Gecko de línea blanca (Gekko vittatus): cuidados en cautiverio

18 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
El gekko vittatus es una opción ideal para aquellos que buscan un reptil arborícola pacífico y bello para habitar un terrario tropical.

El gecko de línea blanca (Gekko vittatus) es un reptil que se ha ido abriendo paso, cada vez más, en el mercado de animales exóticos. Estos simpáticos animales son parientes del Gecko tokay, mucho más agresivo y temperamental, por lo que se trata de una opción excelente si quieres tener un reptil arborícola de rasgos exóticos con el que interactuar de vez en cuando.

La esperanza de vida del gecko de línea blanca es de unos 5 años en libertad pero, con los cuidados adecuados, puede sobrevivir en cautiverio por unos 10-20 años sin problema. Si quieres conocer las necesidades y requerimientos de esta bella especie, continúa leyendo.

Consideraciones iniciales

Gekko vittatus es una especie de reptil perteneciente a la familia Gekkonidae, nativa de Indonesia, Nueva Guinea, Palau y las Islas Salomón. En los últimos años cada vez se han registrado más especímenes de esta especie en el mercado de animales exóticos, pero hay que tener ciertas reservas a la hora de adquirir un ejemplar.

Por lo que hemos podido comprobar, el gecko de línea blanca no ha sido evaluado por la Unión para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), razón por la cual no se conoce el estatus de sus poblaciones salvajes. Por este motivo, tampoco existen informes oficiales con respecto a la regularización de su venta — no es CITES—.

¿Qué quiere decir todo esto? Pues, en resumen, que se pueden adquirir ejemplares sustraídos de su medio natural de forma legal. Por esta razón, te recomendamos que siempre exijas los papeles que certifiquen la cría en cautiverio de tu mascota. Plantéate comprar animales salvajes solo si pretendes criarlos y tienes un certificado de núcleo zoológico.

La cara de un gekko vittatus.

Cuidados en cautiverio del Gekko vittatus

Una vez nos hemos quitado de en medio las consideraciones legales, es hora de explorar los cuidados de esta especie en cautiverio. Te adelantamos que son bastante sencillos, aunque hay que tener ciertos parámetros en cuenta para que el animal crezca sano y fuerte. Vamos a ello.

El terrario

El terrario para un ejemplar adulto debe ser de 60x30x30 centímetros de largo, ancho y alto como mínimo. Estas medidas deben incrementarse si se quiere alojar a una pareja. Debes tener en cuenta que el animal es arborícola, así que la altura es mucho más importante que la longitud y anchura de la instalación.

Siempre recomendamos adquirir un terrario especializado para animales exóticos. Estas instalaciones están hechas de un cristal transparente y, además, tienen mallas de ventilación colocadas para que se produzca un flujo de aire adecuado. Esto es esencial para que no se acumulen humedad y agentes patógenos.

El sustrato recomendable es corteza de pino o fibra de coco, mejor si está hecho de material orgánico. Este se colocará sobre todo para mantener la humedad y para promover el enraizamiento de las plantas, pues los geckos rara vez bajarán al suelo —por no decir nunca—. Recuerda colocar un pequeño plato con agua para que los reptiles puedan beber.

Esta especie necesita enriquecimiento ambiental para crecer sin estrés. Coloca múltiples lianas, troncos y, a ser posible, plantas naturales que imiten un ecosistema tropical. Esto no solo beneficia a la estética de la instalación, sino que es esencial para el bienestar fisiológico de los animales.

Parámetros ambientales

Como podrás imaginar, esta especie requiere un ambiente de naturaleza tropical para proliferar. Estos son los parámetros ambientales a los que hay que prestar más atención:

  • Temperatura: entre los 24º y los 28º C. La zona más caliente del terrario puede alcanzar los 32 º C durante el día. Este gradiente se consigue colocando una potente manta térmica por fuera del terrario en los meses más fríos.
  • Humedad: en torno al 80%. Esto se consigue rociando el terrario diariamente con agua y manteniendo dentro de él plantas, ya que retienen bien la humedad. El sustrato siempre debe estar húmedo, pero no empapado.
  • Luz: esta especie es esencialmente nocturna, por lo que no se requiere ninguna iluminación especial para mantenerla.

Alimentación

El gecko de líneas blancas es insectívoro, por lo que su dieta debe basarse en presas vivas como grillos y cucarachas. También se le pueden ofrecer gusanos de la miel, tenebrios y Zoophobas de forma ocasional, pero no hay que abusar de estos alimentos, ya que son bastante grasos.

Los juveniles comen todos los días, mientras que los adultos se alimentarán cada 2-3 días sin pasar hambre. Puedes colocar a las presas en una bandeja pequeña dentro del terrario, para que los invertebrados muertos no se amontonen en el sustrato en caso de no ser depredados.

La boca de un gekko vittatus.

Consideraciones finales sobre Gekko vittatus

Como habrás podido leer a lo largo de estas líneas, la especie que te presentamos tiene unos requerimientos bastante sencillos de imitar. Aun así, hay que avisar a los posibles tutores de lo siguiente: estos geckos son relativamente susceptibles en lo que a infecciones parasíticas y bacterianas se refiere, sobre todo si provienen de su lugar de origen.

Por esta razón, recomendamos obtener ejemplares siempre criados en cautiverio. Cremas antibióticas como la blastoestimulina pueden ayudar con una infección, pero siempre se requerirá atención veterinaria ante cualquier enfermedad del animal.

  • White lined geckos: species profile, sprucepets.com. Recogido a 17 de diciembre en https://www.thesprucepets.com/care-of-pet-white-lined-geckos-1238768
  • REVIEW OF NON-CITES REPTILES THAT ARE KNOWN OR LIKELY TO BE IN INTERNATIONAL TRADE, Documento de la unión europea. Recogido a 17 de diciembre en https://ec.europa.eu/environment/cites/pdf/reports/non_cites_reptiles.pdf