Tratamientos de la leptospirosis en perros

Yamila · 28 febrero, 2019
La leptospirosis en perros está producida por una bacteria y puede ser una enfermedad de gravedad que... ¡se puede contagiar a los humanos!

Se trata de una enfermedad infecciosa causada por una bacteria y que puede llegar a ser bastante grave para la salud de nuestra mascota. En el siguiente artículo te informamos sobre la leptospirosis en perros y de qué manera tratarla.

Qué es la leptospirosis en perros

Antes que nada es importante saber sobre esta enfermedad. Está causada por una bacteria del género Leptospira y el principal modo de contagio es a través de la orina. También puede encontrarse en agua contaminada o estancada e incluso traspasarse de un animal a otro si el enfermo orina en el césped y el sano olfatea, lame o come esas hierbas.

Este microorganismo primero infecta las mucosas o las heridas cutáneas, luego pasa a la sangre y, tras 10 días, afecta el epitelio renal y el parénquima hepático.

Son más propensos a sufrir leptospirosis las mascotas que viven cerca de áreas silvestres o con mucha vegetación, o en ciudades donde las ratas y los ratones son una epidemia. Es necesario saber también que la enfermedad es más común en machos que en hembras, ya que estos husmean el suelo para marcar territorio y orinan en diferentes lugares durante un paseo.

La leptospirosis se puede encontrar en todas partes del mundo, aunque es más habitual en aquellos países o zonas con clima tropical. Esto se debe a que los ambientes húmedos y cálidos favorecen el desarrollo de las bacterias. Por ello, también es más común en verano que en invierno.

Leptospirosis en perros: síntomas

Las principales formas de contagio son a través del contacto con la orina de un animal infectado, por vía placentaria (una hembra preñada a sus cachorros), ingesta de carne contaminada o de agua estancada y contacto o mordeduras de un roedor infectado.

Debes tener en cuenta que la leptospirosis se puede contagiar a los humanos. Por lo tanto, recomendamos no tener contacto directo con los fluidos corporales del perro, sobre todo si se le ha detectado la enfermedad.

Si bien la enfermedad se puede desarrollar desde el momento del contagio, se sabe que el perro expulsa bacterias en su orina desde el octavo día.

A veces la leptospirosis en perros no tiene síntomas, por lo que lo dueños no saben que su mascota está infectada. Pero una vez que se detectan algunos de los siguientes signos, es fundamental llevarla al veterinario:

  • Falta de apetito
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Falta de energía
  • Deshidratación
  • Temblores
  • Problemas para respirar
  • Orina muy frecuente
  • Sangre en la orina
  • Gastroenteritis hemorrágica
  • Dolores musculares
  • Encías sangrantes

Diagnóstico y tratamiento de la leptospirosis en perros

Ante los primeros síntomas, llevar a nuestra mascota al veterinario puede determinar su salvación o recuperación. En el caso de la leptospirosis,el profesional indicará un análisis de sangre para determinar la cantidad de enzimas hepáticas y glóbulos blancos y rojos, y un examen de orina para identificar la presencia de esta bacteria.

Tratamiento de la leptospirosis en perros

En algunos casos también se pide un test serológico para conocer la presencia de leptospiras. Lo malo es que se trata de una bacteria difícil de cultivar y muchas veces los resultados de estos estudios son erróneos.

Una vez que el veterinario diagnostica la leptospirosis en perros, el tratamiento debe comenzar lo antes posible. En casos más leves se prescribe un conjunto de antibióticos –penicilina y estreptomicina– que deben ser administrados en forma inyectable durante por lo menos una semana.

En casos más graves se añade además suero –si la deshidratación o el estado del animal es de consideración– y hasta transfusiones de sangre.

Si un canino no es tratado correctamente, o por algún motivo se suspenden las dosis de antibióticos, será portador de la enfermedad durante uno a cuatro años. Poco a poco irá eliminando las bacterias a través de la orina.

Como medidas de prevención se aconseja aplicar todas las vacunas a nuestras mascotas y eliminar las poblaciones de roedores, ya que estos son los portadores de la leptospirosis. Además, cuando sacamos a pasear a nuestro perro debemos evitar que huela la orina de otros o que coma césped del parque.

Li, R., Li, H., & Zhang, A. (2015). Leptospirosis. In Radiology of Infectious Diseases: Volume 2. https://doi.org/10.1007/978-94-017-9876-1_14