Las razas de gatos enanos

Francisco María García 28 junio, 2017

Entre las razas de felinos que tenemos a nuestro alrededor, algunas de ellas son características por un tamaño muy pequeño de los mininos. ¿A qué se debe la existencia de gatos enanos?

Patologías que provocan este fenómeno en las razas de gatos enanos

Existe en los genes de algunos gatos un gen recesivo que lleva la enfermedad del enanismo. Esta patología puede ser Osteocondrodisplasias, que provoca  un desarrollo anormal de los huesos y cartílagos. Tiene como consecuencia el enanismo en los gatos.

Esta enfermedad hace que el cuerpo del gato no se desarrolle de manera normal. Es decir, la estructura ósea del cuerpo del felino no se forma de manera proporcionada. Por ejemplo, su cabeza, mandíbula y nariz son más grandes de lo normal, o tienen los dientes muy torcidos. Además, su cuerpo suele curvarse. Se debe a que el peso del resto del cuerpo es excesivo para su tamaño.

También los gatos pueden padecer Hiposomatotropismo. Consiste en la deformación en la hormona del crecimiento, que se produce anormalmente en la glándula pituitaria.

Estas enfermedades traen como consecuencia anomalías en la estructura ósea, lentitud y poca agilidad en los felinos. Hasta el momento no existe ningún tipo de cura. Por el contrario, los criadores se han aprovechado de este gen para mezclar a los gatos de manera que el gen recesivo se volviera dominante, y así poder lograr una raza innovadora que originara más ventas de este tipo de animales.

Ejemplos de razas de gatos enanos

La primera raza que se conoce es la “Munchkin”. Se obtuvo tras muchas mezclas de gatos donde realmente había una anomalía en el código genético.

Esta nueva raza ha servido de base para crear otras razas enanas conocidas, ya que fue la primera en tener el gen recesivo del enanismo como el dominante.

A continuación, vemos algunos ejemplos de ellas:

  • Sphynix: se obtiene a través de la mezcla de un Munchkin y un gato esfing. Se caracteriza por no tener pelo y tener las patas traseras más largas que las delanteras.
  • Dwelf: se obtiene a través de la mezcla de un Munchkin, un Sphynix y un Curl Americano. Al igual que los Sphynix, se caracterizan por tener las patas delanteras más cortas que las traseras y una cola en forma de vara.
  • El Genetta: Aparece en el 2006 y es el resultado de la mezcla de un Munchkin, un Bengala y un Savannah. Tiene las patas cortas, cuerpo y hocico del tamaño de un gato normal, y pelo corto.
  • Lambkin: Es el resultado de un Munchkin y un Rex Selkirk de pelo rizado. Se trata de una de las razas de gatos más comercializadas debido a sus ojos claros y su pelaje, que los hace parecer una bolita de algodón.

Combinaciones en las razas de gatos y la ética

Existe el debate actualmente sobre estas mutaciones que interfieren en la salud del felino y desmejoran su calidad de vida. Se habla de que puede tratarse de una forma de “maltrato animal”. Aún no se ha llegado a un acuerdo al respecto.

La mayoría de los médicos coinciden que es un grave error mezclar razas de gatos. No en todos los casos los expertos hablan de que exista maltrato animal por el hecho de hacer estos cruces entre razas de gatos.

Estos experimentos en gatos no son recientes. Ya desde el siglo pasado en Inglaterra y Rusia apareció por primera vez en gen del enanismo en las razas de gatos. Se debía a las diversas mutaciones motivadas por el aumento de personas que deseaban un gato “muy pequeño” de mascota.

Un tamaño pequeño natural en las razas de gatos

A pesar que existen gatos modificados para tener un menor tamaño, podemos encontrarnos con razas que de manera natural suelen tener un menor tamaño. No obstante, poseen un desarrollo corporal armónico. Es decir, no todo gato pequeño es enano.

La diferencia está en que, a nivel de raza, los gatos enanos son casos de mutaciones genéticas inducidas, mientras que las razas pequeñas son producidas por causas naturales. Aunque en estos últimos casos, las razas no son extremadamente pequeñas, suelen ser de menor tamaño que un gato promedio.

Por ejemplo, el gato Siamés suele ser más pequeño de lo normal, pero su cuerpo de encuentra debidamente proporcionado porque no tiene mutaciones inducidas.

Te puede gustar