Mastitis en conejas: causas, síntomas y tratamiento

22 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La mastitis en conejas puede tener múltiples causas y los síntomas dependen del agente etiológico. La infección bacteriana suele ser la principal sospechosa.

La mastitis en conejas se define como una inflamación del tejido mamario que a veces implica una infección. La inflamación provoca dolor, hinchazón, calor y enrojecimiento en los tejidos mamarios del animal. Puede ser causada por infecciones, traumas, mala higiene, quistes y otras causas hormonales.

Además, la mastitis puede mostrarse como una infección localizada o como parte de un cuadro grave sistémico. Si quieres saberlo todo sobre esta enfermedad y cómo atajarla, continúa leyendo.

Causas de la mastitis en conejas

Como hemos dicho, la mastitis suele ser causada por una infección, en la mayoría de los casos por la bacteria Staphilococcus aureus. De todas formas, los traumatismos, procesos cancerígenos y muchos más eventos clínicos pueden propiciar su aparición. Distinguimos estos 3 tipos principales de mastitis en conejas:

  1. Bacteriana: causada por Staphilococcus aureus o, raramente, por Pasteurella multocida.
  2. Cancerosa: está vinculada a un adenocarcinoma uterino. Este es un tipo de tumor maligno que comienza a crecer en el endometrio, la capa de tejido que reviste al útero.
  3. Cística: actividad hormonal mal regulada o el taponamiento de la salida de la leche pueden provocar que se forme un quiste en la glándula mamaria, hinchándola.

La lactostasis es una de las causas comunes de mastitis cística. En esta patología, las glándulas mamarias se obstruyen, ya que las crías se alimentan de forma irregular. El estancamiento de la leche en las mamas y los conductos puede provocar la aparición de una infección.

Por esta razón, las conejas productoras de leche en época reproductiva son más proclives a sufrir mastitis. La lactostasis antes nombrada, una alta producción de leche, anomalías funcionales en la glándula mamaria, cambios bruscos de temperatura y lesiones físicas también pueden causar la enfermedad.

Una granja intensiva de conejos.

Epidemiología

Cabe destacar que, según estudios, hasta el 15 % de las conejas de las granjas de cría presentan mastitis. Por lo tanto, podemos afirmar que se trata de una patología bastante común, sobre todo en centros con fines económicos, donde los animales suelen permanecer hacinados en condiciones de higiene discutibles.

Síntomas

El síntoma más llamativo de todos es que la hembra afectada presenta uno o más pezones —recordemos que poseen 4 pares totales — de color rojizo y apariencia hinchada. Las glándulas mamarias se muestran inflamadas, calientes al tacto y endurecidas. Otros de los signos comunes son los siguientes:

  • Decoloración e hinchazón del área mamaria: cuando la causa es bacteriana o cística, generalmente más de una glándula mamaria se ve afectada a la vez. Cuando sucede por un cáncer, suele estar presente solo en una de ellas.
  • Evitación a la hora de alimentar a los gazapos: a la coneja le duelen las mamas, por lo que es normal que no quiera alimentar a sus crías. Consecuentemente, los gazapos pueden desarrollar desnutrición si el tutor no decide alimentarlos de forma artificial.
  • Fatiga, apatía, falta de apetito, anorexia y depresión. La gravedad de estos síntomas dependerá del agente causal que está provocando la mastitis en primera instancia.
  • Descarga purulenta por las glándulas mamarias: la mastitis se manifiesta con una secreción purulenta amarillenta durante infecciones bacterianas o por cáncer. En el caso de la variante cística, la descarga es de un color marronáceo.

Como habrás intuido, esta enfermedad afecta únicamente a las hembras. Si bien la mastitis infecciosa puede ocurrir en conejas productoras de leche de todas las edades, la probabilidad de que se desarrolle por una neoplasia o por desajustes hormonales aumenta drásticamente a partir de los 3 años de edad.

Recordemos que un conejo doméstico vive aproximadamente 8 años, así que la mastitis no tiene por qué ser un efecto derivado de la vejez.

Tratamiento de la mastitis

La terapia antibiótica a tiempo puede curar la condición antes de que esta se agrave. Se suele recurrir a la administración intravenosa de penicilina con estreptomicina durante 3 días, tiempo que suele ser suficiente para acabar con el patógeno de forma definitiva.

Por desgracia, esta enfermedad es altamente contagiosa, pues individuos sanos pueden ser portadores asintomáticos de las bacterias. Por ello, en las granjas donde se observan brotes de mastitis, es necesario un tratamiento antibiótico preventivo en todas las hembras lactantes. Al menos, la patología rara vez es mortal.

En caso de que la causa sea neoplásica, el tratamiento es mucho más complejo y el pronóstico más reservado.

La otitis en conejos puede ser severa.

Como habrás podido comprobar, la mastitis es una enfermedad típica en conejas lactantes. Esta se presenta sobre todo en centros de granja, donde los animales se producen con fines monetarios y de consumo. Por suerte, el tratamiento antibiótico es eficaz y la vida de la madre no suele correr peligro.

  • Rosell, J. M., la Fuente, D., & Fernando, L. (2018). Mastitis on rabbit farms: prevalence and risk factors. Animals, 8(6), 98.
  • Goni, P., Vergara, Y., Ruiz, J., Albizu, I., Vila, J., & Gomez-Lus, R. (2004). Antibiotic resistance and epidemiological typing of Staphylococcus aureus strains from ovine and rabbit mastitis. International journal of antimicrobial agents, 23(3), 268-272.