Lagos y pantanos, ¿es el mismo hábitat para seres vivos?

Aunque se trata de distintos ecosistemas, estos tienen en común una gran biodiversidad

Los lagos y pantanos son hábitats distintos, que comprenden ecosistemas propios con una riquísima biodiversidad. Anfibios, peces y una amplia vegetación, son ejemplos de las formas de vida que hay en las regiones de agua dulce.

Según datos, se estima que cerca del 40% de la biodiversidad mundial de peces vive en los cursos de agua dulce, como ríos, lagos, lagunas y pantanos.

Si bien ambos son ecosistemas de agua dulce, lagos y pantanos demuestran particularidades en su dinámica y formas de vida que habitan en su seno. Para explicar mejor la diferencia entre, te contamos sus orígenes y también presentamos brevemente su fauna y flora.

Lagos y pantanos: los diferentes tipos de ecosistema de agua dulce

No es ningún secreto que nuestro planeta Tierra está formado mayormente por agua. Aunque la mayor concentración sea de masas saladas, los cuerpos de agua dulce desempeñan un rol crucial para la supervivencia de todas las especies.

Estos ecosistemas están clasificados en tres categorías principales, según el movimiento de sus aguas, como vemos a continuación:

  • Ecosistemas lóticos: son cursos de agua dulce que experimentan un importante movimiento, como los ríos, los arroyos y los manantiales.
  • Ecosistemas lénticos: se trata de cuerpos que presentan un caudal de agua escaso o quieto, como los embalses, estanques, lagos y pantanos.
  • Ecosistemas de humedales: son regiones que experimentan épocas de inundación o saturación de agua dulce.

¿Qué son los lagos?

Por lo general, la formación de los lagos naturales sucede cuando una depresión o cuenca de determinado terreno se llena de agua dulce. Sin embargo, la definición precisa de los ‘lagos’ puede resultar algo compleja.

Ecosistema del lago

Cuando sufren un largo periodo de sequía, los lagos pueden quedar reducidos a pantanos o humedales. Por otro lado, un lago de grandes dimensiones puede ser considerado como un ‘mar’. Además, los ‘lagos efímeros’ suelen desaparecer durante la sequía y volver a llenarse de agua en tiempos húmedos.

Los lagos suelen estar divididos, teóricamente, en tres regiones. La zona litoral aparece a lo largo de la orilla, donde abunda la vegetación y los animales que se alimentan en la superficie del agua.

En la zona limnética observamos la predominancia de las aguas abiertas y encontramos una buena variedad de peces y anfibios. La zona profunda carece de especies mayores y suelen predominar los heterótrofos.

  • Estos cursos de agua también son clasificados según su disponibilidad de nutrientes y la posibilidad de abrigar vida en sus aguas.
  • Los lagos eutróficos cuentan con abundantes nutrientes y hospedan una gran biodiversidad de especies animales y vegetales.
  • Los lagos oligotróficos cuentan con pocos nutrientes y demuestran una variedad de especies mucho más escasa.

¿Y los pantanos?

El concepto de ‘pantano’ abarca los terrenos bajos que están saturados de agua estancada y cubiertos por vegetación acuática; también podemos observar árboles que no siempre están en la clasificación de plantas acuáticas. Estas formaciones están presentes en todos los continentes, con la lógica excepción de la Antártida.

Ecosistema del pantano

Los pantanos se forman en las cercanías de ríos, lagos o mares, de donde reciben el agua que cubre toda su extensión. Los terrenos donde encontramos estos cuerpos suelen tener un suelo mineral sin drenaje natural. Por ello, el agua no logra seguir su curso y queda estancada, lo que da lugar al ecosistema característico de los pantanos.

Existen dos tipos básicos de pantanos: los de agua dulce y los de agua salada. Los pantanos de agua dulce se forman a partir de lagos o arroyos dulces. La baja salinidad de sus aguas permite el crecimiento de abundante vegetación superficial y de una notable biodiversidad acuática.

Los pantanos salados son especialmente comunes en las regiones tropicales, donde están asociados a los mares. Por lo general, su lecho es formado por arena y la vegetación superficial es más escasa. También se observa la presencia de lodo en las épocas de marea alta y su ecosistema comprende solo formas de vida adaptadas a la alta salinidad de sus aguas.

¿Por qué son diferentes hábitats los lagos y pantanos?

Las formas de vida que habitan en lagos y pantanos son diferentes, pues deben estar adaptadas a las condiciones específicas de cada formación. Pero es cierto que hay algunas ‘coincidencias’, ya que algunas especies pueden beneficiarse de ambos ecosistemas.

En los lagos, podemos encontrar animales acuáticos y semiacuáticos, como es el caso de mamíferos (castores y visones), aves (patos y gansos), crustáceos (cangrejos), reptiles (tortugas) y anfibios (ranas y salamandras).

En estos espacios destacan las numerosas especies de peces de agua dulce, como las truchas, los esturiones y las percas. Su vegetación comprende algas, cañas, helechos, arbustos, musgos, lirios, jacintos de agua, etc.

En los pantanos, las formas de vida varían según la salinidad del agua. Los pantanos de agua dulce abrigan una numerosa biodiversidad de peces, anfibios, aves y una importante vegetación boscosa y acuática.

También encontramos reptiles, como caimanes y serpientes, mamíferos como las nutrias, camarones, cangrejos. La vegetación cuenta con musgos, robles, cipreses, lentejas de agua, etc.

Te puede gustar