Leptospirosis en gatos: síntomas y tratamiento

26 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La leptospirosis en gatos es un ejemplo de esta enfermedad bacteriana que afecta a más de 150 especies de mamíferos –salvajes y domésticos– alrededor del mundo

La leptospirosis en gatos es una enfermedad zoonótica de origen bacteriano. En la actualidad se la considera una enfermedad infecciosa emergente en humanos y en perros.

Sin embargo, existe una variedad de animales salvajes y domésticos –como es el caso en los gatos– que, siendo infestados, pueden no padecer de los síntomas de la enfermedad. En estos casos se habla de que son infectados subclínicamente.

Estas especies que portan la enfermedad sirven como reservorios de la bacteria y son una fuente potencial de infección para los huéspedes incidentales y los humanos.

Que debemos saber del agente causal: la leptospira

Las enfermedades zoonóticas son aquellas que pueden ser transmitidas entre distintas especies de mamíferos. Así, son enfermedades que pueden contagiarse entre humanos y otra clase de animales.

Hasta la fecha, se han  identificado un total de 22 especies de Leptospira. De ellas, 13 pueden causar la enfermedad en humanos.

Las especies de leptospira también se clasifican según su reacción de aglutinación por sueros que poseen anticuerpos que reconocen la bacteria. A esta clasificación se le denomina serotipos. Hasta ahora, se reconocen alrededor de 300 serotipos patógenos de Leptospira.

La forma de esta bacteria es muy característica: su apariencia es de delgadas espirales. Por lo general, uno o ambos extremos del organismo están curvados en forma de gancho.

Bacteria de la leptospirosis en gatos
Fuente: wikimedia.org/

Esta bacteria ingresa al organismo por contacto. Penetra la piel y las mucosas gracias a la producción de una enzima que altera la permeabilidad del tejido conjuntivo. Específicamente, digiere el contenido de ácido hialurónico para facilitar la invasión.

Leptospirosis en gatos: ¿cómo se disemina la bacteria?

La bacteria se elimina en la orina de los animales infectados. La orina infectada puede contaminar aguas superficiales como pantanos, arroyos y ríos. En este nicho, la bacteria puede sobrevivir durante períodos prolongados, hasta varios meses. Así, la enfermedad a menudo se transmite por el agua.

Los gatos pueden adquirir la infección de forma directa o indirecta. En el caso de la ruta indirecta, pueden infectarse por haber comido un animal salvaje que ha bebido el agua infectada.

Cuando sucede de forma directa, la leptospirosis en gatos se adquiere por contacto con orina infectada de otros animales infectados que cohabiten con el felino. También pueden contagiarse al beber el agua infectada que contiene la espiroqueta Leptospira.

Después de la penetración de las membranas mucosas o la piel, las leptospiras se multiplican rápidamente en sangre. La bacteria puede invadir muchos órganos, especialmente el riñón, en el cual las leptospiras pueden persistir y diseminarse a través de la orina durante meses o años.

Signos y síntomas de la leptospirosis en gatos

Al analizar gatos infectados, se ha encontrado que la bacteria está presente en orina y sangre. Estos estudios han determinado que la leptospirosis en gatos solamente produce signos clínicos leves.

La Leptospira provoca la leptospirosis en gatos
Fuente: wikimedia.org/

A pesar de que los signos clínicos en gatos aparecen raramente, la leptospirosis en gatos sí produce inflamación renal y hepática. Estudios recientes han demostrado una posible asociación entre la enfermedad renal crónica felina y la infección por Leptospira spp.

Manejo de la enfermedad

Al igual que en los perros, el tratamiento de los gatos enfermos dependerá de la gravedad de los signos clínicos. En general, el tratamiento de la leptospirosis en gatos consiste en antibióticos y terapia de apoyo.

En caso de gatos aparentemente sanos que diseminan leptospiras por la orina, se debe iniciar el tratamiento con doxiciclina –5 mg / kg cada 12 horas durante tres semanas– para eliminar su estado de portador.

Prevención

  • Desafortunadamente, no hay vacuna disponible para evitar la leptospirosis en gatos.
  • La única forma de evitar que los gatos se infecten es evitar que se alimenten de roedores potencialmente infectados. También que hay evitar que entren en contacto con agua estancada.
  • Los gatos que se mantienen en el interior del hogar tienen un riesgo muy bajo de infección.

Consulta a tu veterinario para descartar el padecimiento de leptospirosis en gatos. Recuerda que, aunque tu gato no muestre síntomas de la enfermedad, puede ser una fuente de contagio para humanos y perros en su entorno.

No podemos imaginar la vida sin nuestros gatitos. Sin embargo, en la actualidad ha cobrado importancia el hecho de que los gatos puedan actuar en el espacio doméstico como reservorio de Leptospira. Por tal razón, se recomienda ampliamente realizar el despistaje de leptospirosis en gatos.

Existen pruebas especializadas disponibles para identificar las bacterias en la sangre, la orina o los tejidos. Adicionalmente, se pueden realizar pruebas para detectar en la sangre del felino la presencia de anticuerpos contra la bacteria.

  • Picardeau M (May 2017). "Virulence of the zoonotic agent of leptospirosis: still terra incognita?". Nature Reviews. Microbiology. 15 (5): 297–307.
  • Hartmann, K., Egberink, H., Pennisi, M. G., Lloret, A., Addie, D., Belák, S., ... & Lutz, H. (2013). Leptospira species infection in cats: ABCD guidelines on prevention and management. Journal of feline medicine and surgery, 15(7), 576-581.
  • Millán, J., Cevidanes, A., Chirife, A. D., Candela, M. G., & León‐Vizcaíno, L. (2018). Risk factors of Leptospira infection in Mediterranean periurban micromammals. Zoonoses and public health, 65(1), e79-e85.