Cómo es la fauna de la península ibérica

La gran variedad del ecosistema ibérico permite encontrar diversos peces, reptiles, mamíferos, anfibios y aves; por desgracia, algunas especies se encuentran en peligro de extinción

Entre montañas, sierras, costas, ríos y acantilados, la fauna de la península ibérica es muy variada: todo depende de la zona en que nos encontremos. En este artículo te contaremos cuáles son algunos de los animales que habitan en España y en Portugal.

Cómo está representada la fauna de la península ibérica

En toda la región podemos encontrar peces, reptiles, anfibios, mamíferos y cientos de aves; sin embargo, la fauna de la península ibérica más representativa es la siguiente:

1.- Lince ibérico

Este carnívoro endémico –solo habita en la península– vive en la Sierra Morena, los Montes de Toledo y los parques naturales de la Sierra de Cardeña y de Doñana. Prefiere bosques y matorrales donde poder cazar conejos, el 90% de su dieta, y esconderse entre los pastizales.

Lince

El lince ibérico está en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat natural y a la baja de la población de conejos. Otra de sus amenazas son los humanos: pueden cazarlos, aunque sea ilegal, o atropellarlos.

2.- Gallipato

Con este nombre tan original –que no tiene nada que ver con un gallo y con un pato– el gallipato es un anfibio urodelo de la familia de los tritones, de pequeño tamaño (no más de 30 centímetros).

Gallipato

Su cabeza es grande y sus ojos pequeños y saltones; el cuerpo está cubierto por verrugas de color negro o amarillo y por marcas anaranjadas en los laterales. Es inofensivo para el hombre, pero puede segregar veneno mortal para los insectos o renacuajos. Pasa casi toda la vida en el agua y cada año la hembra pone hasta 1 000 huevos.

3.- Avutarda común

Este ave, además de formar parte de la fauna de la península ibérica, también habita la parte central del continente. Es mayormente sedentaria y en lugar de volar cuando es molestada prefiere correr rápidamente.

Avutarda común

La avutarda es de gran tamaño y peso, y el plumaje es más llamativo en los machos (lo que se conoce como dimorfismo sexual), así como también su longitud. Ambos sexos son silenciosos y se reúnen en grupos o bandadas durante el invierno, aunque fuera de la época de cría no se ‘mezclan’ machos y hembras.

4.- Lobo ibérico

Esta subespecie de lobo es endémica de la península: habita principalmente al norte del río Duero, en las comunidades de Asturias, Cantabria, Galicia y Castilla y León.

Lobo ibérico

En cuanto a sus características físicas merece destacar que el tamaño entre machos y hembras no es muy diferente, pero sí el peso: los primeros superan los 50 kilos y las segundas los 30 kilogramos. Su cabeza es maciza, las orejas son triangulares y el pelaje es heterogéneo, con manchas oscuras.

Se trata de uno de los pocos carnívoros grandes que habitan la región y se alimenta de herbívoros y animales de pequeño tamaño, e incluso en ocasiones compite con las aves carroñeras por la comida.

5.- Águila imperial ibérica

Es un ave endémica en peligro de extinción –solo quedan unas 400 parejas en libertad– de gran tamaño y con plumaje oscuro, excepto en la parte alta de las alas y los hombros. Puede vivir unos 20 años y alcanza la madurez sexual a los cinco.

Águila imperial: depredador

Habita en los pinares, las montañas, las dunas y las marismas costeras donde haya buenas poblaciones de conejos. Cada pareja cuenta con una zona propia dividida en tres: nidificación, alimentación cercana y alimentación lejana.

6.- Culebra bastarda

Este reptil escamoso y venenoso -sus dientes inoculan una sustancia nociva pero no peligrosa para los humanos– puede medir hasta dos metros de largo y tener una cola que supone el 25% del tamaño total del ejemplar.

Culebra bastarda

Es agresiva, rápida y muy activa; se alimenta de mamíferos pequeños, lagartos y aves, y además de vivir en la península ibérica, también se la puede ver en el norte de África y el sureste de Francia.

7.- Esturión

Es el pez más común de la península  y vive en los ríos Guadalquivir, Tajo y Ebro y en la parte central de Europa. De gran tamaño –se han capturado ejemplares de 300 kilos– y longevidad  –100 año– el cuerpo del esturión es alargado, no presenta escamas y el vientre es blanco y el dorso marrón o gris.

Esturión beluga

Te puede gustar