Mi iguana no come: ¿por qué?

Las iguanas son seres vivos voraces y activos. Si no comen, es momento de sospechar de una posible patología a nivel gastrointestinal o sistémico.
Mi iguana no come: ¿por qué?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 22 octubre, 2021.

Última actualización: 22 octubre, 2021

Las iguanas (y en general todos los reptiles omnívoros) son animales voraces que no rechazan comida en casi ningún escenario. Aquí te contamos qué debes hacer si tu iguana no come, pero los consejos brindados también son aplicables al resto de mascotas exóticas con un método de regulación de temperatura ectotérmico (lagartos, geckos, serpientes, tortugas, anfibios y otros).

Los reptiles comen menos que los mamíferos y las aves, pues su tasa metabólica es bastante menor. De todas formas, esto no significa que una inanición prolongada en cualquier lagarto exótico deba catalogarse como algo normal. Detrás de esa inapetencia podría esconderse una enfermedad subyacente, así que no la dejes pasar.

La alimentación en ectotermos

Las iguanas de la especie Iguana iguana (y todos los reptiles) son animales ectotermosEsto quiere decir que sus procesos metabólicos generan muy poco calor, por lo que los ejemplares son incapaces de regular su propia temperatura interna. Dicho de otro modo, dependen del entorno para calentarse o enfriarse y realizar toda ruta bioquímica orgánica.

Los reptiles depredadores (geckos, varanos, Helodermas y más) comen bastante poco, aproximadamente 1-2 veces a la semana. Esto se debe a que gastan poca energía durante la mayor parte del día y la disponibilidad de presas no suele ser constante en los ambientes que habitan. En general, los animales carnívoros comen menos que los herbívoros.

De todas formas, es necesario recordar que Iguana iguana es una especie herbívora primaria. Esto quiere decir que se alimenta de forma casi exclusiva de plantas, brotes y frutas, aunque a veces también acepta invertebrados y aportes proteicos extra de origen animal. Aunque no coma tanto como un antílope o una vaca, sí se alimenta 1 o 2 veces al día.

La base de la dieta de la iguana doméstica deben ser los vegetales ricos en calcio, tal y como comenta el portal VCA HospitalsEl 80-90 % de su aporte calórico vendrá de hojas de remolacha, hojas de mostaza, hojas de nabo, heno de alfalfa, bok choy, col rizada, perejil, acelga, lechuga romana, colinabo, escarola y diente de león, entre otros. La fruta solo debe suponer el 10-20 % restante.

Las iguanas son herbívoras y, por ende, comen mucho más que un reptil primariamente insectívoro.

La iguana verde es uno de los reptiles prohibidos como mascotas.

¿Por qué mi iguana no come?

Aunque este animal sea pesado y voraz, hay que destacar que una iguana adulta puede pasar de 1 a 2 semanas sin comer y no tener mucho problema. Al ser un ser ectotermo, es capaz de ralentizar su metabolismo de forma comportamental y reducir la cantidad de energía que invierte en moverse, escalar o salir del terrario a interactuar con el tutor.

Si tu reptil está 1 semana sin comer no te preocupes, pero mantente atento a otros signos clínicos accesorios. En caso de que el animal continúe sin probar bocado, es hora de barajar las siguientes razones y planear una visita al veterinario de exóticos.

Mala temperatura del terrario: el principal motivo por el que una iguana no come

El primer error que cometen muchos tutores primerizos es no iluminar o no calentar el terrario de la iguana (o del reptil en general) de la forma adecuada. Recordamos que estos animales obtienen la energía del medio y, por tanto, necesitan un gradiente térmico marcado para llevar a cabo el proceso conocido como termorregulación.

