagos y ligamentos.

Dentro de la fisioterapia canina, encontramos diversas técnicas. Entre ellas, se pueden destacar las siguientes:

  • Fisioterapia común: este término engloba un conjunto de técnicas, con las que se emplean brazos y manos para llevar a cabo masajes. Su finalidad es estimular la circulación sanguínea, los músculos y el sistema nervioso.
  • Hidroterapia: esta técnica usa el agua con diferentes temperaturas y presiones. Con ayuda de los fluidos, se ayuda al perro a eliminar tensión de los músculos.
  • Circuitos: en los circuitos, el perro realiza ejercicio físico controlado al pasar por un tramo compuesto de diferentes obstáculos —zig zags, suelos de diferentes alturas y rugosidades, etc.—, siempre adaptados a las necesidades del animal.
  • Aparatos, como el láser o los ultrasonidos: su finalidad es reducir inflamaciones o estimular, mediante electrodos, los músculos afectados.
  • Uso de frío o calor: dependiendo de la necesidad del animal. Por ejemplo, el calor ayuda a que los vasos sanguíneos se dilaten, relaja los músculos y promueve la recuperación rápida tras una lesión.
Un ejemplo de ortopedia en perros.

En caso de que debas acudir a alguna herramienta de la ortopedia para perros, tienes que considerar que antes y durante el uso de la misma tu mascota debe pasar también por un fisioterapeuta canino. No solo porque este será el responsable de recomendar qué producto es el que mejor le conviene al animal, sino que revisará su evolución y lo apoyará con sus técnicas.

It might interest you...
Cuidados tras una cirugía ortopédica en perros
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Cuidados tras una cirugía ortopédica en perros

Existen varios procesos patologicos que requieren de una cirugia ortopedica para ser resultos. Tan importante como la misma son los cuidados poster...



  • M. (2021). Fisioterapia y rehabilitación veterinaria. SERVET.
  • A los perros también les da artritis. Recogido a 19 de junio en http://espanol.arthritis.org/espanol/la-artritis/artritis-canina/
  • Leighton, R. L. (1999). Preferred method of repair of cranial cruciate ligament rupture in dogs: a survey of ACVS diplomates specializing in canine orthopedics. American College of Veterinary Surgery. Veterinary surgery: VS, 28(3), 194.
  • Remedios, A. M., & Fries, C. L. (1995). Treatment of canine hip dysplasia: a review. The Canadian Veterinary Journal, 36(8), 503.
  • Whittick, W. G. (1977). Traumatologia y ortopedia canina (No. SF 910.5. W5418).