Nolotil para gatos: usos y dosis

El nolotil puede ser empleado como fármaco en los gatos para paliar ciertos dolores, entre otros usos. Sin embargo, lo más importante es que sea un veterinario quien recomiende su utilidad y especifique las dosis.
Nolotil para gatos: usos y dosis
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 20 julio, 2021.

Escrito por Laura Morales Negrin, 14 julio, 2021

Última actualización: 20 julio, 2021

Muchas personas conocen el nolotil como medicamento para los humanos y sus posibles usos frente al dolor. Por ello, cuando su mascota parece presentar síntomas de malestar, es normal que se planteen si es buena su administración. Saber qué es el nolotil para gatos, cómo puede actuar y sus posibles efectos secundarios podrá resolver algunas dudas.

Aun así, lo más importante de todo siempre será contar con la aprobación veterinaria, pues no se debe medicar a las mascotas sin una valoración previa profesional, ni mucho menos hacerlo con fármacos destinados a la medicina humana si no se ha indicado. Veamos con detalle lo que hay que saber sobre el nolotil para gatos.

¿Qué es el nolotil para gatos?

El nolotil es un medicamento que produce efectos analgésicos, antipiréticos, antiespasmódicos y, en menor medida, tiene efecto antiinflamatorio. Forma parte del grupo de las pirazolonas y su principio activo es el metamizol, magnésico o sódico. Se cataloga como un analgésico no opioide y se metaboliza en el hígado.

Hay que destacar que el nolotil es un medicamento formulado para humanos. Eso no significa que su uso esté prohibido en animales, pero sí que existen otras opciones más apropiadas para ellos, en este caso, específicamente desarrolladas para los félidos enfermos.

Ofrecer fármacos  que son realmente para los felinos garantiza una mayor seguridad y eficacia. Por eso, ante la posible detección de dolor en gatos, lo indicado siempre será consultar a un profesional para que este decida cuál es el medicamento más apropiado.

Los antihistamínicos para gatos pueden ayudar en muchos cuadros.

¿El nolotil es bueno para gatos?

El nolotil puede funcionar como remedio en ciertos procesos de dolor de los gatos y otras patologías que se especificarán a continuación. Sin embargo, como se ha indicado, solo un veterinario puede determinar si es apropiada su administración o no. Por lo tanto, no siempre es el mejor tratamiento.

Entre las funciones que cumple el nolotil para gatos se encuentra el paliar ciertos dolores agudos —no sirve para los crónicos— de intensidad media a moderada. Por desgracia, detectar síntomas de dolor en gatos no siempre es sencillo. Si el profesional lo determina, podrá prescribirlo para los siguientes cuadros:

  • Dolores por traumatismos.
  • Dolor causado por neuritis o neuralgias.
  • Molestias medias o moderadas causadas por artritis.
  • Procesos febriles.
  • Para dolor de origen oncológico.
  • Dolores viscerales.
  • Distocia.

Como señalan los expertos, el nolotil también es útil en pequeños animales para dolores producidos por cólicos gastrointestinales y malestar urinario o biliar por sus propiedades antiespasmódicas. En última instancia, puede cumplir función de analgésico preventivo en protocolos preanestésicos.

Este medicamento permite el uso de menos cantidad de anestesia durante una cirugía, así como menos medicación analgésica tras la intervención.

Dosis del nolotil para gatos

Ahora que se ha explicado qué es el nolotil para gatos y sus posibles usos, se expondrán los principales detalles sobre sus dosis en felinos. De nuevo, es imprescindible resaltar que solo un veterinario es la persona con la facultad para determinarlas. Para ello, tendrá que considerar los siguientes puntos:

  • Las características del felino: peso, raza, edad y sexo.
  • El historial médico del animal.
  • El cuadro clínico del gato.
  • La vía de administración: esta puede ser subcutánea, intravenosa, intramuscular u oral.

Una vez determinado todo esto, se podrán establecer las dosis correctas. Por ejemplo, en caso de decidir su administración por vía intravenosa o intramuscular, suele recomendarse unos 0,2 mililitros por cada 5 kilogramos de peso del animal, repitiendo la dosis entre 2 o 3 veces diarias. También puede optarse por tan solo una dosis cada 24 horas.

En caso de considerar la toma de nolotil por vía oral, el veterinario puede decidirse por dar el medicamento en forma de gotas cada 4 o 6 horas. Sea cual sea el caso, el profesional deberá hacer un seguimiento del tratamiento, aunque sean los tutores los que administren el fármaco desde casa —esto solo suele ocurrir si es por vía oral—.

Contraindicaciones del medicamento

Como cualquier fármaco, el nolotil para gatos también tiene ciertas contraindicaciones. Algunas de las circunstancias en las que no está aconsejado este medicamento son las siguientes:

  • No se puede administrar en felinos alérgicos al metamizol.
  • Tampoco si el gato tienen una enfermedad hepática, renal o gastrointestinal crónica.
  • No se puede suministrar si el felino está en tratamiento con fármacos como la fenilbutazona, clorpromazina o barbitúricos.
  • Hay que tener mucho cuidado con gatos que sufren problemas cardiovasculares.
  • También hay que ser muy precavido en felinos de avanzada edad.
  • No está indicado si el animal padece algún tipo de alteración cuantitativa o cualitativa de sus componentes sanguíneos (discrasia sanguínea).
  • En gatas gestantes o en periodo de lactancia tampoco se puede administrar.

Efectos secundarios

Tan importante como saber qué es el nolotil en gatos y para qué se usa es tener presentes sus posibles efectos secundarios en los felinos tras su administración. Si se va sobre aviso de la posible signología, se podrá actuar de forma rápida acudiendo al centro veterinario si hiciera falta.

Entre los efectos que puede tener la aplicación de nolotil para gatos por vía subcutánea está la irritación de la zona justo donde se ha producido la inyección. Por otro lado, en caso de una dosis excesiva del medicamento, el fármaco podría provocar convulsiones en el animal.

También hay que tener en cuenta que el metamizol sódico aumenta las probabilidades de una hemorragia. Esto es debido a que su acción produce la supresión en la formación de protrombina —proteína del plasma de la sangre que forma parte del proceso de coagulación—. Otros efectos colaterales que se pueden dar, según estudios profesionales, son los siguientes:

  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Vértigos
  • Somnolencia.
  • Retención urinaria.
  • Mareos.
  • Prurito.
  • Hipotensión.
  • Depresión del sistema nervioso central, especialmente depresión respiratoria.
  • Confusión.
La acromegalia en gatos es un problema crónico.

Hay que recordar que, durante cualquier tratamiento médico en mascotas, el profesional veterinario debe realizar un seguimiento y evaluación del proceso y los tutores tienen que permanecer alerta ante cualquier síntoma adverso. La administración adecuada del medicamento puede salvarle la vida al animal.

Te podría interesar...
Onsior para gatos: dosis y efectos secundarios
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Onsior para gatos: dosis y efectos secundarios

Si tienes dudas sobre el uso de Onsior para gatos, en este artículo te contamos cuáles son sus aplicaciones y posibles contraindicaciones.