Una iguana que no obtiene suficiente calor del medio no podrá digerir la comida adecuadamente y, por ende, tendrá menos ganas de alimentarse. Recuerda las siguientes reglas generales para que esto no te suceda:

  • La temperatura del terrario durante el día debe oscilar los 26-29 °C, pero no menos. En zonas frías, esto se puede conseguir añadiendo una manta térmica a los lados o bajo parte de la instalación. Por la noche, el intervalo térmico puede bajar a 21-23 °C.
  • La zona “fría” del terrario donde el reptil puede descansar no debería tener una temperatura menor de 25,5 °C durante el día.
  • La temperatura de la zona caliente o basking spot debe ser de 35-37 °C. Para conseguirlo, es necesario adicionar una lámpara UVB en el techo del terrario que emita el calor suficiente.

Si la temperatura baja de 20 °C seguramente el animal dejará de comer, pero si esta sigue descendiendo no tardará mucho en morir. Revisar los parámetros térmicos del terrario es siempre el primer paso para responder a por qué tu iguana no come.

Terrario inadecuado y estrés

Más allá de la temperatura, el terrario puede ser deficiente en otros muchos sentidos. Por ejemplo, el tamaño mínimo de una instalación para un adulto debe ser de 1 metro de largo por 2 de ancho y 2 de alto, ya que son animales escaladores. Esta también debe contar con rocas y muchas ramas para que el reptil pueda elegir a su gusto la zona en la que termorregular.

Si el terrario es más pequeño de lo requerido o está mal planteado, seguramente el reptil dejará de comer por estrés. Es necesario tener en cuenta que las iguanas se hacen grandes y pesadas, por lo que no vale con tenerlas en una urna de cristal en la que puedan darse la vuelta y poco más.

Este consejo es aplicable a todos los reptiles. Un mal terrario hará que toda especie deje de comer independientemente de su tamaño.

Enfermedades

Existen muchísimas enfermedades que pueden afectar a una iguana que no come. La enfermedad ósea metabólica por deficiencia de calcio, las infecciones entéricas, los trastornos renales, los parásitos intestinales, los ácaros epidérmicos, la mineralización de los órganos y muchos cuadros más son relativamente comunes en estas mascotas.

Estas patologías suelen mostrarse con otros signos clínicos que van más allá de la inapetencia. Por ejemplo, la expulsión de heces sanguinolentas, la diarrea, los estornudos constantes, las heridas epidérmicas o los ojos hinchados pueden llegar a acompañar a una falta de alimentación. Huelga decir que, en estos casos, la visita al veterinario con presteza es obligatoria.

Impactación intestinal

La impactación intestinal es muy común en reptiles grandes como las iguanas. Esto ocurre cuando el animal ingiere materiales no orgánicos o demasiado pesados (como piedras) y estos se quedan atascados en alguna porción del intestino, provocando que las heces no puedan ser excretadas. En este caso, la iguana deja de comer porque tiene el aparato digestivo taponado.

Los sustratos disgregados o inadecuados y una temperatura baja del terrario suelen ser los principales agentes causales de la impactación. En las primeras etapas se puede intentar descongestionar al animal con baños templados y con masajes, pero en cuadros graves la intervención quirúrgica es la única opción. 

Época reproductiva

Las iguanas comienzan su etapa reproductiva en octubre-noviembre y esta se mantiene hasta febrero. Si tu ejemplar es reproductivamente viable, seguramente deje de comer y muestre gran interés por salir del terrario. Si es macho también se volverá más agresivo, pero es algo normal. Muchos reptiles dejan de comer cuando están en celo.

Una iguana está comiendo.

Tu iguana puede dejar de comer por muchos motivos, pero el desbalance térmico del terrario es la causa principal en la mayoría de los casos. Si ves que estos parámetros son correctos, lo mejor es que acudas al veterinario de forma preventiva. Solo así podrás descartar una patología antes de que se torne crónica.

Te podría interesar...
Los 5 parásitos más comunes de las iguanas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 5 parásitos más comunes de las iguanas

Dada la importancia que tienen hoy en día las parasitosis en las mascotas, resulta interesante conocer los 5 parásitos más comunes de las iguanas.