La víbora áspid: hábitat, reproducción y curiosidades

Encontrarte con una de estas víboras no será plato de buen gusto, pero eso no quita que siga siendo un animal fascinante. Aquí puedes conocerla mejor.
La víbora áspid: hábitat, reproducción y curiosidades
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 24 diciembre, 2022

No son demasiados los reptiles peligrosos que se encuentran en la península ibérica, pero la víbora áspid puede llegar a convertirse en un problema para personas debilitadas, niños y ancianos. Sin embargo, y aunque esto le dio una mala fama en el pasado, ninguna serpiente ataca por placer.

Por tanto, vamos a conocer mejor a este reptil y a resaltar sus cualidades, curiosidades y aportaciones a su medio a través de la ficha biológica que encontrarás aquí. No te pierdas nada, pues en los ojos rasgados de una serpiente también se pueden encontrar momentos fascinantes.

Taxonomía y características

Vipera aspis.

La víbora áspid recibe el nombre científico de Vipera aspis  y pertenece a la familia taxonómica Viperidae, caracterizada por su capacidad para inocular veneno. Aunque a veces se utiliza el término áspid para referirse a cualquier víbora, se trata de un error, pues solo esta especie recibe ese nombre.

Existen 2 subespecies de la víbora áspid, la Vipera aspis aspis y la Vipera aspis zinnikeri, si bien esta última está siendo considerada como una especie aparte por algunos expertos.

Los adultos tienen una media de longitud de 65 centímetros, pero se han encontrado ejemplares que llegan a los 80, lo que la convierte en la víbora de mayor tamaño de la península ibérica. Las hembras son más anchas que los machos, pero más cortas. La cabeza es ancha, triangular y se diferencia claramente del cuello.

Sus colores varían entre el marrón grisáceo, el gris verdoso y el negro. Los machos tienden a ser más grisáceos y las hembras más marrones. El patrón de su piel consiste en manchas romboidales negras a lo largo de toda su extensión, además de una mancha postocular.

Hábitat de la víbora áspid

Su área de distribución abarca gran parte del sur de Europa, principalmente Francia, Italia y ciertas zonas de Alemania. En España solo se la encuentra en la cordillera pirenaica y el noreste montañoso.

Su hábitat varía según la región. En Francia, por ejemplo, se encuentra en áreas montañosas de piedra caliza, pero en Italia es más común encontrarla en las arboledas y cerca de las fuentes de agua. Aunque no es una especie que tolere demasiada altura, en los Pirineos se la avista cerca del pico Mulleres, a 2600 metros sobre el nivel del mar.

En general, se la considera una especie forestal, aunque se adapte fácilmente a otros territorios.

Alimentación

Como todos los ofidios, la víbora áspid se alimenta exclusivamente de otros animales, es decir, que es carnívora estricta. Es una depredadora que utiliza su veneno para abatir a sus presas. Su dieta la componen animales como pequeños roedores, lagartos y algunas aves de pequeño tamaño que se traga enteras y debe digerir durante una semana aproximadamente.

Se alimentan una vez cada 4 semanas, más o menos, contando con el tiempo de la digestión.

Comportamiento

Se trata de una depredadora diurna que utiliza la técnica del acecho para abatir a sus presas. Gracias a sus colores apagados, se camufla bien en los huecos de las piedras y entre el follaje, por lo que solo tiene que esperar inmóvil a que pase algún pequeño animal desprevenido.

Como la mayoría de las serpientes, esta víbora es solitaria y solo se encuentra con otras de su especie para procrear. Aparte de la búsqueda de pareja durante la época de reproducción, su día suele consistir en encontrar lugares desde los que pueda acechar a sus presas y buscar los mejores puntos para regular su temperatura corporal. Por la noche suele escoger escondrijos donde poder dormir sin peligro.

Esta especie hiberna en los meses más fríos, guardando fuerzas para reproducirse en primavera.

Reproducción de la víbora áspid

Las hembras suelen tener crías en años alternos. Los encuentros sexuales se suelen dar entre abril y mayo, varias semanas después de despertar de la hibernación. La gestación dura entre 3 y 4 meses, por lo que el parto ocurre a finales de agosto o principios de septiembre. Se trata de una serpiente ovovivípara, es decir, que sus huevos se incuban y eclosionan en el interior de la madre para luego ser dadas a luz.

No existen los cuidados parentales en las víboras de esta especie. Las crías son independientes al nacer, a los pocos días serán capaces de cazar y alimentarse por sí mismas sin que la madre les tenga que enseñar a hacerlo.

Estado de conservación

Víbora aspid: picadura
Vipera aspis.

La Vipera aspis tiene catalogación internacional en la IUCN de especie en estado de preocupación menor (LC). Su alta presencia en una gran variedad de biotopos y su amplia distribución en el sur de Europa la sitúan fuera de peligro. Aun así, se ha encontrado un descenso de su población en áreas colonizadas por humanos, ya que suelen abandonar los lugares habitados o morir a manos de nuestra especie.

No obstante, la protección de la fauna en áreas rurales sigue siendo necesaria, pues los ofidios no son más que un eslabón del equilibrio de los ecosistemas que habitan. Para proteger una especie hay que cuidarlas a todas, así que no perdamos de vista nuestro objetivo de conservar la naturaleza.

Te podría interesar...
5 curiosidades del quetzal, el ave nacional de Guatemala
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
5 curiosidades del quetzal, el ave nacional de Guatemala

El quetzal es una hermosa ave que resguarda varias curiosidades enigmáticas. Descubre algunas de ellas en este espacio.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.