¿Cómo identificar el dolor en gatos?

Identificar el dolor en los gatos es una tarea compleja, pues estos animales están preparados a nivel evolutivo para nunca mostrarse vulnerables.
¿Cómo identificar el dolor en gatos?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 02 Junio, 2021.

Última actualización: 02 Junio, 2021

Saber reconocer el dolor en gatos es fundamental, no solo por evitarles sufrimiento, sino por fortalecer el vínculo tutor-felino. Sin embargo, aprender a reconocer las señales no es del todo intuitivo: se necesita tiempo y adquirir conocimientos.

En este artículo, podrás aprender todo lo básico en relación al dolor en estos mamíferos. Desde la propia definición hasta los diferentes comportamientos que lo indican, tendrás las herramientas necesarias para evitar el dolor en tu gato de forma definitiva.

¿Qué es el dolor en gatos?

Comencemos por la definición del proceso que nos ocupa. El dolor se define como una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con daño tisular real o potencial. Se trata de un mecanismo de protección que implica cambios fisiológicos y de comportamiento.

Tipos de dolor

El dolor puede clasificarse en 2 categorías según su duración, independientemente de si se trata de gatos o cualquier otro animal. Estos son los siguientes:

  • Dolor agudo: es aquel que aparece tras una lesión o enfermedad y desaparece con la recuperación. Este dolor se considera adaptativo, ya que regula la conducta para evitar que el daño empeore durante la recuperación.
  • Dolor crónico: este, a diferencia del anterior, permanece cuando el daño se repara. Se produce a raíz de cambios en el sistema nervioso y no es reversible. Por tanto, no se lo considera adaptativo, pues no cumple función alguna para la supervivencia y la recuperación.
Un gato en el veterinario sigue unos análisis de sangre.

Signos de dolor en gatos

Los gatos, a simple vista, parecen resistentes, pues tienden a ocultar los síntomas de su enfermedad y el dolor, para evitar parecer débiles ante los competidores. Algunos de los signos clínicos de este malestar serán fáciles de identificar, pero otros no tanto y se necesita saber dónde mirar. A continuación, te presentamos los más comunes.

Signos posturales y de movimiento

Cuando el gato tiene una lesión en articulaciones, músculos y otras estructuras que permiten el movimiento, el dolor será identificable a través de la postura, principalmente. Incluso, la ausencia de actividad y movimiento puede ser un signo de dolor físico. Algunos de los movimientos y posturas antiálgicas que puedes encontrar en felinos son los siguientes:

  • Pose encorvada, con el lomo arqueado la mayor parte del tiempo.
  • Cojeras o patas que no apoya en el suelo.
  • Estirar las patas delanteras, como si el félido se desperezase continuamente.
  • Inactividad general.

Por otro lado, cuando se trata de dolores viscerales, puedes notar que tu felino se hace un ovillo —al igual que los humanos nos encogemos cuando tenemos calambres en el abdomen— o que se estira para apoyar el vientre en una superficie. Este signo conductual suele ir acompañado de vómitos o diarreas.

Cambios en las deposiciones

El dolor en gatos puede manifestarse también en la forma en que estos orinan y defecan. Por lo general, podrás observar que el felino no utiliza su caja de arena —puede que no pueda acceder a ella debido al dolor— o que marca con orina lugares que normalmente no haría.

Cuando se trata de trastornos digestivos o renales, puede que el gato asocie el dolor a defecar u orinar en la bandeja, así que dejará de usarla.

Alteraciones en el carácter

Como a cualquier otro animal, a los gatos se les nota que el dolor les pone de peor humor. Esto se traduce en varios comportamientos, como los siguientes:

  • Episodios agresivos, arañazos o mordiscos fuera de lugar.
  • Ausencia de interacción con otros animales o con el tutor.
  • Falta de acicalamiento, ya que el pelaje luce desaliñado y sucio.
  • Ausencia de marcaje facial.
  • Anorexia o disminución de la ingestión de comida.
  • Salivación excesiva.
  • Vocalizaciones frecuentes.

Herramientas para identificar el dolor en gatos

Identificar adecuadamente todos estos signos no es tarea fácil, incluso sabiendo de su existencia. El lenguaje corporal es clave para detectar el dolor el gatos, pero requiere pasar tiempo con cada individuo y aprender cómo lo manifiesta.

Una vez acudas al veterinario, este tendrá otras herramientas para evaluar el malestar del félido. Las escalas de medición que utilizan los profesionales, no obstante, evalúan la gravedad del dolor a través del análisis de las conductas del felino. Las 3 escalas más representativas son estas:

  • Escala UNESP–Botucatu: cuenta con 10 variables distintas que se deben analizar; la postura, comodidad, actividad, actitud, reacción a la palpación de la herida y del abdomen, presión arterial, apetito, vocalización y otras.
  • Escala de dolor de Glasgow para gatos: tiene 7 variables en las que se atiende a conductas espontáneas y evocadas, interacciones con el animal y observaciones clínicas.
  • Escala Grimace: evalúa el dolor en gatos a través de la posición de orejas, orientación de los ojos, tensión en el hocico, bigotes y posición de la cabeza.

Si bien estas escalas han sido creadas y evaluadas de forma científica, los resultados dependen en gran medida de realizar una correcta anamnesis. Esto, a su vez, hace que la responsabilidad del tutor a la hora de analizar el comportamiento de su felino incremente, ya que debe responder de la forma más adecuada a las preguntas del veterinario.

¿Cómo identificar el dolor en gatos?

Ver sufrir a un ser querido no es algo agradable para nadie. Conocer estos signos y reconocerlos fácilmente te será de gran ayuda para minimizar el malestar de tu mascota y, por supuesto, para una detección precoz de situaciones que puedan volverse graves.

Te podría interesar...
10 signos de que un perro va a morir
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
10 signos de que un perro va a morir

Los signos que indican que un perro va a morir son variados, pero suelen representar fallos sistémicos que comprometen a varios órganos.



  • Bueno, R. Á. (2020). Etología felina: Guía básica sobre el comportamiento del gato. veterinaria.
  • Merola, I. (2016, 24 febrero). Behavioural Signs of Pain in Cats: An Expert Consensus. Plos One. https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0150040
  • Adrian D, Papich M, Baynes R, Murrell J, Lascelles BDX. Chronic maladaptive pain in cats: A review of current and future drug treatment options. Vet J. 2017 Dec;230:52-61. doi: 10.1016/j.tvjl.2017.08.006. Epub 2017 Aug 20. PMID: 28887012.